El en­te­rra­dor de nú­me­ros uno

► En sen­das tan­das de pe­na­les, Chi­le arrui­nó los rei­na­dos de Mes­si y CR7. ► El ar­gen­tino re­nun­ció a su se­lec­ción lue­go; el lu­so se mar­chó del tor­neo.

La Tercera - - Deportes - De­nís Fer­nán­dez

Cris­tiano ve­rá el do­min­go el ter­cer y cuar­to pues­to en­tre Por­tu­gal y Mé­xi­co por te­le­vi­sión. Des­de su ca­sa de Madrid. Jun­to a sus me­lli­zos re­cién na­ci­dos. Esos que vi­nie­ron al mun­do el 8 de ju­nio, nueve días an­tes del arran­que de la Confederaciones, pe­ro cu­yo na­ci­mien­to sir­vió co­mo pre­tex­to al fut­bo­lis­ta, 20 días más tar­de, pa­ra aban­do­nar la con­cen­tra­ción an­tes de la con­clu­sión del tor­neo. Ape­nas unas ho­ras des­pués de caer eli­mi­na­do an­te la Ro­ja.

Una re­pen­ti­na reac­ción -el úl­ti­mo desai­re a un cer­ta­men que, en vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos, tan so­lo Chi­le pa­re­ce ha­ber­se to­ma­do en se­rio-, que re­cuer­da a la pro­ta­go­ni­za­da por otro fut­bo­lis­ta de ex­cep­ción 367 días an­tes. Tam­bién tras una tan­da de pe­na­ter­mi­nó les. Y tam­bién tras clau­di­car an­te el com­bi­na­do chi­leno.

“Se ter­mi­nó pa­ra mí la se­lec­ción. No es pa­ra mí. La­men­ta­ble­men­te lo bus­qué, era lo que más desea­ba y no se dio”, pro­cla­ma­ba, el 26 de ju­nio del pa­sa­do año Lio­nel Mes­si en la zo­na mix­ta del Me­tLi­fe Sta­dium de Nue­va Jer­sey, tras con­su­mar­se la de­rro­ta an­te Chi­le en la fi­nal de la Co­pa Cen­te­na­rio. Su ter­ce­ra de­fi­ni­ción per­di­da con la al­bi­ce­les­te en otros tan­tos años. De­ma­sia­do in­clu­so pa­ra una es­tre­lla que aca­ba­ba de cum­plir 29 años y lle­ga­ba con su quin­to ba­lón de oro ba­jo el bra­zo. Y to­do por cul­pa de un pe­nal en­via­do a las nu­bes de la cos­ta es­te es­ta­dou­ni­den­se (el pri­me­ro de su equi­po en la se­rie) y de un pu­ña­do de in­can­sa­bles gla­dia­do­res chi­le­nos. Un bom­ba­zo, su con­fe­sión, que vién­do­se re­du­ci­do a be­rrin­che cuan­do 45 días des­pués de su ca­pri­cho­sa au­to­mar­gi­na­ción anun­ció pú­bli­ca­men­te su re­gre­so a la al­bi­ce­les­te. En aque­lla Co­pa Cen­te­na­rio, Chi­le con­si­guió dos hi­tos. Pro­cla­mar­se bi­cam­peón con­ti­nen­tal an­te la Ar­gen­ti­na de Mes­si (a la que ya ha­bía de­rro­ta­do en la fi­nal un año an­tes) y des­qui­ciar y eclip­sar a su es­tre­lla más ru­ti­lan­te co­mo na­die lo ha­bía he­cho nun­ca. Fue en aque­lla no tan le­ja­na no­che don­de la Pul­ga se sin­tió por vez pri­me­ra del ta­ma­ño de una pul­ga.

Me­nos trau­má­ti­ca que la de Mes­si (por re­dun­dan­te), pe­ro igual de do­lo­ro­sa, fue la caí­da an­te Chi­le de Cris­tiano Ro­nal­do, Ba­lón de Oro vi­gen­te en 2016 (y que sal­vo ca­ta­clis­mo se lle­va­rá tam­bién en 2017), y acep­ta­do co­mo el icono y la me­ga­fi­gu­ra de es­ta Co­pa. A la que lle­ga­ba en su año más re­don­do y exi­to­so, le fal­ta­ba la Confederaciones, la guin­da. Pe­ro el por­tu­gués, en otra de sus de­ci­sio­nes sin pre­ce­den­tes, reac­cio­nó a la de­rro­ta an­te la Ro­ja co­mo lo hi­cie­ra Mes­si, es­fu­mán­do­se.

