El re­gre­so de Ata­ri a las con­so­las

La icó­ni­ca mar­ca anun­ció, tras 20 años, un nue­vo dis­po­si­ti­vo, que ase­gu­ra “no se­rá una ca­ja re­tro”. Co­lec­cio­nis­tas aplau­den, pe­ro ex­per­tos du­dan de la via­bi­li­dad del re­gre­so.

La Tercera - - Sociedad - Por Die­go Mo­ra­les Mu­lat­ti.

re­le­van­cia en la in­dus­tria. “Po­seen gran­des fran­qui­cia de jue­gos y eso ayu­da­rá mu­cho a pro­yec­tar la nue­va con­so­la. Sin em­bar­go, en el desa­rro­llo de nue­vos vi­deo­jue­go, la com­pa­ñía no ha he­cho mu­cho, creo que se po­drían cen­trar en crear nue­vas ver­sio­nes de sus jue­gos más re­co­no­ci­dos”, di­ce.

La em­pre­sa ex­pli­ca que Ata­riBox usa­rá com­po­nen­tes de compu­tado­res. In­clu­so, po­dría has­ta com­pe­tir con las con­so­las de la nue­va ge­ne­ra­ción, ade­más de in­cluir los jue­gos clá­si­cos de Ata­ri. La em­pre­sa quie­re que sea una con­so­la hí­bri­da.

Pa­ra Gon­za­lo La­ra, je­fe de la ca­rre­ra de Ani­ma­ción Di­gi­tal y Di­se­ño de Vi­deo­jue­gos de la U. del Pa­cí­fi­co, la es­té­ti­ca an­ti­gua le da po­ten­cial a la nue­va con­so­la. “Lo más in­tere­san­te se­rá re­crear el look de las con­so­las re­tro, que te­nían una es­té­ti­ca más re­fi­na­da (co­mo sus pa­ne­les de ma­de­ra), di­fe­ren­cián­do­la de, por ejem­plo, Nin­ten­do, que se per­fi­la­ba más en es­té­ti­ca de ju­gue­te”, di­ce La­ra.

El desafío pa­ra Ata­ri no se­rá fá­cil, pues su úl­ti­ma con­so­la, Ata­ri Ja­guar (1993), re­sul­tó ser un fra­ca­so. No su­peró los 2,5 mi­llo­nes de uni­da­des y com­pi­tió con la Nin­ten­do 64 y Pla­yS­ta­tion 1, las que ven­die­ron 11 y 100 mi­llo­nes de uni­da­des, res­pec­ti­va­men­te.

La nos­tal­gia

Mu­chos co­lec­cio­nis­tas tie­nen una gran de­vo­ción a la com­pa­ñía. Luis Mu­ñoz es uno. Tie­ne más de 10 con­so­las y es el crea­dor del gru­po de co­lec­cio­nis­tas Re­tro­ga­mes, que se reúne pe­rió­di­ca­men­te. “Te­ner un Ata­ri 2600 era un lu­jo pa­ra la épo­ca, prin­ci­pal­men­te por el ele­va­do pre­cio que lle­ga­ban las con­so­las al país”, di­ce.

“Re­cién a me­dia­dos de los 80 co­men­cé a jun­tar con­so­las de Ata­ri. El pre­cio en su épo­ca po­día su­pe­rar has­ta 10 ve­ces el suel­do mí­ni­mo. Des­pués, a prin­ci­pios de los 2000, mu­chas que­da­ron ol­vi­da­das en ser­vi­cios téc­ni­cos y era po­si­ble com­prar­las a un pre­cio más eco­nó­mi­co. De he­cho, en la fe­ria uno las po­día en­con­trar en 500 pe­sos y en In­ter­net cues­tan 200 mil”, di­ce Mu­ñoz.

A pe­sar de que el anun­cia­do re­gre­so es una muy bue­na no­ti­cia pa­ra co­lec­cio­nis­tas, mu­chos du­dan que vuel­va a ser lo de an­tes. La ma­yo­ría quie­re el re­gre­so de los car­tu­chos, ya que pa­ra ellos los jue­gos des­car­ga­dos de In­ter­net no son lo mis­mo.

Ma­rio Ca­ruf­fo, co­lec­cio­nis­ta y co­la­bo­ra­dor del si­tio de vi­deo­jue­gos Co­le­mono.com, cree que es muy di­fí­cil que Ata­ri vuel­va a con­so­li­dar­se. “Du­do que pue­da po­si­cio­nar­se co­mo un ac­tor re­le­van­te, las generaciones ac­tua­les re­cuer­dan más sus fra­ca­sos que sus triun­fos y pa­ra los más jó­ve­nes el pa­tri­mo­nio ge­ne­ra­do en sus años do­ra­dos con las sa­gas más im­por­tan­tes no sig­ni­fi­can mu­cho, por lo que la úni­ca for­ma de atra­par a ese pú­bli­co se­ría con el desa­rro­llo de nue­vas fran­qui­cias ba­jo el ale­ro de la mar­ca”.

La­ra coin­ci­de en que la opor­tu­ni­dad de la com­pa­ñía es­tá en res­ca­tar sus sa­gas más an­ti­guas. “De­be se­guir con­so­li­dan­do su prin­ci­pal fuen­te de di­fu­sión, que es el mercado mó­vil, ahí Ata­ri ha lo­gra­do tan­to ren­ta­bi­li­zar­se co­mo dar a co­no­cer su ca­tá­lo­go his­tó­ri­co a una nue­va ge­ne­ra­ción”.

Des­de Ata­ri ex­pli­can que aún no hay una fe­cha con­fir­ma­da de lan­za­mien­to de la con­so­la, pe­ro que pron­to en­tre­ga­rán de­ta­lles.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.