Os­san­dón es mu­cho más que un ca­rác­ter re­bel­de: es la in­có­mo­da ra­ti­fi­ca­ción de que la de­re­cha con­ser­va­do­ra y na­cio­na­lis­ta pue­de atraer apo­yo po­pu­lar.

La Tercera - - Temas De Hoy -

su ba­se no se ha­lla en la fron­da. Se en­cuen­tra le­jos de pro­mo­ver li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les que -en su opi­nión- ter­mi­nan des­ma­de­jan­do el te­ji­do so­cial. Des­con­fía de la tec­no­cra­cia, la ideo­lo­gía y las eli­tes que han ex­tra­via­do el ca­mino. Pro­mue­ve la re­va­lo­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca y so­lu­cio­nes que ayu­den a los chi­le­nos a des­ple­gar su po­ten­cial, en es­pe­cial aque­llos cu­yos pro­ble­mas han si­do in­vi­si­bi­li­za­dos por la pré­di­ca triun­fa­lis­ta del pro­gre­so que do­mi­nó en las úl­ti­mas dé­ca­das. A di­fe­ren­cia de la lu­cha de cla­ses que pro­po­ne la iz­quier­da y del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que pos­tu­la el pi­ñe­ris­mo co­mo so­lu­ción pa­ra to­dos nues­tros ma­les, Os­san­dón pre­ten­de unir al país pa­ra sa­car­lo ade­lan­te con so­li­da­ri­dad, el res­ta­ble­ci­mien­to de la con­fian­za (lo que pa­sa por ha­cer a un la­do a los que ha­cen tram­pa) y paz so­cial. Pa­ra él, el con­jun­to es más que sus par­tes. Le dis­gus­ta es­cu­char eso de que Chi­le es­tá “al bor­de del desa­rro­llo”. No cree que las estadísticas pue­dan re­em­pla­zar el co­no­ci­mien­to di­rec­to que ha ad­qui­ri­do en el con­tac­to con chi­le­nos de car­ne y hue­so.

Es una apro­xi­ma­ción que tie­ne li­mi­ta­cio­nes. La con­fian­za ex­ce­si­va en su in­tui­ción pue­de lle­var­lo a co­me­ter erro­res grue­sos, co­mo su­ce­dió en el ver­gon­zo­so epi­so­dio de To­le­ran­cia Ce­ro. Os­san­dón su­po­ne una opor­tu­ni­dad, pe­ro tam­bién un ries­go que so­lo él pue­de con­tro­lar.

El se­na­dor re­pre­sen­ta al­go se­rio y es muy pro­ba­ble que ha­ya lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Co­mo ya ocu­rrió en el pa­sa­do, quie­nes lo des­car­tan a prio­ri pue­den pa­gar­lo ca­ro.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.