Ho­lan­da y sus de­sa­fíos con el uso de la bi­ci­cle­ta

[TRANS­POR­TE] Me­gaes­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos, ro­ton­das col­gan­tes y cla­ses con reali­dad vir­tual en las es­cue­las son al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas con las que es­te país res­pon­de al au­men­to en el uso de es­te me­dio de trans­por­te.

La Tercera - - Mundo - Por Fer­nan­do Fuen­tes, des­de Ho­lan­da Por mien­tras, re­sul­ta usual ver a fun­cio­na­rios lo­ca­les re­ti­ran­do las bi­ci­cle­tas aban­do­na­das en es­tos re­cin­tos pa­ra ayu­dar a man­te­ner la ciu­dad ac­ce­si­ble.

Tan po­pu­lar es el uso de la bi­ci­cle­ta en Ho­lan­da, que di­cen que una de las obli­ga­cio­nes pa­ra los ni­ños que na­cen o vi­ven en ese país a par­tir de los tres años es apren­der a ma­ne­jar­las. Y el Es­ta­do tie­ne gran res­pon­sa­bi­li­dad en el fo­men­to del uso ma­si­vo de es­te me­dio de trans­por­te, ya que ha prio­ri­za­do la cons­truc­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra y las ci­clo­vías ne­ce­sa­rias pa­ra su pro­mo­ción.

Pe­ro no siem­pre fue así. Si bien an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial los ho­lan­de­ses usa­ban la bi­ci­cle­ta co­mo prin­ci­pal me­dio de trans­por­te, hu­bo un pun­to de in­fle­xión que obli­gó a las au­to­ri­da­des a otor­gar­le un es­ta­tus si­mi­lar al del trans­por­te mo­to­ri­za­do e in­cor­po­rar­la a la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, que es hoy en día ejem­plo pa­ra el res­to del mun­do.

Así lo ase­gu­ra Cor­ne­lia Din­ca, fun­da­do­ra de Ams­ter­dam Sus­ten­ta­ble e in­te­gran­te de la agen­cia Cy­cles­pa­ce, du­ran­te una char­la en la que par­ti­ci­pó en Ams­ter­dam, tras una in­vi­ta­ción de la Can­ci­lle­ría ho­lan­de­sa.

Din­ca se re­fie­re a los mo­vi­mien­tos so­cia­les de pro­tes­ta que sur­gie­ron a co­mien­zos de los 70 por el au­men­to de las muer­tes por ac­ci­den­tes de trán­si­to. A la apa­ri­ción de gru­pos co­mo Stop de Kin­der­moord (Bas­ta con las muer­tes de

La Ter­ce­ra

ni­ños) se aca­bó su­man­do la cri­sis del pe­tró­leo de 1973, lo cual fue apro­ve­cha­do por el go­bierno pa­ra dar un men­sa­je cla­ro: ha­bía que adop­tar un nue­vo es­ti­lo de vi­da y no de­rro­char ener­gía.

Des­de en­ton­ces no só­lo ba­jó drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro anual de víc­ti­mas del trán­si­to, sino tam­bién se prohi­bió el tráfico de au­tos en los cen­tros de va­rias ciu­da­des y las ci­clo­vías fue­ron cons­trui­das en for­ma in­de­pen­dien­te de las ca­rre­te­ras.

Ac­tual­men­te, hay más de 35.000 km. de re­des de ci­clo­vías y el país gas­ta cer­ca de 400 mi­llo­nes de eu­ros al año en in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra bi­ci­cle­tas. Y no pue­de ser me­nos, to­man­do en cuen­ta las 22,3 mi­llo­nes de bi­ci­cle­tas exis­ten­tes hoy en Ho­lan­da -es­to es más de un apa­ra­to per cá­pi­ta, con­si­de­ran­do los 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que tie­ne el país-, y los cer­ca de 14 mi­llo­nes de via­jes efec­tua­dos en ca­da día há­bil.

En Ams­ter­dam, por ejem­plo, la bi­ci­cle­ta es el me­dio más em­plea­do por sus re­si­den­tes pa­ra mo­ver­se por la ciu­dad, con una par­ti­ci­pa­ción del 36%, se­gún Din­ca. A con­ti­nua­ción, apa­re­cen los via­jes en au­to (24%), a pie (23%) y en el trans­por­te pú­bli­co (16%).