Aun­que en su ca­so (lo que tam­po­co ha­bla de­ma­sia­do bien de su Fe­de­ra­ción) con per­mi­so de sus je­fes. “Es­toy muy fe­liz de po­der co­no­cer por fin a mis hi­jos. He es­ta­do al ser­vi­cio de la se­lec­ción, co­mo siem­pre, en cuer­po y al­ma, in­clu­so sa­bien­do que mis dos hi­jos ha­bían na­ci­do”, ex­pli­ca­ba en su per­fil de fa­ce­book, ho­ras an­tes de aban­do­nar Ru­sia. “Pe­se al na­ci­mien­to de sus hi­jos, Ro­nal­do se preo­cu­pó de que­dar al ser­vi­cio de la se­lec­ción, en un ges­to muy no­ble (...). An­te la im­po­si­bi­li­dad de ga­nar la Confederaciones, el pre­si­den­te de la FPF y el se­lec­cio­na­dor na­cio­nal en­tien­den que de­ben li­be­rar al ju­ga­dor”, se ex­cu­sa­ban, por me­dio de un co­mu­ni­ca­do, des­de el or­ga­nis­mo. Y el de­lan­te­ro co­rres­pon­día col­gan­do ayer, des­de Madrid y en su cuen­ta de Ins­ta­gram, una fo­to con sus me­lli­zos.

El as­tro por­tu­gués, que a di­fe­ren­cia de Mes­si no lle­gó a pa­tear un pe­nal an­te Chi­le (se re­ser­vó pa­ra el quin­to, el de la glo­ria, y és­te nun­ca lle­gó, co­mo ya le ocu­rrie­ra en la Eu­ro 2012), fue el cen­tro de los dar­dos de la pren­sa in­ter­na­cio­nal. “Lo de­jó en Chi­len­cio”, abría ayer el dia­rio pe­ruano De­por, acom­pa­ñan­do la fra­se de una ima­gen de CR7 con la bo­ca ce­rra­da.

Y mien­tras The Sun y Daily Mail ha­cían hin­ca­pié en la in­vi­si­bi­li­dad de Cris­tiano in­clu­so en la tan­da (“Cris­tiano se fue sin ti­rar si­quie­ra su pe­nal”), el ale­mán Bild iba un pa­so más allá: “¿Y Cris­tiano? No apa­re­ció”. Pe­ro los ti­tu­la­res más la­pi­da­rios so­bre la no­che ne­gra del 7 y su reac­ción los fir­mó el es­pa­ñol Mun­do De­por­ti­vo , con dos sin­té­ti­cas sen­ten­cias: “Bra­vo echa a Cris­tiano de la Confederaciones” y “Cris­tiano se va de va­ca­cio­nes sin fi­na­li­zar el tor­neo”.

En las re­des so­cia­les, su desem­pe­ño fue tam­bién mo­ti­vo de es­car­nio, al­ter­nán­do­se las crí­ti­cas más fe­ro­ces con re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas car­ga­das de sar­cas­mo. “La de­rro­ta es por cul­pa del en­tre­na­dor de Por­tu­gal; no ha sa­bi­do co­lo­car a Cris­tiano don­de más rin­de, que es ani­man­do des­de la ban­da”, re­za­ba uno de los men­sa­jes más re­tui­tea­dos, iro­ni­zan­do por el pa­pel del lu­so, tras le­sio­nar­se, en la fi­nal de la pa­sa­da Eu­ro­co­pa.

Cris­tiano y Mes­si, dos nú­me­ros uno la­pi­da­dos por un so­lo equi­po, Chi­le, a los que el do­min­go po­dría ha­ber­se su­ma­do al­gu­na víc­ti­ma más si Ale­ma­nia (en un alar­de de so­ber­bia) no hu­bie­ra de­ci­di­do de­jar a sus es­tre­llas en ca­sa. ●

Cris­tiano (iz­quier­da), en la Confederaciones an­te Chi­le; y Mes­si (de­re­cha) tras la fi­nal de la Co­pa Cen­te­na­rio.

►►

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.