Fa­lle­ci­mien­to de Ol­ga Fe­liú

La Tercera - - Correo - Burgos Va­re­la

Se­ñor di­rec­tor:

Quie­nes tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a la Sra. Ol­ga Fe­liú, en su con­di­ción de abo­ga­do, po­de­mos dar tes­ti­mo­nio de va­rias de sus ca­rac­te­rís­ti­cas: co­no­ci­mien­tos pro­fun­dos del de­re­cho, sen­ci­llez pa­ra sus­ten­tar sus te­sis ju­rí­di­cas , ge­ne­ro­si­dad pa­ra com­par­tir sus ca­pa­ci­da­des in­ter­pre­ta­ti­vas ca­da vez que una nor­ma lo re­que­ría. Mi agra­de­ci­mien­to a la pro­fe­so­ra Fe­liú, quien más allá de las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, a mi jui­cio hi­zo una gran con­tri­bu­ción al de­re­cho na­cio­nal .

Jor­ge

Abo­ga­do y ex­mi­nis­tro

Se­ñor di­rec­tor:

Ol­ga Fe­liú fue de aque­llas mu­je­res he­chas pa­ra de­rri­bar pre­jui­cios. Lo hi­zo con su bri­llan­te ca­rre­ra co­mo abo­ga­da, don­de apor­tó al sec­tor pú­bli­co con su agu­de­za e in­te­li­gen­cia, co­mo pre­si­den­ta del Co­le­gio de Abo­ga­dos en­tre 2011 y 2015 y co­mo le­gis­la­do­ra, en el Se­na­do. Su li­de­raz­go le per­mi­tió abrir es­pa­cios pa­ra otras mu­je­res en un mun­do don­de, in­clu­so hoy, los hom­bres si­guen sien­do abru­ma­do­ra ma­yo­ría.

De­di­có gran par­te de su vi­da al tra­ba­jo en la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y se­gu­ra­men­te fue ahí don­de com­pren­dió, más cla­ra­men­te, que lo pú­bli­co es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos, más allá de las pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas per­so­na­les. Es­ta pre­mi­sa fue cla­ve en su vi­da y en el ejem­plo que trans­mi­te pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Ja­más se ne­gó a co­la­bo­rar con los par­ti­dos po­lí­ti­cos en cuan­to equi­po de con­fec­ción de pro­pues­tas fue­ra ne­ce­sa­rio. En Re­no­va­ción Na­cio­nal, con­ta­mos con su inigua­la­ble apor­te en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, sa­bien­do que en­con­tra­ría­mos en ella no so­lo co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia, la pers­pec­ti­va de quien fue una bri­llan­te le­gis­la­do­ra y quien co­no­ció en pri­me­ra per­so­na có­mo fun­cio­na el apa­ra­to pú­bli­co, sino tam­bién una gran ca­li­dad hu­ma­na.

Qui­zás por eso, a muy po­cos les sor­pren­dió que su nom­bre apa­re­cie­ra el con­se­jo que creó la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pa­ra com­ba­tir los con­flic­tos de in­te­rés, el trá­fi­co de in­fluen­cias y la co­rrup­ción, la de­no­mi­na­da Co­mi­sión En­gel.

Cla­ro, Ol­ga Fe­liú fue hu­ma­na y tam­bién con­si­guió, en su lar­ga ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal, crí­ti­cas de al­gu­nas per­so­nas que, des­de pos­tu­ras de iz­quier­da más ra­di­ca­les, no apre­cia­ron su tra­ba­jo o que no es­tu­vie­ron de acuer­do con ella en ca­sos de re­le­van­cia pú­bli­ca. No obs­tan­te, in­clu­so en­tre ellos, na­die po­drá cues­tio­nar que su tra­ba­jo fue siem­pre ho­nes­to, su ar­gu­men­ta­ción di­rec­ta y su bús­que­da por el bien co­mún per­ma­nen­te

Cris­tián Monc­ke­berg al co­mu­ne­ro ma­pu­che Leo­nar­do Qui­jón, con­de­na­do por el cri­men del par­ce­le­ro Héctor Ga­llar­do Ai­lla­pán en Er­ci­lla, en 2012.

Los tres cul­pa­bles de es­te ase­si­na­to lo­gra­ron sa­lir de pri­sión gra­cias a be­ne­fi­cios car­ce­la­rios, dos de es­tos an­tes de cum­plir la mi­tad de su sen­ten­cia (re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra ob­te­ner di­cho be­ne­fi­cio).

Uno de ellos, Luis Ma­ri­leo Ca­ri­queo, fue aba­ti­do re­cien­te­men­te jun­to a otro co­mu­ne­ro tras ata­car el cam­po de un ex­ca­ra­bi­ne­ro que los en­fren­tó ape­lan­do a la le­gí­ti­ma de­fen­sa.

El ter­ce­ro, con­de­na­do por el cri­men del par­ce­le­ro, fue de­te­ni­do al po­co tiem­po de que­dar li­bre acu­sa­do de re­cep­ta­ción y por­te ile­gal de ar­mas de fue­go.

¿Có­mo es po­si­ble que la jus­ti­cia y las au­to­ri­da­des si­gan otor­gan­do be­ne­fi­cios a in­di­vi­duos sen­ten­cia­dos por ho­mi­ci­dio y que no cuen­tan con los re­qui­si­tos mí­ni­mos? Me te­mo que si la vio­len­cia si­gue sin con­trol en el sur es en gran me­di­da por­que quie­nes tie­nen el de­ber de pro­te­ger­nos y brin­dar­nos se­gu­ri­dad de­ja­ron de ha­cer bien su tra­ba­jo.

Lo­ren­zo Cons­tans Go­rri ne­ce­sa­rias pa­ra ga­nar, que se mi­dan se­gún re­glas y que ga­nen los más há­bi­les. Si el par­ti­do no es se­gún las re­glas o, peor aún, si el ga­na­dor no fue se­gún las re­glas, el par­ti­do no cum­plió con de­fi­nir al ga­na­dor se­gún las ha­bi­li­da­des me­di­das en la can­cha.

El vi­deoar­bi­tra­je au­men­ta­rá la emo­ción y aún más el asom­bro en la ha­bi­li­dad de­mos­tra­da, por­que sin ras­tro de du­das se es­tá de­mos­tran­do a to­dos los par­ti­ci­pan­tes que es­tán asis­tien­do a la se­lec­ción de los más há­bi­les y no a otra co­sa. Los co­mu­ni­ca­do­res de los even­tos tie­nen más opor­tu­ni­da­des de mos­trar la emo­ción y co­rren el ries­go de des­acre­di­tar­se al me­nos­pre­ciar una ve­ri­fi­ca­ción.

La prue­ba es­tu­vo en el es­ta­dio: el gol va­li­da­do se ce­le­bró con el mis­mo en­tu­sias­mo, a pe­sar del sus­pen­so, y con el do­ble de sa­tis­fac­ción.

Pre­si­den­te Mu­tual de Se­gu­ri­dad CChC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.