Pe­ro el au­men­to en el uso de la bi­ci­cle­ta tam­bién ha sig­ni­fi­ca­do un desafío pa­ra las au­to­ri­da­des. Es lo que su­ce­de hoy, por ejem­plo, en la ca­pi­tal ho­lan­de­sa, don­de sus ca­si 880.000 mil bi­ci­cle­tas de­ben com­par­tir las ci­clo­vías con ca­da vez más scoo­ters. Aun­que la ve­lo­ci­dad má­xi­ma de es­tas mo­tos es­tá li­mi­ta­da a 25 km/h, los mo­vi­mien­tos pa­ra prohi­bir es­tos vehícu­los de las ci­clo­vías co­bran ca­da día más fuer­za. “La pre­sen­cia de scoo­ters en las ci­clo­vías es uno de los prin­ci­pa­les re­tos re­la­cio­na­dos con el ci­clis­mo”, se­ña­la Din­ca, quien se mues­tra con­fia­da en una pron­ta me­jo­ra. “Es­pe­re­mos que es­to cam­bie en enero de 2018”, plan­tea.

Otro de los de­sa­fíos que en­fren­ta Ams­ter­dam es la “es­ca­sez de ins­ta­la­cio­nes de es­ta­cio­na­mien­to de bi­ci­cle­tas en zo­nas muy con­cu­rri­das co­mo las es­ta­cio­nes de tren”, afir­ma Din­ca, si bien re­co­no­ce que “la ciu­dad y el go­bierno re­gio­nal es­tán in­vir­tien­do en la crea­ción de más pla­zas de apar­ca­mien­to en es­tos lu­ga­res ocu­pa­dos”. Se es­ti­ma que en la ac­tua­li­dad la ca­pi­tal ho­lan­de­sa cuen­ta con unos 250.000 es­ta­cio­na­mien­tos, la gran ma­yo­ría de es­tos ubi­ca­dos en es­pa­cios pú­bli­cos. Pa­ra 2030 se es­pe­ra inau­gu­rar más de 30.000 apar­ca­de­ros cer­ca de la Es­ta­ción Cen­tral, in­clu­yen­do ins­ta­la­cio­nes sub­ma­ri­nas en la bahía del IJ y en las is­las flo­tan­tes ar­ti­fi­cia­les.

Es­ta­cio­na­mien­to gi­gan­te

En Utrecht, ciu­dad ubi­ca­da a unos 55 km. de Ams­ter­dam, tam­bién lu­chan con el te­ma de los es­ta­cio­na­mien­tos pa­ra bi­ci­cle­tas. Así lo ex­pli­ca Tjerk van Im­pe­len, en­car­ga­do mu­ni­ci­pal de la cons­truc­ción de la nue­va Area de la Es­ta­ción Cen­tral, el lla­ma­do pro­yec­to CU2030. Con so­bre 125.000 ci­clis­tas tran­si­tan­do a dia­rio por el cen­tro de la ciu­dad, Utrecht cons­tru­ye en es­ta zo­na el que se­rá el es­ta­cio­na­mien­to de bi­ci­cle­tas más gran­de del mun­do.

Otra de las in­no­va­do­ras ini­cia­ti­vas im­ple­men­ta­das en Utrecht son las cla­ses de ci­clis­mo en las es­cue­las pri­ma­rias, que in­clu­yen si­mu­la­do­res de reali­dad vir­tual. Lex van Dalf­sen, de Fiets­mees­ters (maes­tros de bi­ci­cle­tas), es el lí­der de es­ta ini­cia­ti­va. “Nues­tro pro­yec­to na­ció en 2015, año en que el Tour de Fran­cia co­men­zó en Utrecht”, re­la­ta a “He­mos al­can­za­do a cer­ca de 3.500 ni­ños con nues­tro pro­gra­ma. Lo que ha per­mi­ti­do que más ni­ños aprue­ben sus exá­me­nes de ci­clis­mo”, agre­ga.

Hou­ten, en tan­to, ha es­ta­ble­ci­do el es­tán­dar con que mu­chos pue­blos y ciu­da­des de Ho­lan­da tra­tan

La Ter­ce­ra.

►► Ro­ton­da col­gan­te pa­ra bi­ci­cle­tas en Eind­ho­ven.

►► Cla­ses de ci­clis­mo en una es­cue­la de Utrecht.

►► Vía ex­clu­si­va pa­ra bi­ci­cle­tas en Hou­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.