Pri­ma­rias

La Tercera - - Opinión - Er­nes­to Águi­la Ana­lis­ta po­lí­ti­co

EL PRÓ­XI­MO domingo 2 de ju­lio se ce­le­bra­rán las pri­ma­rias le­ga­les de Chi­le Va­mos (ChV) y del Fren­te Am­plio (FA). ¿En qué fi­jar­se pa­ra pon­de­rar los re­sul­ta­dos de ese día? Por cier­to, en los ga­na­do­res, pe­ro tam­bién en los por­cen­ta­jes de cada can­di­da­to y, de ma­ne­ra cla­ve, en el uni­ver­so de vo­tan­tes. Ya se sa­be que las elec­cio­nes no solo se ga­nan o se pier­den, sino que se “in­ter­pre­tan”.

En ma­te­ria de par­ti­ci­pa­ción, la pri­ma­ria de 2013 de­jó la va­ra al­ta: po­co más de dos mi­llo­nes de vo­tan­tes en el ca­so de la Nue­va Ma­yo­ría y de ocho­cien­tos mil en la de­re­cha. El gra­do de im­plan­ta­ción te­rri­to­rial de la de­re­cha le de­bie­ra per­mi­tir ron­dar el mi­llón de elec­to­res. Una par­ti­ci­pa­ción in­fe­rior a 2013 cons­ti­tui­ría un fuer­te re­vés.

En el ca­so del FA, el uni­ver­so de vo­tan­tes es un da­to po­lí­ti­co tan incierto co­mo sig- ni­fi­ca­ti­vo. Si el FA es ver­da­de­ra­men­te com­pe­ti­ti­vo en pri­me­ra vuel­ta; si si­gue sien­do un mo­vi­mien­to esen­cial­men­te ju­ve­nil y de cla­ses me­dias al­tas, o bien va ha­cia una im­plan­ta­ción te­rri­to­rial plu­ri­cla­sis­ta, se me­di­rá, en gran me­di­da, en la par­ti­ci­pa­ción que al­can­ce su pri­ma­ria. Una ci­fra que so­bre­pa­se los qui­nien­tos mil elec­to­res cons­ti­tui­ría un cla­ro éxi­to y lo de­ja­ría en una ex­pec­tan­te po­si­ción en lo elec­to­ral. Ba­jo dos­cien­tos cin­cuen­ta mil par­ti­ci­pan­tes el re­sul­ta­do ten­dría sa­bor a de­rro­ta esa no­che. En­tre esas dos ci­fras, un am­plio mar­gen pa­ra la “lu­cha in­ter­pre­ta­ti­va”.

En la de­re­cha, si bien el triun­fo del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra pa­re­ce se­gu­ro, se­rá im­por­tan­te ver en qué por­cen­ta­je lo ha­ce. La vo­ta­ción de Os­san­dón es re­le­van­te, pues se tra­ta de un vo­to que no es fá­cil­men­te en­do­sa­ble a Pi­ñe­ra en pri­me­ra vuel­ta. Me­nos lue­go del re-

El domingo el pro­ta­go­nis­mo se­rá pa­ra Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio. Y mu­dos es­pec­ta­do­res se­rán la iz­quier­da de la NM y la DC.

cien­te de­ba­te que no solo fue de vue­lo ra­san­te, in­clu­so cha­ba­cano, sino que ter­mi­nó por es­ce­ni­fi­car la rup­tu­ra en­tre am­bos can­di­da­tos y de ene­mis­tar a sus elec­to­ra­dos.

La com­pe­ten­cia en­tre Sán­chez y Ma­yol se­rá in­tere­san­te de se­guir. Lue­go de una in­di­fe­ren­cia­ción po­lí­ti­ca ini­cial, se fue ins­ta­lan­do un cli­va­je en el cual Ma­yol co­men­zó a ocu­par un es­pa­cio más de­fi­ni­do de iz­quier­da, ape­lan­do a sus se­ñas de iden­ti­dad más clá­si­cas, y vol­vien­do a la idea de dispu­tar el es­pa­cio a la iz­quier­da his­tó­ri­ca. Por su par­te, Sán­chez se po­si­cio­nó en un dis­cur­so y en una es­té­ti­ca ciu­da­da­na trans­ver­sal y emo­ti­va, su­bor­di­nan­do el eje de­re­cha/iz­quier­da y de cla­se. Un ines­pe­ra­do triun­fo de Ma­yol mar­ca­ría un cam­bio de he­ge­mo­nía en el FA. Por el con­tra­rio, un ní­ti­do triun­fo de Sán­chez re­for­za­ría la te­sis “ciu­da­da­nis­ta” y con­so­li­da­ría a Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca co­mo el eje del FA. Una lle­ga­da es­tre­cha en­tre Sán­chez y Ma­yol obli­ga­ría a re­ne­go­ciar el po­der den­tro del FA, en­tre lo que co­mien­za a vis­lum­brar­se co­mo dos op­cio­nes es­tra­té­gi­cas.

El pró­xi­mo domingo, el pro­ta­go­nis­mo se­rá pa­ra Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio, co­mo lo ha si­do en es­tas se­ma­nas gra­cias a la co­ber­tu­ra te­le­vi­si­va que dan las pri­ma­rias. Co­mo mu­dos es­pec­ta­do­res de es­te pro­ce­so, es­ta­rán la iz­quier­da de la NM y la DC, to­da­vía tra­tan­do de en­ten­der y de de­ter­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des por tan ge­ne­ro­sa ven­ta­ja re­ga­la­da en es­ta eta­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.