Po­de­ro­sí­si­mas ra­zo­nes

La Tercera - - Temas De Hoy - Por Gonzalo Blu­mel

No ten­go du­da que hay po­de­ro­sí­si­mas ra­zo­nes pa­ra no ir a vo­tar es­te do­min­go a las elec­cio­nes pri­ma­rias. Por pri­me­ra vez Chi­le ju­ga­rá la fi­nal de un tor­neo de la FIFA que reúne a las me­jo­res se­lec­cio­nes de los cin­co con­ti­nen­tes. Bus­ca­re­mos el pri­mer triun­fo ofi­cial an­te Ale­ma­nia. In­clu­so, existe la iné­di­ta po­si­bi­li­dad de ser ca­be­za de se­rie de la pró­xi­ma co­pa del mundo. Im­pre­sio­nan­te. Y to­do es­to acom­pa­ña­do de un asa­do y una mag­ní­fi­ca siesta, co­mo lo su­gi­rie­se con po­ca muy gra­cia re­pu­bli­ca­na Ale­jan­dro Gui­llier.

Pe­ro hay a lo me­nos cin­co po­de­ro­sí­si­mas ra­zo­nes pa­ra sí ir a vo­tar. La pri­me­ra: es­tas pri­ma­rias se­rán un ba­ró­me­tro de la vi­sión que pre­do­mi­na en Chi­le. Aun­que no es­ta­rá la Nue­va Ma­yo­ría, si es­ta­rán sus hi­jos, el Fren­te Am­plio. Y am­bos coin­ci­den, con ma­ti­ces, en un pun­to co­mún. Con­ci­ben nues­tra tra­yec­to­ria re­cien­te co­mo al­go os­cu­ro y som­brío, pa­re­ci­do a un frau­de, que nos tie­ne al bor­de de una frac­tu­ra so­cial. Al fren­te, en cam­bio, es­ta­re­mos aque­llos que, asu­mien­do que hay se­ve­ras ca­ren­cias, mi­ra­mos la his­to­ria con más or­gu­llo que opro­bio. Aque­llos que cree­mos que el op­ti­mis­mo tie­ne más fun­da­men­tos que el pe­si­mis­mo.

La se­gun­da ra­zón es más de es­ti­lo: de­ci­di­re­mos si re­to­mar un re­for­mis­mo res­pon­sa­ble o per­sis­tir en uno más utó­pi­co y re­fun­da­cio­nal. El pri­me­ro, im­per­fec­to y me­nos épi­co, per­mi­tió tres dé­ca­das de al­to pro­gre­so so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co. El se­gun­do, lla­ma­ti­vo pe­ro in­con­du­cen­te, nos tie­ne su­mi­dos ha­ce tres años en un se­ve­ro es­tan­ca­mien­to. No so­lo por­que el país no crez­ca o no cree em­pleos. Sino tam­bién por­que de­rrum­bó la con­fian­za en no­so­tros mis­mos. El di­le­ma se­rá en­tre man­te­ner o ace­le­rar la re­tro­ex­ca­va­do­ra, o bien, re­to­mar la sa­na tra­di­ción re- pu­bli­ca­na de bus­car acuer­dos am­plios y ob­je­ti­vos com­par­ti­dos. El ma­xi­ma­lis­mo de Atria o el gra­dua­lis­mo de Boe­nin­ger.

La ter­ce­ra ra­zón es so­bre el des­tino. Si se­gui­mos per­si­guien­do un úni­co fin que so­me­ta al res­to, la de­sigual­dad, o por el con­tra­rio, si asu­mi­mos que las so­cie­dad mo­der­nas y com­ple­jas, co­mo lo acon­se­ja­ba Isaiah Ber­lin, de­ben com­pa­ti­bi­li­zar una plu­ra­li­dad de ob­je­ti­vos, co­mo la per­se­cu­ción de ma­yo­res ni­ve­les de li­ber­tad, jus­ti­cia, pro­gre­so y so­li­da­ri­dad.

La cuar­ta ra­zón son las prio­ri­da­des. Es co­sa de leer los pro­gra­mas de go­bierno. En el de las iz­quier­das ac­tua­les, co­mo el Fren­te Am­plio o la Nue­va Ma­yo­ría, ya no que­da ca­si na­da de lo que so­lían bus­car las so­cial­de­mo­cra­cias mo­der­nas. Por al­go la des­co­no­ci­da al ex Pre­si­den­te La­gos. Aho­ra abun­dan las asam­bleas cons­ti­tu­yen­tes, to­do ti­po de nue­vos tri­bu­tos, con­tro­les cam­bia­rios de mu­seo o, in­clu­so, ex­cén­tri­cos tre­nes rá­pi­dos que atra­vie­san gran­des que­bra­das y cor­di­lle­ras co­mo por ar­te de ma­gia. La de­re­cha, en cam­bio, so­bre sus pro­pias y va­ria­das tra­di­cio­nes es­tá apun­tan­do al cen­tro. Por eso pro­po­ne re­to­mar ban­de­ras co­mo re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to, me­jo­rar la sa­lud y la educación, o re­du­cir la de­lin­cuen­cia, pe­ro su­man­do nue­vos desafíos co­mo la in­fan­cia, la ca­li­dad de vi­da de las fa­mi­lias o las po­lí­ti­cas so­cia­les pa­ra la cla­se media.La quin­ta y úl­ti­ma ra­zón es, po­si­ble­men­te, la más po­de­ro­sa. Es­te do­min­go re­sol­ve­re­mos si abrir o ce­rrar las puer­tas al po­pu­lis­mo, sean de iz­quier­das o de­re­chas. De Po­de­mos o de Trump. Por­que es la ma­yor ame­na­za que en­fren­tan las de­mo­cra­cias mo­der­nas. Y una vez que se im­preg­na, cues­ta de­ma­sia­do erra­di­car­lo. Por eso, es­te do­min­go, ten­dre­mos po­de­ro­sí­si­mas ra­zo­nes. Pa­ra ver el fut­bol. Y pa­ra vo­tar por Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.