De la im­pug­na­ción al cam­bio

La Tercera - - Temas De Hoy - Por Jor­ge Sharp y Ro­dri­go Ruiz

La irrup­ción del Fren­te Am­plio ocu­rre en ple­na cri­sis de la cen­troiz­quier­da. La alian­za que die­ra for­ma a la sa­li­da de la dic­ta­du­ra, “la coa­li­ción de go­bierno más exi­to­sa de la his­to­ria po­lí­ti­ca de Chi­le”, hoy cae en pi­ca­da sin na­da que la de­ten­ga. Con su cri­sis, y con la in­ca­pa­ci­dad de una de­re­cha que ha­ce unos días nos ob­se­quió el tris­te es­pec­tácu­lo de su de­ba­te te­le­vi­si­vo, se po­ne en la pa­les­tra el de­cli­ve de to­da la es­truc­tu­ra que dio so­por­te al mo­de­lo neo­li­be­ral. De esa suer­te, tal co­mo la co­no­ci­mos en los úl­ti­mos 27 años, la po­lí­ti­ca bi­no­mi­nal, con su eli­tis­mo y sus ma­las prác­ti­cas, ha co­men­za­do a ter­mi­nar­se. Se con­fi­gu­ra pues, una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca.

Por aho­ra, las fuer­zas que desatan di­chos cam­bios es­tán anida­das en el in­te­rior de am­bas coa­li­cio­nes. Es la fa­ti­ga de sus acuer­dos y de sus fuer­zas ini­cia­les lo que las de­bi­li­ta. Que­da, por tan­to, abier­ta la pre­gun­ta por el Fren­te Am­plio. Que­da por sa­ber si nues­tra alian­za se con­ver­ti­rá o no en agen­te de un cam­bio más pro­fun­do en la po­lí­ti­ca chi­le­na. Esa es a nuestro juicio la ta­rea ma­yor del Fren­te Am­plio en el se­gun­do tiem­po que vie­ne. To­mar su fuer­za as­cen­den­te, y pa­sar de la im­pug­na­ción a la trans­for­ma­ción, des­ple­gar­se co­mo ac­tor con ca­pa­ci­dad de in­ci­dir so­bre la cri­sis de la cen­troiz­quier­da.

Pe­ro aun más que ello. Por­que no nos sir­ve reor­de­nar las pie­zas y man­te­ner las re­glas del jue­go. Si hay un ras­go de la po­lí­ti­ca de es­tos años que ne­ce­si­ta­mos su­pe­rar, es su eli­ti­za­ción, su en­cie­rro en cú­pu­las que se au­to­asig­na­ban el lu­gar de “la co­ci­na”, pre­ten­dien­do que la de­mo­cra­cia se ma­ne­ja­ba me­jor en­tre po­cos, sin ma­yo­rías efec­ti­vas, a car­go de unos pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos muy ca­pa­ci­ta- dos, a los que ha­bía que de­jar ope­rar pro­te­gi­dos y dis­tan­tes del can­dor in­ge­nuo de las mul­ti­tu­des.

Así cons­tru­ye­ron su dis­cur­so de la go­ber­na­bi­li­dad y la ma­du­rez cí­vi­ca, cual vir­tud de una es­pe­cie de nue­va aris­to­cra­cia que se ad­ju­di­ca­ba el go­bierno en li­ci­ta­cio­nes cada cua­tro años. Des­de ese sen­ti­do co­mún im­pug­nan sus per­so­ne­ros la ca­pa­ci­dad de go­ber­nar del Fren­te Am­plio, se­ña­lan­do su inex­pe­rien­cia y su fal­ta de tra­yec­to­ria tec­no­crá­ti­ca. Co­mo si la go­ber­na­bi­li­dad no fuese una cues­tión po­lí­ti­ca, co­mo si de­pen­die­ra más del do­mi­nio de unas téc­ni­cas im­por­ta­das des­de el nor­te que de la for­ta­le­za de la alian­za so­cial y po­lí­ti­ca del nue­vo pro­yec­to. Co­mo si efec­ti­va­men­te go­ber­nar fuese ne­go­ciar más que im­pul­sar un pro­yec­to, tran­sar más que es­cu­char a las ma­yo­rías y cons­truir con ellas un nue­vo pro­yec­to de país, co­mo si se tra­ta­ra pa­ra no­so­tros de ad­mi­nis­trar lo mis­mo y no de go­ber­nar, sí, pe­ro go­ber­nar un pro­ce­so de cam­bios. Si al­can­zar el go­bierno tie­ne un sen­ti­do, es go­ber­nar cons­tru­yen­do ma­yo­rías, es abrir los cau­ces de la ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción de mi­llo­nes de chi­le­nas y chi­le­nos ex­clui­dos, a los que ya no se les es­cu­cha. Por el con­tra­rio, cons­truir una nue­va coa­li­ción y al­can­zar vic­to­rias por­cen­tua­les pa­ra re­cla­mar un lu­gar en el ma­pa de la po­lí­ti­ca sor­da, no nos atrae.

El Fren­te Am­plio ha de­mos­tra­do ya, con cre­ces, que es ca­paz de avan­zar em­pe­ci­na­do con el vien­to en con­tra. La se­gun­da par­te del año trae la opor­tu­ni­dad de cons­truir con más fuer­za en los te­rri­to­rios, for­ta­le­cer el pro­ta­go­nis­mo de las ciu­da­des y pue­blos, con las cien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que allí in­ter­pre­tan a la gen­te, de mo­do de su­pe­rar el signo eli­tis­ta de la po­lí­ti­ca ac­tual, y pro­yec­tar una nue­va fuer­za cons­ti­tu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.