Al Qae­da in­ten­ta re­na­cer ba­jo el li­de­raz­go del hi­jo de Osa­ma bin La­den

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

En un vi­deo pu­bli­ca­do en no­viem­bre de 2001 se le ve de 10 años, son­rien­te, sos­te­nien­do lo que pa­re­cen ser res­tos de un avión es­ta­dou­ni­den­se en la pro­vin­cia de Ghaz­ni, Af­ga­nis­tán. Pe­ro esa no fue la úni­ca gra­ba­ción en la que par­ti­ci­pó de ni­ño. Ham­za bin La­den, el hi­jo fa­vo­ri­to del fa­lle­ci­do lí­der de Al Qae­da, ha apa­re­ci­do en va­rios fil­mes de pro­pa­gan­da: en­tre­nan­do, sos­te­nien­do un fu­sil au­to­má­ti­co de su pa­dre o re­ci­tan­do poe­mas. En 2005 sor­pren­dió nue­va­men­te en un vi­deo que mos­tra­ba un asal­to de Al Qae­da con­tra fuer­zas pa­quis­ta­níes. Sin em­bar­go, no fue has­ta 10 años des­pués, en 2015, que en­tró real­men­te en es­ce­na cuan­do el ac­tual je­fe del gru­po, Ay­man Al Za­wahi­ri, lo pre­sen­tó en un vi­deo co­mo el “león de la gua­ri­da”. años ten­dría Ham­za. Es el hi­jo nú­me­ro 11 de los más de 20 que tu­vo Osa­ma bin La­den.

Ham­za bin La­den se per­fi­la aho­ra co­mo el he­re­de­ro na­tu­ral y le­gí­ti­mo de Al Qae­da, or­ga­ni­za­ción que en los úl­ti­mos año se vio re­le­ga­da a la sombra por el as­cen­so del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), es­pe­cial­men­te en la pren­sa. Pe­ro aho­ra, en mo­men­tos en que el EI ha per­di­do te­rreno y ha su­fri­do du­ros re­ve­ses en Irak y Si­ria, Ham­za apa­re­ce con fuer­za pa­ra in­ten­tar mos­trar un nue­vo li­de­raz­go en Al Qae­da. Así, su pri­mer ob­je­ti­vo es de­mos­trar que el gru­po te­rro­ris­ta no es­tá muer­to a pe­sar de los du­ros gol­pes que ha re­ci­bi­do en el úl­ti­mo tiem­po.

Ham­za bin La­den, que tie­ne en­tre 27 y 28 años, se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla en as­cen­so en­tre quie­nes se­guían a su pa­dre. El hi­jo nú­me­ro 11 de los más de 20 de Osa­ma bin La­den, po­dría ser el ele­gi­do pa­ra co­men­zar un nue­va y vio­len­ta era en la or­ga­ni­za­ción. Des­de ha­ce al­gu­nos me­ses, Ham­za ha si­do pro­mo­vi­do en los si­tios web a fa­vor de Al Qae­da con gra­ba­cio­nes ins­tan­do a los yiha­dis­tas a ac­tuar co­mo “lo­bos so­li­ta­rios” y a lan­zar ata­ques di­ri­gi­dos con­tra una am­plia ga­ma de blan­cos, muy si­mi­lar al EI. Se tra­ta de una tác­ti­ca to­tal­men­te opues­ta a la de su pa­dre, quien op­tó por aten­ta­dos or­ga­ni­za­dos y en­fo­ca­dos en de­rrum­bar ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos, co­mo los del 11 de sep­tiem­bre de 2001, con­tra las To­rres Ge­me­las.

El 13 de ma­yo, dos se­ma­nas an­tes del aten­ta­do en Man­ches­ter al tér­mino del con­cier­to de Aria­na Gran­de -que de­jó 22 muer­tos-, Ham­za gra­bó un au­dio en el que da­ba ór­de­nes de ma­tar. “Pre­pá­ren­se di­li­gen­te­men­te pa­ra cau­sar abru­ma­do­ras pér­di­das a aque­llos que no han creí­do”, di­ce con una voz sua­ve. “Si­gue las hue­llas de los que han bus­ca­do mar­ti­rio an­tes que tú”, agre­gó. Es­te fue uno de los re­cien­tes pro­nun­cia­mien­tos del jo­ven, en el que lla­mó a ata­car ciu­da­des eu­ro­peas y es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra ven­gar la muer­te de ni­ños si­rios. “No ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que usar una he­rra­mien­ta mi­li­tar. Si es­tá en sus po­si­bi­li­da­des to­mar un ar­ma de fue­go, bien (…), si no, hay mu­chas op­cio­nes”, ase­gu­ró. Con es­te men­sa­je, su nom­bre vol­vió a apa­re­cer co­mo el nue­vo ros­tro de Al Qae­da.

Se­gún ana­lis­tas, Ham­za que­ría se­guir los pa­sos de su pa­dre des­de ni­ño. Jun­to a su ma­dre, Khai­riah Sa­ber, la ter­ce­ra es­po­sa de Bin La­den, hu­yó a Irán tras los ata­ques de 2001. Allí se re­fu­gió lue­go de las su­pues­tas ne­go­cia­cio­nes en­tre Al Qae­da y Tehe­rán que ha­brían per­mi­ti­do que va­rias fi­gu­ras del gru­po se al­ber­ga­ran ahí du­ran­te años. En ese lu­gar un equi­po es­pe­cial fue el en­car­ga­do de for­jar la ideo­lo­gía y la vi­sión de Ham­za. Se­gún CNN, en una car­ta que le en­vío a su pa­dre du­ran­te esa épo­ca le di­jo que es­ta­ba “for­ja­do de ace­ro”.

Osa­ma bin La­den que­ría que su hi­jo se unie­ra a él en Pa­kis­tán en 2011, jus­to en mo­men­tos en que un gru­po de co­man­dos es­ta­dou­ni­den­se ata­có el com­ple­jo del en­ton­ces hom­bre más bus­ca­do del mun­do, en Ab­bot­ta­bad.

Ham­za po­dría ser jus­to lo que ne­ce­si­ta Al Qae­da. Fren­te al even­tual de­cli­ve del EI, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta es­tá in­ten­tan­do ga­nar es­pa­cio, es­pe­cial­men­te con un nue­vo y ju­ve­nil ros­tro, que in­clu­ya un cam­bio de ima­gen, pe­ro con un ape­lli­do icó­ni­co. De acuer­do a The Was­hing­ton Post, la irrup­ción de Ham­za po­dría atraer a las fi­las de la red a quie­nes aún ad­mi­ran a Osa­ma bin La­den, pe­ro que ven a Al Qae­da co­mo an­ti­cua­do. O tam­bién a quie­nes es­tán can­sa­dos del EI.

Ali Sou­fan, un ex agen­te del FBI, di­jo al Post que el jo­ven ha tra­ta­do de co­piar el tono de su pa­dre, re­pi­tien­do sus “men­sa­jes y ter­mi­no­lo­gías que uti­li­zó en el pa­sa­do”. Pe­ro es es­ca­so su re­gis­tro fo­to­grá­fi­co. De he­cho, no hay imá­ge­nes ac­tua­les que con­fir­men su iden­ti­dad.b

QQ Una ima­gen de Al-Ja­zee­ra TV don­de apa­re­ce a Ham­za Bin La­den (cen­tro), sen­ta­do en­tre dos com­ba­tien­tes ta­li­ba­nes cer­ca de Ghaz­ni, en Af­ga­nis­tán, en 2001.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.