Enemi­go ín­ti­mo

La Tercera - - La Otra Mirada - Max Co­lo­dro Fi­ló­so­fo y ana­lis­ta político

FUE EL ta­lón de Aqui­les de su pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción: una vi­si­ble ca­ren­cia de sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca que, en­tre otras co­sas, im­pi­dió ca­li­brar la sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca (y tam­bién trau­má­ti­ca) que ten­dría el pri­mer go­bierno de de­re­cha des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia. Ello de­ri­vó en un di­se­ño político vol­ca­do de ma­ne­ra ca­si ex­clu­si­va a pro­ble­mas de ges­tión, que ter­mi­nó sien­do arras­tra­do por la po­la­ri­za­ción des­ple­ga­da por sus opo­si­to­res y con­du­jo fi­nal­men­te a su sec­tor a la peor de­rro­ta elec­to­ral en dé­ca­das.

Las re­cien­tes di­fi­cul­ta­des tie­nen sin du­da un tras­fon­do dis­tin­to, pe­ro van en la mis­ma di­rec­ción: Se­bas­tián Pi­ñe­ra no lo­gra evi­tar au­to­go­les ab­sur­dos, de­ri­va­dos de ex­pre­sio­nes in­con­ve­nien­tes, cons­tan­tes desa­ti­nos y bro­mas de mal gus­to. Sin ir más le­jos, ha­ce un par de se­ma­nas de­ci­dió opi­nar so­bre el ca­so de los mi­cró­fo­nos en la So­fo­fa, se­ña­lan­do que te­nía an­te­ce­den­tes –que nun­ca mos­tró-, so­bre un su- pues­to ‘lío amo­ro­so’. De­bió lue­go rec­ti­fi­car sus di­chos, igual co­mo aho­ra tu­vo que sa­lir a pe­dir dis­cul­pas por un chis­te que no so­lo com­pli­có a sus par­ti­da­rios, sino que re­sul­tó un ines­ti­ma­ble ‘re­ga­lo’ pa­ra sus con­ten­do­res.

Las in­te­rro­gan­tes que vol­vió a ex­po­ner es­te nue­vo tras­pié son ob­vias: ¿Có­mo pue­de un can­di­da­to pre­si­den­cial, con una tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca que in­clu­ye su paso por la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra, co­me­ter erro­res ver­da­de­ra­men­te in­fan­ti­les? ¿Qué zo­nas de su in­trin­ca­da per­so­na­li­dad lo lle­van a ex­po­ner­se una y otra vez a desa­cier­tos en el lí­mi­te de lo au­to­des­truc­ti­vo? Son pre­gun­tas cu­yas res­pues­tas no se en­cuen­tran en la ló­gi­ca po­lí­ti­ca, sino en es­fe­ras mu­cho más com­ple­jas e in­son­da­bles. Con to­do, es evi­den­te que es­ta enig­má­ti­ca in­con­ti­nen­cia tie­ne efec­tos po­lí­ti­cos, que des­nu­dan una preo­cu­pan­te fal­ta de sin­to­nía y lo de­ve­lan es­cla­vo de una di­men­sión ín­ti­ma apa­ren­te­men­te in­con­tro­la­ble.

En ri­gor, es­ta di­fi­cul­tad cró­ni­ca pa­ra co­nec­tar­se con el sen­ti­do co­mún y pa­ra ajus­tar­se a él, se han con­fir­ma­do co­mo su prin­ci­pal de­bi­li­dad, un fac­tor que con­tri­bu­ye co­mo nin­gún otro a des­vir­tuar sus es­fuer­zos de po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co. Y en un con­tex­to don­de pre­ci­sa­men­te lo que es­tá en jue­go es la con­fian­za, es­ta ex­tra­ña ten­den­cia a caer en las tram­pas que él mis­mo se po­ne, que­dan­do de paso ex­pues­to fren­te a to­dos los de­más, só­lo con­tri­bu­yen a crear in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a su cri­te­rio político y es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Así, en una con­tien­da pre­si­den­cial ya di­fí­cil, y don­de to­das las se­ña­les au­gu­ran un re­sul­ta­do es­tre­cho, Se­bas­tián Pi­ñe­ra apa­re­ce otra vez ex­hi­bien­do una de­li­ca­da in­ca­pa­ci­dad pa­ra neu­tra­li­zar a su enemi­go in­terno, al­go que ni to­do el equi­po que lo acom­pa­ña pa­re­ce po­der rea­li­zar. Al fi­nal del día, re­sul­ta un po­co in­só­li­to com­pro­bar que su real ad­ver­sa­rio no es el que tie­ne al fren­te in­ten­tan­do de­rro­tar­lo elec­to­ral­men­te, sino el que ha­bi­ta en un rin­cón de sí mis­mo, en ese re­duc­to de su na­tu­ra­le­za que lo obli­ga a tro­pe­zar una y mil ve­ces.

En de­fi­ni­ti­va, el ex­man­da­ta­rio es­tá hoy fren­te a una en­cru­ci­ja­da de­ci­si­va: o acep­ta que no en­ca­be­za las en­cues­tas por ser sim­pá­ti­co y cer­cano, o es­co­ge mos­trar­se tal cual es a ries­go de ti­rar su op­ción pre­si­den­cial por la bor­da. La ver­dad es que en el Chi­le ac­tual bue­nos hu­mo­ris­tas so­bran; lo que es­tá sien­do ca­da día más di­fí­cil de en­con­trar es un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que es­té a la al­tu­ra de los enor­mes de­sa­fíos que el país de­be­rá abor­dar en el fu­tu­ro.

Pi­ñe­ra en­fren­ta una en­cru­ci­ja­da: o acep­ta que no en­ca­be­za las en­cues­tas por ser sim­pá­ti­co y cer­cano, o es­co­ge mos­trar­se tal cual es a ries­go de ti­rar su op­ción pre­si­den­cial por la bor­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.