Ban­de­ra en La Arau­ca­nía

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

La Arau­ca­nía na­ció mal y eso nos pe­sa has­ta hoy. La desata­da gue­rra de los pri­me­ros si­glos fue dan­do lu­gar a una paz re­la­ti­va en­tre los pue­blos que vi­vían en lo que hoy es Chi­le. Pa­ra el úl­ti­mo ma­lón de 1881, cuan­do la ma­yo­ría de los long­kos ata­ca­ron el fuer­te de Te­mu­co, mi cua­dria­bue­lo Ve­nan­cio Co­ñue­pan fue uno de los po­cos long­kos que cre­yó que era me­jor ne­go­ciar y no pe­lear. Él creía en una ru­ka gran­de don­de to­dos pu­dié­ra­mos con­vi­vir en paz.

De ahí que no pue­da más que in­dig­nar­me con el al­cal­de de Te­mu­co Mi­guel Bec­ker, quien si­gue ne­gán­do­se a izar la ban­de­ra ma­pu­che, a raíz de la pro­pues­ta del con­ce­jal Jo­sé Luis Ve­las­co quien so­li­ci­tó izar la ban­de­ra ma­pu­che pa­ra el día na­cio­nal de los pue­blos in­dí­ge­nas. Bec­ker ni si­quie­ra qui­so so­me­ter a vo­ta­ción di­cha mo­ción. Los co­lo­nos que lle­ga­ron a la re­gión no tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na en el ori­gen del con­flic­to que hoy nos aque­ja; fue el Es­ta­do chi­leno quien nos qui­tó las tie­rras y se las en­tre­gó a ellos sin de­cir­le que exis­tían otros due­ños.

Sin em­bar­go, con ac­ti­tu­des co­mo las del al­cal­de Bec­ker so­lo se per­pe­túa el con­flic­to. Has­ta el nom­bre de la ciu­dad es ma­pu­che y más tem­prano que tar­de re­cu­pe­ra­re­mos nues­tra ciu­dad. Cuan­do eso ocu­rra no se­re­mos unos dés­po­tas co­mo el al­cal­de: cons­trui­re­mos una ciu­dad pa­ra to­dos, in­clu­so pa­ra él.

con­te­ni­dos mul­ti­me­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.