“Se ha pre­ten­di­do trans­for­mar la ig­no­ran­cia en una es­pe­cie de vir­tud cí­vi­ca”

► El in­flu­yen­te co­lum­nis­ta re­cla­ma que “el no te­ner ideas cla­ras sino sue­ños” y el “bue­nis­mo” se ha­yan im­pues­to en la cam­pa­ña de las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les. ► Cree que nin­gún candidato ha con­se­gui­do in­ter­pre­tar el ma­les­tar im­pe­ran­te. Pe­se a ello, apuest

La Tercera - - Temas De Hoy - Da­vid Mu­ñoz

El jue­ves, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, Car­los Pe­ña, acos­tum­bra­do a ha­blar­les a las éli­tes –y ha­blar so­bre ellas- des­de su tri­bu­na se­ma­nal en El Mer­cu­rio, le ha­bló a gran par­te de la éli­te eco­nó­mi­ca de es­te país reuni­da en un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por la co­rre­do­ra La­rraín Vial. Y les ha­bló de po­lí­ti­ca, del mo­men­to cru­cial que vi­ve el país des­pués de una iné­di­ta cam­pa­ña de pri­ma­rias que con­si­de­ra “som­bría y pe­si­mis­ta” y de la que es es­cép­ti­co. Pe­ña cree que el gran problema de la ac­tual con­tien­da pre­si­den­cial es que nin­gu­na al­ter­na­ti­va es ca­paz de re­pre­sen­tar las ne­ce­si­da­des de lo que lla­ma “sec­to­res me­dios” de la so­cie­dad.

¿Cree us­ted que se lo­gró ins­ta­lar la sen­sa­ción de que hay una elec­ción pre­si­den­cial en jue­go ca­paz de mo­vi­li­zar a los chi­le­nos en las pri­ma­rias de es­te fin de se­ma­na?

La elec­ción de ma­ña­na es la pri­me­ra que se rea­li­za ba­jo las nue­vas re­glas, con fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co y po­ca ex­po­si­ción a la pro­pa­gan­da; sal­vo, cla­ro, la fran­ja. Si se agre­ga a ello que no par­ti­ci­pan todas las fuer­zas po­lí­ti­cas, que el desem­pe­ño de los can­di­da­tos ha si­do po­bre, que la com­pe­ten­cia en un ca­so ha pa­re­ci­do una ren­ci­lla y el otro una con­ver­sa­ción ama­ble, y que, a pe­sar de la re­tó­ri­ca a ve­ces en­cen­di­da de la fran­ja, Chi­le no pa­re­ce es­tar al bor­de del abis­mo, no creo que ha­ya una gran mo­vi­li­za­ción. Así las co­sas, hay que me­dir la in­ten­si­dad de la par­ti­ci­pa­ción por re­la­ción al ta­ma­ño de las fuer­zas po­lí­ti­cas más que en re­la­ción a to­do el pa­drón elec­to­ral. Si es así, el mi­llón de vo­tos no es una ci­fra des­me­su­ra­da pa­ra Chi­le Va­mos y dos­cien­tos mil vo­tos se­ría un buen re­sul­ta­do pa­ra el Fren­te Am­plio.

¿Qué es lo que es­tá en jue­go, a su juicio, en esta elec­ción pri­ma­ria?

