Edu­ca­ción gra­tui­ta

La Tercera - - Opinión - Ma­nuel Ago­sin

AHO­RA QUE la Pre­si­den­ta ha anun­cia­do que los es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes del 60% de ho­ga­res más po­bres ten­drá gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior a par­tir del pró­xi­mo año, me pa­re­ce cu­rio­so que los es­tu­dian­tes y al­gu­nos po­lí­ti­cos de iz­quier­da si­gan in­sis­tien­do es­tri­den­te­men­te en que di­cha gra­tui­dad de­be cu­brir a to­dos los res­tan­tes, o sea be­ne­fi­ciar has­ta a los es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes de los ho­ga­res más ri­cos. ¿No ha­brá al­go más en es­ta in­sis­ten­cia en la gra­tui­dad uni­ver­sal que sim­ple­men­te abo­gar por los de­re­chos de los es­tu­dian­tes ta­len­to­sos, pe­ro po­bres? A mi me pa­re­ce que sí, y que lo que es­tá de­trás de la de­man­da de gra­tui­dad uni­ver­sal no es otra co­sa que la eli­mi­na­ción ra­di­cal del de­mo­ni­za­do “sub­si­dio a la de­man­da” (léa­se, be­cas pa­ra los que las ne­ce­si­tan). Si la uni­ver­si­dad es com­ple­ta- men­te gra­tui­ta, no hay más sub­si­dio (be­cas) pa­ra na­die.

Es­ta pro­pues­ta es in­tran­sa­ble, por­que pro­vie­ne de un con­cep­to de la so­cie­dad don­de los bie­nes y ser­vi­cios im­por­tan­tes – ¿y qué más im­por­tan­te que la edu­ca­ción su­pe­rior? – de­ben ser gra­tui­tos pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos. Una po­si­ción que no re­pa­ra en cos­tos y be­ne­fi­cios, sino en prin­ci­pios ab­so­lu­tos. Em­pe­ro, es al­ta­men­te po­si­ble que la gra­tui­dad uni­ver­sal po­dría te­ner da­ños co­la­te­ra­les so­bre la equi­dad, que su­pues­ta­men­te es al­go que sus pro­po­nen­tes va­lo­ran.

No se re­pa­ra en que la gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra los ri­cos es al­ta­men­te re­gre­si­va. La di­ver­sa ca­li­dad de la edu­ca­ción an­te­rior a la uni­ver­si­ta­ria es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra la trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de la po­bre­za y la de­sigual­dad. Los ri­cos pue­den en­viar a

Lo que es­tá de­trás de la de­man­da de gra­tui­dad uni­ver­sal es la eli­mi­na­ción ra­di­cal del “sub­si­dio a la de­man­da” (be­cas pa­ra los que las ne­ce­si­tan).

sus hi­jos a co­le­gios par­ti­cu­la­res y así co­lo­car­los en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra in­gre­sar a uni­ver­si­da­des se­lec­ti­vas, mien­tras los po­bres de­ben con­ten­tar­se con ma­la edu­ca­ción es­co­lar (y es­ca­sa preescolar). To­dos los es­tu­dios que co­noz­co nos di­cen que los efec­tos más im­por­tan­tes de la edu­ca­ción so­bre las ca­pa­ci­da­des fu­tu­ras de las per­so­nas se dan en los ni­ve­les es­co­lar y preescolar. El én­fa­sis en la gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior le res­ta re­cur­sos al Es­ta­do pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción pa­ra los po­bres an­tes de lle­gar a la uni­ver­si­dad y, ade­más, se les en­tre­ga a los ri­cos un sub­si­dio que ni si­quie­ra han pe­di­do.

Pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción en pos de una ma­yor equi­dad en nues­tra so­cie­dad, el prag­ma­tis­mo acon­se­ja tra­ba­jar en dos fren­tes. El pri­me­ro, es me­jo­rar el ac­ce­so a bue­na edu­ca­ción es­co­lar y preescolar pa­ra los más po­bres. Hay po­co en las re­for­mas edu­ca­cio­na­les que se es­tán im­ple­men­tan­do pa­ra me­jo­rar sus­tan­ti­va­men­te la pé­si­ma edu­ca­ción que el país ofre­ce a los ni­ños po­bres. El se­gun­do, es re­in­ter­pre­tar el de­re­cho so­cial a la edu­ca­ción co­mo la no­ción que na­die que pue­da lle­gar a la uni­ver­si­dad se que­de sin ella por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas.

Si lo ha­ce­mos, no se­rá di­fí­cil con­sen­suar, con bue­na vo­lun­tad y con prag­ma­tis­mo, so­lu­cio­nes efec­ti­vas, bien evaluadas y que ten­gan co­mo re­sul­ta­do que to­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo sea el po­de­ro­so tram­po­lín al desa­rro­llo con equi­dad que tan­to an­he­la­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.