VAR

La Tercera - - Opinión - Juan En­ri­que Vargas Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Diego Por­ta­les

BAS­TAN­TE PO­LÉ­MI­CA ha ge­ne­ra­do es­tos úl­ti­mos días la in­tro­duc­ción en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes de Fut­bol del VAR (Vi­deo Asis­tan Re­fe­ree). Las opi­nio­nes han si­do más bien crí­ti­cas, en la lí­nea de que es­ta tec­no­lo­gía “aten­ta­ría con­tra la esen­cia del fút­bol”. Pe­ro, ¿qué se quie­re de­cir exac­ta­men­te con es­to? Pa­ra al­gu­nos, lo que pro­du­ce el VAR es una pér­di­da de es­pon­ta­nei­dad que ter­mi­na afec­tan­do las ce­le­bra­cio­nes y a es­te de­por­te co­mo es­pec­tácu­lo. Otros du­dan del apor­te de es­te sis­te­ma a me­jo­res de­ci­sio­nes. Tam­bién hay opi­nio­nes, co­mo la del se­lec­cio­na­do ale­mán Can de “que los erro­res ar­bi­tra­les son par­te del jue­go”.

A mi jui­cio, no hay nin­gu­na bue­na ra­zón pa­ra desechar la tec­no­lo­gía pa­ra la adop­ción de me­jo­res de­ci­sio­nes o, pa­ra ser pre­ci­sos, de de­ci­sio­nes a par­tir de in­for­ma­ción de me­jor ca­li­dad. Es­to úl­ti­mo es cen­tral pa­ra to­do sis­te­ma de so­lu­ción de con­tro­ver­sias en que es un ter­ce­ro el en­car­ga­do de di­ri­mir quién tie­ne la ra­zón o si se co­me­tió una fal­ta o si al­go su­ce­dió o no (por ejem­plo, un gol). Sa­be­mos que el fút­bol es ver­ti­gi­no­so, que hay ju­ga­das cla­ves que se sus­ci­tan con gran ra­pi­dez, cir­cuns­tan­cia que, uni­da a la dis­tan­cia y la po­si­ción de los ju­ga­do­res, ha­ce que pa­ra el ár­bi­tro, in­clu­so apo­ya­do en sus asis­ten­tes, le sea en mu­chos ca­sos di­fí­cil sino im­po­si­ble te­ner in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra po­der adop­tar una bue­na de­ci­sión.

En es­te aná­li­sis de­be con­si­de­rar­se que los erro­res no son tri­via­les y que si se pue­den ex­cluir, a cos­tos ra­zo­na­bles, no tie­nen por qué ser par­te ni del jue­go ni de la vi­da. Otra co­sa se­ría ava­lar la cul­tu­ra del abu­so, de la tras­gre­sión o de la sim­ple pi­lle­ría. Nos pa­re­ce que na­da de eso ha­ce más atrac­ti­vo un de­por­te. La fa­mo­sa “mano de Dios” de Ma­ra­do­na o la de

El VAR ha ge­ne­ra­do bas­tan­te po­lé­mi­ca en el fút­bol, pe­ro, no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra desechar la tec­no­lo­gía en adop­ción de me­jo­res de­ci­sio­nes.

Henry que le per­mi­tió a Fran­cia ir a un mun­dial, no le hi­cie­ron bien ni a ellos ni me­nos al de­por­te.

Tam­po­co es que es­te­mos fren­te a una gran in­no­va­ción, pues ini­cia­ti­vas pa­re­ci­das des­de ha­ce ya tiem­po se vie­nen im­ple­men­tan­do en otros de­por­tes, co­mo el rugby, el te­nis o el atle­tis­mo y, en ge­ne­ral, la tec­no­lo­gía ca­da día co­lo­ni­za nue­vas áreas sin que pa­rez­ca muy in­te­li­gen­te tra­tar de opo­ner­se a ello.

Otra co­sa es que se lo pue­da ha­cer me­jor a lo que he­mos vis­to es­tos días. Las du­das so­bre cuándo y có­mo apli­car el nue­vo sis­te­ma y, so­bre to­do, los lar­gos tiem­pos que toma lle­gar a una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va, bien pue­den de­ber­se a la so­la inex­pe­rien­cia de quie­nes lo es­tán uti­li­zan­do, pe­ro tam­bién hay cues­tio­nes de di­se­ño que po­drían ajus­tar­se. Por lo pron­to, co­mo se es­tá apli­can­do el ár­bi­tro que­da en un rol dis­mi­nui­do, pues pa­re­cie­ra que la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­nen los que es­tán ob­ser­van­do las cá­ma­ras y no él.

En cual­quier ca­so, al mis­mo tiem­po que se aco­gen es­tas in­no­va­cio­nes hay que te­ner pre­sen­te que es im­po­si­ble o ex­tre­ma­da­men­te cos­to­so pre­ten­der eli­mi­nar com­ple­ta­men­te el error de cual­quier ac­ti­vi­dad hu­ma­na, por lo que lo pru­den­te es con­cen­trar­se so­lo en aque­llos de­ma­sia­dos grue­sos y gra­ves, uti­li­zan­do por lo tan­to en for­ma res­tric­ti­va es­tos sis­te­mas.

Fi­nal­men­te, y co­mo al­guien di­jo, la otra gra­cia del VAR es que aho­ra se pue­de ce­le­brar dos ve­ces (aun­que no siem­pre lo ha­gan los mis­mos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.