In­for­me so­bre la de­sigual­dad en Chi­le

El diag­nós­ti­co del PNUD mi­ni­mi­za el lo­gro que ha ob­te­ni­do Chi­le en ma­te­ria de cre­ci­mien­to y me­jo­ra­mien­to so­cial efectivo.

La Tercera - - Opinión -

UN ENCANTAMIENTO ex­clu­yen­te con la igual­dad pa­re­ce es­tar ins­pi­ran­do al PNUD, que ha en­tre­ga­do en es­tos días 400 pá­gi­nas de­di­ca­das a la de­sigual­dad so­cio­eco­nó­mi­ca en el Chi­le ac­tual, mien­tras avan­za en un es­tu­dio so­bre de­sigual­da­des te­rri­to­ria­les en nues­tro país. To­do es­to tras ha­ber desa­rro­lla­do ya un in­for­me so­bre re­la­cio­nes de gé­ne­ro en 2010, y uno so­bre de­sigual­da­des en­tre los pue­blos ori­gi­na­rios y el res­to de la so­cie­dad en 2013. Y nos anun­cia que pró­xi­ma­men­te es­tu­dia­rá las de­sigual­da­des so­cio­am­bien­ta­les en Chi­le.

En el re­cien­te es­tu­dio del PNUD hay emo­cio­na­li­dad pa­ra vi­si­bi­li­zar la de­sigual­dad en Chi­le. “Es­tá en los to­nos de piel, en la es­ta­tu­ra y en los ape­lli­dos, en la geo­gra­fía de las gran­des ciu­da­des y sus ba­rrios es­tan­cos, en las am­plias ca­sas con vis­ta al mar y en los par­ques per­fec­ta­men­te man­te­ni­dos, en las ca­lles que se inun­dan, en los bu­ses re­ple­tos y en los pa­ra­de­ros ro­tos…”. Pe­ro ese ce­lo por con­mo­ver cam­bia a aco­ta­cio­nes, ape­nas mar­gi­na­les, cuan­do se tra­ta de pon­de­rar po­si­bi­li­da­des reales de ac­tuar so­bre la de­sigual­dad. Así, tras iden­ti­fi­car en ma­yo­res im­pues­tos a la ren­ta un ins­tru­men­to pa­ra com­ba­tir la de­sigual­dad, in­di­ca que “dos res­guar­dos que de­ben to­mar­se son no ge­ne­rar des­in­cen­ti­vos evi­den­tes a la crea­ción de in­gre­sos y ri­que­za que des­pués pue­dan ser gra­va­dos con el im­pues­to a la ren­ta, y re­cor­dar que en el con­tex­to de la glo­ba­li­za­ción los ca­pi­ta­les pue­den tras­la­dar­se a otros paí­ses”.

En de­fi­ni­ti­va, el tra­ba­jo des­crip­ti­vo de la de­sigual­dad en Chi­le, pre­sen­ta­do por el PNUD, mi­ni­mi­za el mé­ri­to de lo lo­gra­do por Chi­le en cuan­to a cre­ci­mien­to y me­jo­ra­mien­to so­cial efectivo, so­bre lo cual hay evi­den­cia abru­ma­do­ra. En­tre 1985 y 2013, el in­gre­so per cá­pi­ta creció (Ban­co Mun­dial) al 4% real anual, con lo cual Chi­le re­du­jo rá­pi­da­men­te la po­bre­za y pa­só a ser un país de cla­se me­dia. Lue­go, el pro­pio PNUD apor­ta evi­den­cia so­bre la se­rie­dad de las po­lí­ti­cas so­cia­les en Chi­le: los re­cur­sos to­ta­les re­ci­bi­dos por el quin­til más po­bre de la po­bla­ción cuan­do se in­clu­yen apor­tes mo­ne­ta­rios y bie­nes y ser­vi­cios sub­si­dia­dos ta­les co­mo edu­ca­ción y sa­lud­más que du­pli­can los in­gre­sos que ese gru­po ge­ne­ra por sí mis­mo (106,2% del in­gre­so mo­ne­ta­rio pro­pio de los ho­ga­res en 2011), mien­tras en los paí­ses de la OCDE el apo­yo es­ta­tal a ese quin­til más po­bre au­men­ta sus in­gre­sos en so­lo 66%. La reali­dad es, co­mo in­di­ca la úl­ti­ma ver­sión del ran­king mun­dial de Pro­gre­so So­cial (2017), que Chi­le, en el lu­gar 25 en el mun­do, li­de­ra en Amé­ri­ca La­ti­na.

Nues­tro país re­quie­re res­guar­dar­se de en­fo­ques pu­ra­men­te vo­lun­ta­ris­tas. De­be re­to­mar su exi­to­sa es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca y so­cial, que da un lu­gar cen­tral al cre­ci­mien­to, pa­ra su lu­cha con­tra la po­bre­za y de­sigual­dad. Nues­tro ac­tual ex­pe­ri­men­to igua­li­ta­ris­ta ha afec­ta­do se­ria­men­te los in­cen­ti­vos a crear in­gre­sos y ri­que­za, mien­tras la gra­ve des­ace­le­ra­ción de la in­ver­sión pa­re­ce in­di­ca­ti­va de que los ca­pi­ta­les, efec­ti­va­men­te, pue­den tras­la­dar­se a otros paí­ses. El cre­ci­mien­to, la re­duc­ción de la po­bre­za y de la de­sigual­dad, y las me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra los chi­le­nos, es­tán en ries­go por un en­fo­que des­equi­li­bra­do que, des­gra­cia­da­men­te, en­cuen­tra sus­ten­to en gru­pos que ya lo­gran in­ci­dir fuer­te­men­te en la po­lí­ti­ca chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.