Vo­to en el ex­te­rior

La Tercera - - Opinión - Heraldo Mu­ñoz Mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res

EL PRÓ­XI­MO 2 de ju­lio, de­bu­ta el vo­to chi­leno en el ex­te­rior, pro­yec­to apro­ba­do por abru­ma­do­ra ma­yo­ría en am­bas Cá­ma­ras del Con­gre­so. Se tra­ta sin du­da de un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co, por pri­me­ra vez los com­pa­trio­tas que re­si­den en el ex­tran­je­ro po­drán ejer­cer su de­re­cho a vo­to en las elec­cio­nes na­cio­na­les.

Po­drán par­ti­ci­par en las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les, así co­mo en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 19 de no­viem­bre.

Es­te hi­to se ase­me­ja a otras re­for­mas elec­to­ra­les re­le­van­tes de la his­to­ria chi­le­na: el tér­mino del su­fra­gio cen­si­ta­rio en 1874, que res­trin­gía el de­re­cho a vo­to a los sec­to­res más pu­dien­tes; al vo­to fe­me­nino, en 1949; al de­re­cho a vo­to de los no vi­den­tes, en 1969, y de los anal­fa­be­tos, en 1970.

El su­fra­gio uni­ver­sal es la ba­se de nues­tra de­mo- cra­cia.

Por eso, la par­ti­ci­pa­ción de nues­tros com­pa­trio­tas que vi­ven en el ex­tran­je­ro es un ac­to de in­clu­sión de­mo­crá­ti­ca. El Es­ta­do de Chi­le, asu­mien­do un es­fuer­zo y una res­pon­sa­bi­li­dad que tras­cien­de cual­quier elec­ción es­pe­cí­fi­ca, re­co­no­ce la mis­ma con­di­ción a to­dos sus ciu­da­da­nos y les otor­ga las ga­ran­tías pa­ra que pue­dan ejer­cer sus de­re­chos.

La ley que per­mi­te el de­re­cho a vo­to de los nues­tros en el ex­tran­je­ro me­jo­ra la ca­li­dad de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co, pues am­plía la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y pro­fun­di­za nues­tra de­mo­cra­cia.

Se tra­ta del re­co­no­ci­mien­to de un de­re­cho por el cual mu­chos chi­le­nos lu­cha­ron du­ran­te años. Hoy, Chi­le los re­co­no­ce co­mo ciu­da­da­nos y los in­vi­ta a pro­nun­ciar­se pa­ra cons­truir juntos el país que que­re­mos.

El de­re­cho a su­fra­gar des­de el ex­te- rior ya es un he­cho.

Aho­ra son las co­mu­ni­da­des que re­si­den allí las que ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de ejer­cer­lo, ins­cri­bién­do­se y par­ti­ci­pan­do en el ac­to elec­to­ral.

Con es­ta le­gis­la­ción, Chi­le se su­ma co­mo el país nú­me­ro 116 en el mun­do que re­co­no­ce es­te de­re­cho. A par­tir de ella, asu­mi­mos tam­bién una nue­va for­ma de con­ce­bir nues­tra in­ser­ción en el mun­do, me­dian­te una in­te­gra­ción for­ta­le­ci­da, ba­sa­da en una pers­pec­ti­va ciu­da­da­na.

Quie­ro agra­de­cer a to­dos quie­nes han he­cho po­si­ble, des­de dis­tin­tos ám­bi­tos y vi­sio­nes, es­te sal­to que hoy da­mos co­mo país.

A los que lla­ma­ron la aten­ción, den­tro y fue­ra de Chi­le, so­bre la ne­ce­si­dad de es­ta re­for­ma; a los que la pro­pu­sie­ron; a los le­gis­la­do­res que la ana­li­za­ron, dis­cu­tie­ron y apro­ba­ron; a los que han tra­ba­ja­do du­ra­men­te pa­ra que se ha­ga reali­dad en to­do el mun­do; ade­más de los mi­les de chi­le­nos que con­cu­rri­rán a ejer­cer su de­re­cho a vo­to en los 102 lu­ga­res ha­bi­li­ta­dos pa­ra su­fra­gar en el ex­te­rior.

In­vi­to a nues­tros com­pa­trio­tas que re­si­den en el ex­te­rior a ser par­te de es­te his­tó­ri­co pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo y de cons­truc­ción de­mo­crá­ti­ca, que re­fuer­za el víncu­lo y los in­cor­po­ra a la dis­cu­sión y vi­da de Chi­le.

Es­ta­mos per­fec­cio­nan­do nues­tra de­mo­cra­cia y, co­mo Can­ci­lle­ría, no po­de­mos sino sen­tir­nos or­gu­llo­sos y sa­tis­fe­chos de ser par­te de es­te pro­ce­so.

