CHI­LE A LA PAR

La Tercera - - Deportes - Por Ro­dri­go Gold­berg

Soy un con­ven­ci­do de que es­ta se­lec­ción chi­le­na cla­si­fi­ca­rá hoy. Por fút­bol co­lec­ti­vo e in­di­vi­dual Chi­le de­bie­ra pa­sar el par­ti­do de hoy sin so­bre­sal­tos. No es pan co­mi­do ni mu­cho me­nos, pe­ro a las cua­li­da­des de Chi­le se su­ma el re­co­no­ci­mien­to de las li­mi­ta­cio­nes de Aus­tra­lia, se­ña­la­das por su mis­mo DT, An­ge Pos­te­co­glou: “Los va­mos a bom­bar­dear a cen­tros

¿Qué más po­dría ha­cer?”.

Con es­tas con­si­de­ra­cio­nes es in­tere­san­te ana­li­zar el fu­tu­ro in­me­dia­to de es­ta Co­pa. Chi­le ya se en­fren­tó a Ale­ma­nia (que sin du­da ase­gu­ra­rá su cla­si­fi­ca­ción) pe­ro no a Por­tu­gal ni a es­te Mé­xi­co, que dis­ta bas­tan­te del que sa­lió hu­mi­lla­do des­de Es­ta­dos Uni­dos.

Mé­xi­co ha re­for­mu­la­do el ata­que, va­rian­do la ma­ne­ra de lle­gar al ar­co con­tra­rio. No­mi­nal­men­te jue­ga con tres de­lan­te­ros al­go cen­tra­li­za­dos. Sin em­bar­go, los me­jo­res mo­men­tos, fren­te a Ru­sia y a Nue­va Ze­lan­da, los ob­tu­vo ex­pan­dien­do la can­cha. Acu­mu­lar gen­te en el cen­tro no se le da bien por­que ra­len­ti­za en de­ma­sía un jue­go des­de ya pre­de­ci­ble. Don­de Oso­rio no ha po­di­do en­con­trar la te­cla co­rrec­ta es en el as­pec­to de­fen­si­vo. Con re­fe­ren­cias de mar­ca se or­de­na bien, pe­ro cuan­do le obli­gan a sa­lir de zo­na em­pie­zan los pro­ble­mas. Ma­los re­le­vos y len­ti­tud en el re­tro­ce­so mar­can los pun­tos ne­ga­ti­vos de es­ta se­lec­ción que po­drían ser apro­ve­cha­dos por Chi­le en una even­tual se­mi­fi­nal.

Por el la­do de Por­tu­gal la ten­ta­ción lle­va a creer que se tra­ta de Cris­tiano y 10 más. Cra­so error. Ig­no­rar la mo­vi­li­dad de Mou­tin­ho o el des­equi­li­brio de Qua­res­ma po­dría cos­tar ca­ro.

Los lu­sos, di­ri­gi­dos por Fer­nan­do San­tos, si­guen pri­vi­le­gian­do un es­que­ma al­go más tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go es en el desa­rro­llo del jue­go don­de apa­re­cen las no­ve­da­des. La co­ne­xión con la lí­nea de vo­lan­tes de­be ser de lo me­jor que tie­ne. Ahí ra­di­ca la pe­li­gro­si­dad de Por­tu­gal y no ne­ce­sa­ria­men­te en sus nom­bres pro­pios.

Aún así, soy un con­ven­ci­do de que Chi­le es más que cual­quie­ra de es­tos dos en el as­pec­to co­lec­ti­vo. A La Ro­ja no le so­bra na­da. Por lo que de­be ju­gar con el ace­le­ra­dor a fon­do. Pe­ro po­nién­do­la al pi­so no es me­nos que nin­guno de los se­mi­fi­na­lis­tas. Pón­ga­le la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.