Lo que pa­re­ce es­tar en jue­go es la he­ge­mo­nía ac­tual o fu­tu­ra de cada sec­tor po­lí­ti­co. En el ca­so de la iz­quier­da, si aca­so pre­do­mi­na­rán los sec­to­res que ri­ñen con la mo­der­ni­za­ción ca­pi­ta­lis­ta y as­pi­ran a mo­di­fi­car­la ra­di­cal­men­te o si, en cam­bio, se­gui­rán sien­do he­ge­mó­ni­cos los sec­to­res que han con­du­ci­do esa mo­der­ni­za­ción (que si bien es­tán au­sen­tes de la pri­ma­ria, al­go pe­sa­rán con su abs­ten­ción y su si­len­cio). En el ca­so de la de­re­cha se sa­brá cuál de los tres pro­yec­tos en com­pe­ten­cia he­ge­mo­ni­za­rá al sec­tor: si la de­re­cha mo­der­ni­za­do­ra (Kast y Pi­ñe­ra); si la ver­tien­te so­cial­cris­tia­na (cu­yo re­pre­sen­tan­te Os­san­dón pa­re­ce des­gra­cia­da­men­te con­fun­dir lo po­pu­lar con lo vul­gar, y la sen­ci­llez con la ig­no­ran­cia); o si la ver­tien­te más con­ser­va­do­ra que no se aver­güen­za ni de la dic­ta­du­ra ni de sus con­vic­cio­nes mo­ra­les (Jo­sé An­to­nio Kast). En efec­to, pa­re­ce ha­ber dos diag­nós­ti­cos en­con­tra­dos. Y am­bos, me te­mo, equi­vo­ca­dos. Des­pués de to­do, hay un cier­to ma­les­tar y desa­so­sie­go, es ver­dad; pe­ro el ni es fru­to de un es­tan­ca­mien­to, ni tam­po­co de un ago­ta­mien­to de la mo­der­ni­za­ción. Se tra­ta, en cam­bio, de un fe­nó­meno que sue­le acom­pa­ñar a pro­ce­sos de mo­der­ni­za­ción rá­pi­da co­mo el que Chi­le ha ex­pe­ri­men­ta­do y que tie­ne, me pa­re­ce, tres com­po­nen­tes: hay des­de lue­go uno ge­ne­ra­cio­nal. La ge­ne­ra­ción en­tre 18 a 24 años es la más es­co­la­ri­za­da de la que nun­ca an­tes hu­bo en la his­to­ria de Chi­le. Y es na­tu­ral que esa ge­ne­ra­ción, más ilus­tra­da y au­tó­no­ma, mi­re con des­dén y por en­ci­ma del hom­bro lo que hi­cie­ron las ge­ne­ra­cio­nes que le an­te­ce­die­ron. Son los hi­jos de la mo­der­ni­za­ción cu­yas ex­pec­ta­ti­vas son, por su­pues­to, más di­ná­mi­cas y exi­gen­tes. Se su­ma a ello el he­cho de que las ma­yo­rías que han ex­pe­ri­men­ta­do el aumento del con­su­mo y del ac­ce­so a la educación, es­pe­ra­ban en­con­trar en los bie­nes a los que aho­ra ac­ce­den la dis­tin­ción que pro­veían cuan­do so­lo una mi­no­ría ac­ce­día y ellos los mi­ra­ban a la dis­tan­cia. Pe­ro ocu­rre que esos bie­nes (los cer­ti­fi­ca­dos uni­ver­si­ta­rios, el ac­ce­so a cier­tos bie­nes es­ta­tu­ta­rios co­mo el au­to­mó­vil, et­cé­te­ra) pier­den esa au­ra cuan­do son de ma­yo­rías y eso es una cau­sa muy im­por­tan­te de desa­so­sie­go y frus­tra­ción. Y en fin, se en­cuen­tra el he­cho de que las so­cie­da­des que se mo­der­ni­zan vi­ven siem­pre en una dia­léc­ti­ca de pro­gre­so y de­silu­sión por­que tran­si­tan de de­seo en de­seo y no, co­mo a ve­ces se cree, de sa­tis­fac­ción en sa­tis­fac­ción. Nin­gu­na de esas co­sas re­ve­lan es­tan­ca­mien­to o ago­ta­mien­to.

Us­ted di­jo ha­ce días en el se­mi­na­rio que el ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra bien pue­de ga­nar esta elec­ción, pe­ro que es po­co pro­ba­ble que la de­re­cha lo­gre “cu­rar las he­ri­das” de es­te pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción...

Bueno es lo mis­mo que aca­ba­mos de ver. Si Pi­ñe­ra pien­sa que to­do lo que hay que ha­cer es di­na­mi­zar la eco­no­mía, las co­sas irán me­jor, sin du­da, pe­ro las fuen­tes del desa­so­sie­go se­gui­rán allí. Lo que me pa­re­ce más bien -y fue es­to lo que plan­teé en ese se­mi­na­rio- es que en los tiem­pos que vie­nen se re­que­ri­rá, sin du­da, bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pe­ro so­bre to­do se re­que­ri­rá de la Po­lí­ti­ca, así, con ma­yús­cu­la: de la ca­pa­ci­dad de orien­tar y con­te­ner las ex­pec­ta­ti­vas de las per­so­nas ape­lan­do a su in­te­li­gen­cia y su ra­cio­na­li­dad; de con­fe­rir re­co­no­ci­mien­to a los nue­vos gru­pos me­dios que se sien­ten en una si­tua­ción de tránsito, y de ela­bo­rar un pro­yec­to que sea ca­paz de dis­tin­guir en­tre las de­sigual­da­des me­re­ci­das que son pro­duc­to del mé­ri­to y del es­fuer­zo per­so­nal y las de­sigual­da­des in­me­re­ci­das que se de­ben a la he­ren­cia o a cua­li­da­des ads­cri­tas que na­da tie­nen que ver con el desem­pe­ño. Las so­cie­da­des pa­ra fun­cio­nar re­quie­ren po­lí­ti­cas pú­bli­cas bien di­se­ña­das, no ca­be du­da, pe­ro tam­bién re­quie­ren de bue­na Po­lí­ti­ca, de esa di­men­sión sim­bó­li­ca de la vi­da com­par­ti­da que en al­gu­nos mo­men­tos so­lo la Po­lí­ti­ca es ca­paz de pro­veer.