El vo­to en el ex­te­rior me­jo­ra la ca­li­dad de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co, pues am­plía de ma­ne­ra re­le­van­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

A NA­DIE de­jó in­di­fe­ren­te la ini­cia­ti­va de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Michelle Ba­che­let, de es­ta­ble­cer un nue­vo mar­co ju­rí­di­co pa­ra las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do, orien­ta­do a me­jo­rar la ges­tión ins­ti­tu­cio­nal y au­men­tar los es­tán­da­res de ca­li­dad. Es evi­den­te que ella no tie­ne por qué co­li­sio­nar con los in­tere­ses y desa­rro­llo de las uni­ver­si­da­des que -sin ser es­ta­ta­les- tie­nen fi­nes pú­bli­cos. Sin em­bar­go, las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do, por su ca­rác­ter, en­fren­tan desafíos re­la­cio­na­dos con el desa­rro­llo equi­ta­ti­vo de las re­gio­nes y el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior de es­tu­dian­tes de los sec­to­res me­nos fa­vo­re­ci­dos. Ade­más, hoy lo ha­cen en un am­bien­te so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co don­de pre­va­le­ce la ra­zón de mercado. Max We­ber ha­ce un si­glo atrás nos ad­ver­tía del ries­go de la ra­cio­na­li­dad prác­ti­ca, que per­si­gue fi­nes pu­ra­men­te prag­má­ti­cos, in­di­vi­dua­les y egoís­tas. El 15 de di­ciem­bre de 2003, en el dia­rio La Es­tre­lla de Ari­ca, el des­ta­ca­do cien­tí­fi­co chi­leno, pre­mio na­cio­nal de cien­cias y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, Igor Saa­ve­dra, se­ña­la­ba que “los cien­tí­fi­cos ya no so­lo ha­cen cien­cia por amor al co­no­ci­mien­to, sino que por una ra­cio­na­li­dad eco­no­mi­cis­ta que bus­ca el es­ta­tus y el di­ne­ro”. Sin du­da, apun­ta­ba a un pro­ble­ma es­pi­ri­tual que ha­bía lle­ga­do tam­bién (y que se ha ido pro­fun­di­zan­do) a las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior en Chi­le. Las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les son las lla­ma­das a guiar el queha­cer aca­dé­mi­co, cien­tí­fi­co y éti­co de un país. Po­si­ble­men­te, a ello se re­fe­ría la Pre­si­den­ta Ba­che­let cuan­do in­di­có que las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do “de­ben re­fle­jar lo que co­mo so­cie­dad de­fi­ni­mos co­mo ex­ce­len­cia, co­mo es­tán­dar pa­ra guiar al con­jun­to del sis­te­ma, co­mo re­fe­ren­te de ca­li­dad y de buen tra­to”.

Lo an­te­rior no es fá­cil y no bas­ta una ley, es ne­ce­sa­rio que la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria to­me con­cien­cia de su mi­sión. Tie­ne ra­zón Jac­ques De­rri­da cuan­do nos di­ce en su tex­to La uni­ver­si­dad sin con­di­ción, que és­ta es una ciu­da­de­la ex­pues­ta a ser to­ma­da, que a ve­ces se rin­de, in­clu­so “se ven­de a ve­ces, se ex­po­ne a ser sim­ple­men­te ocu­pa­da, to­ma­da, ven­di­da, dis­pues­ta a con­ver­tir­se en su­cur­sal de con­sor­cios y de fir­mas in­ter­na­cio­na­les”. Lo an­te­rior se evi­ta­ría con una re­la­ción pri­vi­le­gia­da en­tre el es­ta­do na­cio­nal y sus uni­ver­si­da­des, con una nue­va de­fi­ni­ción en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do. So­bre to­do, con po­lí­ti­cas de lar­go pla­zo que apun­ten real­men­te al desa­rro­llo, co­mo -por ejem­plo­la de­ci­sión que se to­mó en su tiem­po con la or­ga­ni­za­ción de Co­nicyt o la crea­ción de las be­cas Chi­le y Na­cio­na­les. Hoy es fun­da­men­tal que nues­tro país ten­ga un sis­te­ma efi­cien­te de in­ser­ción de jó­ve­nes cien­tí­fi­cos en las uni­ver­si­da­des, es­pe­cial­men­te en las es­ta­ta­les y re­gio­na­les. Por cier­to, es esen­cial su­pe­rar la eta­pa Co­nicyt y lo­grar la crea­ción de un Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, con la ca­rre­ra de in­ves­ti­ga­dor in­clui­da.

Es­ta­mos se­gu­ros que es­te nue­vo mar­co ju­rí­di­co pa­ra las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, po­dría de­vol­ver­les el li­de­raz­go que les co­rres­pon­de co­mo ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio de la cien­cia y la so­cie­dad. Pa­ra que esa mi­sión se al­can­ce, es ne­ce­sa­rio que el Es­ta­do las apo­ye con de­ci­sión y cla­ri­dad; so­lo así se­rá po­si­ble que sean guías en la os­cu­ri­dad del bos­que y en la so­le­dad del de­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.