La Her­man­dad: Ghost Me­ter Pro TV

La Tercera - - Sociedad - Al­va­ro Bi­sa­ma Es­cri­tor y crí­ti­co de TV

IMPENSADO ho­me­na­je: Ju­lio Cé­sar Ro­drí­guez abrió el pri­mer ca­pí­tu­lo de La Her­man­dad men­cio­nan­do a Char­les Fort. Ano­to es­to por­que si el tra­ba­jo de Fort (18741932), un in­ves­ti­ga­dor de su­ce­sos im­po­si­bles, de­bió lu­cir ex­tra­ño cuan­do pu­bli­có en 1919 El li­bro de los he­chos con­de­na­dos, su obra ma­yor, lo es aho­ra mil ve­ces más al ser ci­ta­do por Ro­drí­guez en Chi­le­vi­sión. Es­te no al­can­zó a per­ci­bir que an­tes que una in­ves­ti­ga­ción ri­gu­ro­sa de lo pa­ra­nor­mal el tra­ba­jo de Fort po­día ser leí­do co­mo un ma­pa del ima­gi­na­rio fan­tás­ti­co de co­mien­zos del si­glo XX, a pe­sar de que en la su­per­fi­cie pa­re­cie­se un en­sa­yo que teo­ri­za­ba so­bre el fra­ca­so del mé­to­do cien­tí­fi­co pues afir­ma­ba que “lo im­po­si­ble se con­vier­te en ra­zo­na­ble, por po­co que sea pre­sen­ta­do con cor­te­sía”.

Con Fort, Ro­drí­guez inau­gu­ra­ba el pro­gra­ma de te­le­vi­sión más desopi­lan­te de nues­tra pan­ta­lla. Emi­ti­do los mar­tes en el ho­ra­rio pri­me, el show tie­ne de to­do. Al ani­ma­dor lo acom­pa­ñan un psí­qui­co que com­pi­tió en el con­cur­so te­le­vi­si­vo de mé­diums del ca­nal (Al­va­ro San­ti); un doc­tor en ciencias experto en ex­tra­te­rres­tres y cons­pi­ra­cio­nes his­tó­ri­cas (Cris­tián Con­tre­ras, más bien co­no­ci­do co­mo Doc­tor Fi­le); un teó­lo­go an­ciano (Hu­go Ze­pe­da) que pre­sen­ció al pa­re­cer unos exor­cis­mos ha­ce años; y una vi­den­te (Va­nes­sa Da­roch) que se co­mu­ni­ca con la gen­te fa­mo­sa en el otro mun­do. To­dos son par­te de una me­sa don­de be­ben de cá­li­ces que si­mu­lan es­tar re­lle­nos con san­gre y lle­van en su ro­pa una in­sig­nia con el lo­go del pro­gra­ma, al mo­do de los es­tu­dian­tes del co­le­gio Hog­warts.

¿Mu­cho? No, por­que en La her­man­dad na­da es de­ma­sia­do in­ve­ro­sí­mil. En el pri­mer epi­so­dio vi­mos a ex­per­tos ana­li­zan­do fo­tos de fan­tas­mas, la mal­di­ción del cua­dro del “Ni­ño que llo­ra”, el des­pa­cho en di­rec­to de un ca­za­fan­tas­mas uru­gua­yo des­de el preuna ven­to­rio de San Jo­sé de Mai­po, el de­but en pú­bli­co de “Al­mas Per­di­das” (un gru­po de in­ves­ti­ga­ción pa­ra­nor­mal), el uso y abu­so del Ghost Me­ter Pro (una he­rra­mien­ta pa­ra des­cu­brir es­pec­tros que se pue­de com­prar on­li­ne) e in­fi­ni­tas dis­cu­sio­nes del pa­nel so­bre en­tes, so­ni­dos de otra di­men­sión que más bien pa­re­cían los chi­lli­dos de una ra­dio ave­ria­da, fan­tas­mas, es­pí­ri­tus, al­mas per­di­das, án­ge­les, ac­tos dia­bó­li­cos, sú­cu­bos y se­res sa­li­dos de otros mun­dos.

To­do lo an­te­rior era di­ver­ti­do; ca­co­fo­nía más bien te­rre­nal que unía el di­dac­tis­mo de­li­ran­te de un per­so­na­je co­mo Con­tre­ras con el ca­to­li­cis­mo de pe­lí­cu­la cla­se B de Ze­pe­da, ver­da­de­ro gu­rú de ma­ti­na­les, ade­más de in­cor­po­rar los apor­tes más bien es­cue­tos de San­ti y la de­cep­cio­nan­te ac­tua­ción de Da­roch, de la que se es­pe­ra­ba más por­que al­gu­na vez se con­tac­tó con los es­pí­ri­tus de Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga y Da­niel Za­mu­dio.

Sí, pue­de que to­da la ma­ja­ma­ma an­te­rior fo­men­te la ig­no­ran­cia y la su­per­che­ría pe­ro en reali­dad aque­llo ape­nas lle­ga a im­por­tar. No al­can­za, no se pue­de to­mar en se­rio. En el pro­gra­ma to­do es tan dis­tor­sio­na­do que al es­pec­ta­dor no le que­da otra al­ter­na­ti­va que ver­lo co­mo un reunión de de­li­ran­tes, co­mo una co­lec­ción de mur­mu­llos alu­ci­na­dos que pue­den ser en­ten­di­dos co­mo una pa­ro­dia in­vo­lun­ta­ria de otros de­ba­tes co­mo el político. De es­te mo­do, en una te­le­vi­sión que fo­men­ta la apa­ri­ción de es­pe­cia­lis­tas tru­chos (co­mo el tal doc­tor So­to de Bien­ve­ni­dos, que di­jo que el cán­cer era “el re­sul­ta­do de una vi­da lle­na de odio”), La her­man­dad pa­re­ce con­ver­tir­se en una es­pe­cie de pun­to ter­mi­nal pa­ra di­cha mo­da, un ex­ce­so tan su­per­la­ti­vo que ha­ce que lo que ve­mos en pan­ta­lla pue­da dis­fru­tar­se co­mo fic­ción pu­ra an­tes que co­mo un ejer­ci­cio de di­vul­ga­ción de lo pa­ra­nor­mal.

Pe­ro es la im­pos­ta­da gra­ve­dad del pa­nel lo que jus­ta­men­te con­vier­te al show en un pas­ti­che inol­vi­da­ble. Chi­le­vi­sión lo vuel­ve a ha­cer de nue­vo en un ejer­ci­cio de te­le­ba­su­ra tan en­tra­ña­ble que oja­lá du­re mu­chas tem­po­ra­das. Ver La her­man­dad es al­go pa­re­ci­do a leer una no­ve­la de te­rror ba­ra­ta an­tes que un aná­li­sis con­tun­den­te so­bre las po­si­bi­li­da­des de que exis­tan su­ce­sos que es­ca­pan a la ló­gi­ca. Eso se de­be a la fal­sa se­rie­dad del pro­gra­ma y al tono de la con­ver­sa­ción del pa­nel de ex­per­tos, to­dos de­li­ran­tes y fe­li­ces en la su­ge­ren­cia sen­sa­cio­na­lis­ta de que la te­le­vi­sión es, an­tes que cual­quier cien­cia, la me­jor puer­ta al más allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.