¿Y el Fren­te Am­plio, cu­yo diag­nós­ti­co sur­ge de un su­pues­to “ma­les­tar so­cial”, se­rá ca­paz de re­pre­sen­tar a es­tos sec­to­res me­dios de los que us­ted ha­bla?

Me pa­re­ce que no. Por el con­tra­rio, creo que esos diag­nós­ti­cos es­tán muy dis­tan­tes de la sen­si­bi­li­dad de esos gru­pos me­dios cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca es el an­he­lo de bie­nes es­ta­tu­ta­rios, el or­gu­llo por su tra­yec­to­ria vi­tal y la re­nuen­cia a ad­he­rir a sue­ños co­lec­ti­vos.

La fran­ja elec­to­ral -de am­bos con­glo­me­ra­dos­ha es­ta­do mar­ca­da por es­tos “sue­ños co­lec­ti­vos”...

Son dis­cur­sos muy som­bríos, que re­tra­tan a Chi­le co­mo si fue­ra una es­pe­cie de reino de la in­jus­ti­cia, de la de­sigual­dad, de la ex­plo­ta­ción, en el ca­so del Fren­te Am­plio; o co­mo si Chi­le fue­ra un país me­dio­cre, es­tan­ca­do, em­pe­ña­do en dis­pa­rar­se en los pies co­mo lo mues­tra Chi­le Va­mos. Y no es ni lo uno ni lo otro. Ni so­mos un país de­seo­so de vi­vir co­mo si ha­bi­tá­ra­mos una es­pe­cie de com­pac­to arre­ci­fe de co­ral, to­dos uni­dos, cohe­sio­na­dos, igua­les, ni so­mos tam­po­co una so­cie­dad so­lo preo­cu­pa­da de la me­ra in­di­vi­dua­li­dad. So­mos una so­cie­dad bas­tan­te ra­zo­na­ble, con per­so­nas sa­tis­fe­chas en tér­mi­nos ge­ne­ra­les con su vi­da per­so­nal, con gru­pos so­cia­les que cuan­do se mi­ran in­ter­ge­ne­ra­cio­nal­men­te ex­pe­ri­men­tan o han ex­pe­ri­men­ta­do un gran as­cen­so y los pro­ble­mas que pa­de­ce­mos son tí­pi­cos de una so­cie­dad de cla­se media, que ha ele­va­do su in­gre­so y dis­mi­nui­do la po­bre­za y que ha cam­bia­do sus ex­pec­ta­ti­vas, y me pa­re­ce que he­mos leí­do mal: en el afán de ex­tre­mar las co­sas, nos es­ta­mos des­li­zan­do ha­cia diag­nós­ti­cos pro­fun­da­men­te erró­neos y ya sa­be­mos lo que pro­du­cen los diag­nós­ti­cos erró­neos, pro­du­cen ma­las po­lí­ti­cas y tro­pie­zos.

“Me atre­vo a au­gu­rar que en la si­guien­te elec­ción el Fren­te Am­plio va a es­tar muy por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas”.

“Cuan­do se le pre­gun­ta por su pro­gra­ma y la res­pues­ta es que lo va a ha­cer en diá­lo­go con la ciu­da­da­nía, es una for­ma en­tre po­pu­lis­ta y ob­via”.

¿Cuán­to pier­de el con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta, a su juicio, al no es­tar en las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les?

Pier­de me­nos de lo que pu­do pen­sar­se an­tes de que la cam­pa­ña co­men­za­ra. Si la cam­pa­ña -es­pe­cial­men­te de la de­re­cha- hu­bie­ra si­do más ra­cio­nal, con ma­yor sen­ti­do de leal­tad en­tre sus miem­bros y ape­lan­do a los gru­pos de los que he­mos ha­bla­do, la au­sen­cia de la Nue­va Ma­yo­ría ha­bría si­do un desas­tre. Pe­ro ha si­do tan ma­lo el desem­pe­ño de la de­re­cha, por mo­men­tos tan ver­gon­zo­so el es­pec­tácu­lo que han da­do (Pi­ñe­ra he­cho un ma­no­jo de tics y con un dis­cur­so ma­qui­nal; Kast a ve­ces bal­bu­cean­te y muy in­for­mal; Os­san­dón agresivo y ro­zan­do lo vul­gar), que es­tar al mar­gen de eso pue­de ser, si se lo apro­ve­cha bien, ca­si un ac­ti­vo.

¿Con­si­de­ra us­ted que esta elec­ción es­tá abier­ta, o “lí­qui­da” co­mo se ha di­cho y que cual­quier co­sa pue­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.