Mo­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca

La Tercera - - Temas De Hoy - Por Hu­go He­rre­ra

LOS 90 pue­den ser des­cri­tos co­mo años en los que el de­ba­te político-ins­ti­tu­cio­nal fue sos­la­ya­do en par­te im­por­tan­te no só­lo por los cui­da­dos de la tran­si­ción, sino tam­bién por las dispu­tas mo­ra­les: el di­vor­cio, la igua­la­ción de los hi­jos, la edu­ca­ción se­xual y un et­cé­te­ra que di­vi­día a li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. Eran to­dos te­mas re­le­van­tes. Pe­ro mu­chas ve­ces se per­dió de vis­ta lo po­lí­ti­ca y so­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Cuan­do en 2004 se apro­bó el di­vor­cio, por ejem­plo, re­cién vi­nie­ron mu­chos a per­ca­tar­se de que la ma­yo­ría de chi­le­nos ya no se ca­sa­ba. En me­dio de la ba­taho­la mo­ral, ha­bían si­do des­cui­da­das las con­di­cio­nes so­cia­les ba­jo las cua­les se es­ta­ba ar­ti­cu­lan­do el tra­ba­jo, el ve­cin­da­rio, la ayu­da so­cial y las vi­vien­das se cons­truían sin los mí­ni­mos re­que­ri­dos pa­ra ser efi­caz­men­te lu­ga­res de des­can­so, afec­to e in­ti­mi­dad.

Uno po­dría ver­se ten­ta­do a de­cir que la ac­tual dis­cu­sión po­lí­ti­ca vuel­ve a en­tur­biar­se por aque­lla in­cli­na­ción mo­ra­li­zan­te de los 90.

Cier­ta­men­te, la pro­tec­ción a las mi­no­rías se­xua­les o ét­ni­cas, el ma­tri­mo­nio, el abor­to, la adop­ción, son asun­tos en los que de­be in­vo­lu­crar­se la po­lí­ti­ca. Pe­ro pa­sa es­to: aun­que los in­tere­ses de gru­pos pue­den y de­ben ser ra­zón de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ellos no al­can­zan pa­ra ser la ba­se de la po­lí­ti­ca.

La po­lí­ti­ca se di­lu­ye cuan­do se transforma pre­pon­de­ran­te­men­te en una su­ma de reivin­di­ca­cio­nes sec­to­ria­les. En­ton­ces, tien­de a per­der­se de vis­ta la to­ta­li­dad a la que lla­ma­mos co­mu­ni­dad: el es­pa­cio en el cual to­dos coin­ci­di­mos en ca­li­dad de me­ros ciu­da­da­nos y sin el cual no pue­de sur­gir el mi­rar­nos, el ha­llar­nos sim­ple­men­te unos jun­to a otros, a par­tir de los cua­les re­cién son po­si­bles di­ná­mi­cas de co­la­bo­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to y el na­ci­mien­to de la con­fian­za re­cí­pro­ca.

La acen­tua­ción de la reivin­di­ca­ción sec­to­rial pue­de ter­mi­nar sien­do la ba­se de po­lí­ti­cas de la des­con­fian­za. Un gru­po re­cla­ma en abs­trac­to su de­man­da, de­sen­ten­dién­do­se de las con­di­cio­nes del res­to del país, in­clui­dos los de­más gru­pos re­pri­mi­dos. La mo­ra­li­za­ción de la po­lí­ti­ca ter­mi­na con­vir­tien­do en ab­so­lu­ta la pre­ten­sión de los me­nos­ca­ba­dos, y los erro­res o ne­gli­gen­cias de los de­más pa­san a ser la ex­pre­sión de una in­ten­cio­na­li­dad o una men­ta­li­dad con tin­tes o esen­cia per­ver­sos, sean “los de­más” otros gru­pos o el ciu­da­dano co­rrien­te, que no se ha­bía da­do cuen­ta de su pa­pel de opre­sor. En­ton­ces, el sur­gi­mien­to de víncu­los ciu­da­da­nos a par­tir de los cua­les sea po­si­ble ir des­ac­ti­van­do las opre­sio­nes más gra­ves se vuel­ve di­fí­cil­men­te es­pe­ra­ble.

A ve­ces pa­re­ce que no po­cos en la iz­quier­da y la de­re­cha es­tu­vie­ran en­co­na­dos en al­go así co­mo un en­fren­ta­mien­to pos­no­ven­te­ro de tin­te mo­ra­li­zan­te. Ade­más de im­pe­dir­se, con él, una dis­cu­sión más re­po­sa­da so­bre los com­ple­jos y a ve­ces in­so­lu­bles te­mas in­vo­lu­cra­dos, de avan­zar ha­cia sa­li­das que pue­dan te­ner al­go de prag­má­ti­cas, en el aca­lo­ra­mien­to de fac­cio­nes se sos­la­yan asun­tos que con­cier­nen de ma­ne­ra tan­to o más se­ria la via­bi­li­dad y go­ber­na­bi­li­dad del país en­te­ro.

¿Qué pa­sa con la sa­lud -de to­dos-, la edu­ca­ción -de to­dos-, un ur­ba­nis­mo de­cen­te -pa­ra to­dos-, la cues­tión -que in­vo­lu­cra a to­da la ge­ne­ra­ción por ve­nir- de la natalidad? ¿Qué, con la re­for­ma al Es­ta­do, la re­gio­na­li­za­ción, la in­no­va­ción y el in­cre­men­to de la crea­ti­vi­dad en la eco­no­mía, esa olla de la cual -nue­va­men­te: to­dos- co­me­mos?

La in­sis­ten­cia en dis­cu­sio­nes mo­ra­li­za­das de gru­pos iden­ti­ta­rios o mi­no­rías po­dría ter­mi­nar so­ca­van­do las ba­ses de la uni­dad so­bre la que cual­quier ac­ción po­lí­ti­ca, in­clui­das po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­sen­sua­das en fa­vor de mi­no­rías, se de­ja asen­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.