El ca­so que en­fren­ta George Pell

3 3 3

La Tercera - - Mundo -

La po­li­cía del es­ta­do de Vic­to­ria di­jo que Pell se en­fren­ta a “car­gos múl­ti­ples por de­li­tos se­xua­les” de va­rios de­nun­cian­tes, pe­ro no se de­ta­lla­ron los car­gos, las eda­des de las víc­ti­mas ni la fe­cha en que se co­me­tie­ron las su­pues­tas ofen­sas. Di­cen es­tar se­gu­ras que el cardenal Pell es­ta­ba al tan­to de los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes. En fe­bre­ro de 2016 de­cla­ró an­te la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción aus­tra­lia­na, se es­cu­dó en re­pe­ti­das oca­sio­nes en su “frá­gil me­mo­ria” y ad­mi­tió que el tras­la­do de pa­rro­quia en pa­rro­quia del cu­ra Ge­rald Rids­da­le fue “una ca­tás­tro­fe pa­ra la víc­ti­mas”. ti­tu­ción Apos­tó­li­ca so­bre la Cu­ria Ro­ma­na y al año si­guien­te fue de­sig­na­do pre­fec­to de la fla­man­te Se­cre­ta­ria de Eco­no­mía.

Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción de la co­mi­sión aus­tra­lia­na de abu­sos, el cardenal Pell de­cla­ró an­te ella va­rias ve­ces, es­pe­cial­men­te so­bre el ca­so de cu­ras sos­pe­cho­sos de pe­dofi­lia en Ba­lla­rat, en las dé­ca­das de los 70 y 80. Pell pi­dió per­dón en nom­bre de la Igle­sia Ca­tó­li­ca por los abu­sos co­me­ti­dos, pe­ro di­jo que no te­nía re­cuer­do de las si­tua­cio­nes por las que se le pre­gun­tó. In­clu­so afir­mó que fue en­ga­ña­do por la en­ton­ces je­rar­quía ca­tó­li­ca so­bre lo que real­men­te ocu­rría en una épo­ca de “crí­me­nes y di­si­mu­la­ción”.

Sin em­bar­go, sus de­trac­to­res no ol­vi­dan el apo­yo que en 1993 Pell le dio a Ge­rald Rids­da­le, el sa­cer­do­te in­vo­lu­cra­do en el peor ca­so de abu­sos se­xua­les por par­te de cu­ras en Aus­tra­lia (la jus­ti­cia lo en­con­tró cul­pa­ble de ha­ber abu­sa­do re­pe­ti­da­men­te de 54 me­no­res). Ese ges­to le ha pe­sa­do al hoy cardenal aus­tra­liano al pun­to que en 2013 de­cla­ró que “no fue mi in­ten­ción fal­tar­le el res­pe­to a las víc­ti­mas. Aho­ra en­tien­do có­mo fue per­ci­bi­da, pro­ba­ble­men­te con ra­zón, pe­ro no lo en­ten­dí en su mo­men­to”.

George Pell, quien ha re­ci­bi­do en to­do mo­men­to el res­pal­do del Pa­pa y del Vaticano, de­jó ayer mis­mo sus fun­cio­nes en for­ma tem­po­ral pa­ra re­gre­sar a Aus­tra­lia y preo­cu­par­se de su de­fen­sa. “Pell ha con­de­na­do du­ran­te dé­ca­das abier­ta y re­pe­ti­da­men­te los abu­sos co­me­ti­dos con­tra me­no­res, co­mo ac­tos in­mo­ra­les e in­to­le­ra­bles”, di­jo ayer el Vaticano.

Res­pon­dien­do a esa lí­nea, el cardenal sos­tu­vo que “es­tos pro­ble­mas lle­van sien­do in­ves­ti­ga­dos dos años. Se han fil­tra­do a los me­dios. Es un ase­si­na­to im­pla­ca­ble. La de­ci­sión se ha alar­ga­do du­ran­te más de un mes. Es­toy es­pe­ran­do que lle­gue mi día en el tri­bu­nal pa­ra de­fen­der­me. Soy inocen­te de es­tos car­gos. Son fal­sos. La com­ple­ta idea de abu­so se­xual es abe­rran­te pa­ra mí”.b

¿De qué lo acu­sa la po­li­cía aus­tra­lia­na?

¿Qué sos­tie­nen las víc­ti­mas de abu­sos?

¿Qué ha di­cho George Pell so­bre esos crí­me­nes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.