Pla­ne­ta fút­bol

La Tercera - - Opinión - An­drés Be­ní­tez Ingeniero co­mer­cial

CHI­LE VA­MOS vs. Va­mos Chi­le pa­re­ce ser el ver­da­de­ro par­ti­do de es­te do­min­go. En un país don­de ya cues­ta que la gen­te vo­te, el que la Se­lec­ción jue­gue la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes el mis­mo do­min­go le agre­ga un problema adi­cio­nal. Es cier­to, teo­ría, una co­sa no im­pi­de la otra. Uno per­fec­ta­men­te pue­de vo­tar y ver el par­ti­do. Pe­ro, en la prác­ti­ca, sa­be­mos que no po­cos van a des­per­tar ese día en

“mo­do fút­bol”, una pa­to­lo­gía que im­pi­de ha­cer dos co­sas al mis­mo tiem­po.

“Pri­me­ro es­tá Chi­le”, di­jo al­guien jus­ti­fi­can­do su ne­ga­ti­va a vo­tar el do­min­go. Cla­ro, la ra­zón in­di­ca que lo que se jue­ga en las pri­ma­rias es mu­cho más im­por­tan­te pa­ra Chi­le que un par­ti­do de fút­bol, por muy fi­nal que sea. Pe­ro, la pasión in­di­ca otra co­sa. Por­que si fue­ra un par­ti­do po­lí­ti­co, la “ma­rea ro­ja” se­ría por le­jos el más gran­de del país. Com­pe­tir con ella es muy di­fí­cil.

Tam­po­co hay que po­ner­se gra­ve. És­te no es un te­ma que so­lo afec­te a Chi­le. Por al­go no hay país en el pla­ne­ta que se atre­va a ha­cer com­pe­tir una elec­ción con una fi­nal de fút­bol. So­lo el azar pro­vo­có una si­tua­ción que pa­re­ce con­tra­dic­to­ria en sí mis­ma. Por­que el par­ti­do no so­lo ame­na­za la con­vo­ca­to­ria a las pri­ma­rias. Tam­bién al pro­ta­go­nis­mo. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, por ejem­plo, ten­drán que di­vi­dir­se. En un día nor­mal, las elec­cio­nes co­pa­rían la agen­da no­ti­cio­sa. Aho­ra ten­drán dos fren­tes. Pe­ro sa­ben que el due­ño del ra­ting se­rá el fút­bol. Y si Chi­le ga­na, el ti­tu­lar prin­ci­pal ya sa­be­mos cuál se­rá. Y, de se­gu­ro, ha­brá más es­pa­cio de­di­ca­do a aque­llo que al re­sul­ta­do de las elec­cio­nes.

Tam­po­co ayu­da en to­do es­to, frases cé­le­bres co­mo la de Ale­jan­dro Gui­llier – al­go que ya es tra­di­cio­nal de él-, cua­nCON do lla­mó a sus ad­he­ren­tes a que pre­pa­ren bien el asa­do y des­pués duer­man siesta. Es cier­to que su sec­tor no par­ti­ci­pa de las pri­ma­rias, pe­ro es un co­men­ta­rio que no co­rres­pon­de a un po­lí­ti­co. Pri­me­ro, por­que él era el prin­ci­pal defensor de las pri­ma­rias y a él le hu­bie­ra en­can­ta­do es­tar en la pa­pe­le­ta. Se­gun­do, por­que se es­pe­ra de una per­so­na que as­pi­ra a ser candidato pre­si­den­cial una cier­ta vi­sión país, que ya sa­be­mos Gui­llier ca­re­ce. En su­ma, si él va es­tar dur­mien­do siesta ese día, quie­re de­cir que en­tien­de po­co o na­da. Lo que su­ce­da el do­min­go en las pri­ma­rias es fun­da­men­tal pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes. No hay que ser muy lis­to pa­ra en­ten­der aque­llo.

Bueno, pe­ro si uno quie­re ver el va­so me­dio lleno, el fút­bol pue­de ayu­dar a las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio. Si vo­ta po­ca gen­te, po­drán te­ner co­mo ex­cu­sa el par­ti­do. Nun­ca sa­bre­mos si ello fue ver­dad, pe­ro al me­nos ser­vi­rá pa­ra pro­te­ger­los de una ba­ja con­vo­ca­to­ria. Pe­ro si su­ce­de lo con­tra­rio, es de­cir, la gen­te sa­le a vo­tar igual en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, en­ton­ces se­rá un do­ble triun­fo. Po­drán de­cir que su ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria es tal, que in­clu­so pu­die­ron su­pe­rar la ad­ver­si­dad de un par­ti­do de fút­bol.

Y to­do es­to ha­bla de una so­la co­sa: en cual­quier es­ce­na­rio, el gran per­de­dor del do­min­go si­gue sien­do la Nue­va Ma­yo­ría, que se fa­rreó las pri­ma­rias. Ellos son los úni­cos que, co­mo Gui­llier, pa­re­cen es­tar en una siesta sin fin.

El fút­bol pue­de ayu­dar a las pri­ma­rias. Si vo­tan po­cos, po­drán te­ner co­mo ex­cu­sa el par­ti­do. Y si su­ce­de lo con­tra­rio, se­rá un do­ble triun­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.