Arre­pen­ti­mien­tos

La Tercera - - Opinión - Al­fre­do Jo­celyn-Holt His­to­ria­dor

CUES­TA SOPESAR la re­cien­te de­cla­ra­ción de Ba­che­let, pi­dien­do per­dón al pue­blo ma­pu­che por “erro­res y ho­rro­res” pa­sa­dos, co­me­ti­dos o to­le­ra­dos por el Es­ta­do. La pri­me­ra im­pre­sión que pro­du­ce es que es­ta­ría­mos an­te un he­cho ca­pi­tal; los ac­tos de con­tri­ción su­po­nen un do­lor y te­mor pro­fun­dos: an­gus­tia por ha­ber pe­ca­do y mie­do a con­de­nar­se pa­ra siem­pre de no re­pa­rar el da­ño cau­sa­do. Podría creer­se tam­bién, que con es­to, por fin, la his­to­ria cam­bió, ha­bién­do­se he­cho jus­ti­cia, po­nien­do las co­sas en su de­bi­do lu­gar, sal­ván­do­nos.

Un mí­ni­mo de rea­lis­mo ha­ce acon­se­ja­ble, sin em­bar­go, ate­rri­zar el asunto. Na­da ha­ce pen­sar que es­te go­bierno, de re­pen­te, se ha vuel­to pia­do­so. Las dis­tin­tas par­tes en el con­flic­to no se van a con­ten­tar con que les ofrez­can con­mi­se­ra- ción. Nin­gu­na de las fuer­zas en con­tien­da ha ala­ba­do a nues­tros go­bier­nos por su ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad pa­ra so­lu­cio­nar el problema en jue­go. Los dos de Ba­che­let, pa­ra na­da una excepción, y me­nos es­te úl­ti­mo en re­ti­ra­da, ob­se­sio­na­dos en La Mo­ne­da con ha­cer apa­re­cer a la Pre­si­den­ta ha­cien­do al­go, cual­quier co­sa. Lo más pro­ba­ble, mar­can­do la can­cha fu­tu­ra en ca­so de que­dar fue­ra, se les co­bre cuen­tas, y ten­gan que in­ven­tar­se al­gu­na cau­sa pa­ra se­guir avi­van­do el pro­ce­so de “re­for­mas”, su­pues­ta­men­te su con­tri­bu­ción his­tó­ri­ca. Lo vi­mos el 2011 con la educación, tam­bién un nu­do cie­go, pe­ro ¿a la es­ca­la in­fla­da en que ter­mi­nó?

Si al­go he­mos apren­di­do de esta úl­ti­ma ad­mi­nis­tra­ción es que im­por­ta más quien ma­ne­ja la agen­da de dis­cu­sión que quien go­bier­na. No exis­ten los go­bier­nos cien por cien­to po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, a no ser dic­ta­du­ras, al­gu­nas so­la­pa­das (e. g. Ve­ne­zue­la). Sí exis­ten, en cam­bio, fuer­zas vi­vas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas que di­cen ser por­ta­vo­ces de ha­cia dón­de va la his­to­ria, aun­que en un mundo tan con­fun­di­do y sin sen­ti­do, no ati­nen a otra co­sa que a un cam­bio, cual­quier cam­bio, en la lí­nea ésa de “yo pre­fie­ro el caos a esta si­tua­ción tan char­cha” que le ve­ni­mos es­cu­chan­do a Mau­ri­cio Re­do­lés des­de ha­ce 30 años. Por tan­to, de no “po­si­cio­nar­se” se­gún esta ló­gi­ca al­go de­ses­pe­ra­da, se que­da fue­ra uno de to­da pis­ta po­lí­ti­ca biem­pen­san­te; el pro­gre­sis­mo ra­di­ca­li­za­do de es­tos años lo con­fir­ma.

Por tan­to, lo de Ba­che­let ca­be to­mar­se en se­rio en un plano es­tric­ta­men­te con­tin­gen­te. No va­ya a creer­se que sen­tó cá­te­dra his­tó­ri­ca con sus di­chos, tam­po­co es que ha­ya si­do es­pe­cial­men­te va­lien­te. Se­gún el his­to­ria­dor John Lu­kacs, ha­ber sos­te­ni­do que un ne­gro era igual a un blan­co en un mi­tin del Ku Klux Klan en 1915 no es lo mis­mo que ha­ber­lo afir­ma­do en marchas an­ti­rra­cis­tas de los años 1970. Por cier­to, a la his­to­ria le im­por­ta la ver­dad, pe­ro la sa­be esquiva. La ten­ta­ción de im­po­ner una ver­sión úni­ca de lo ver­da­de­ro es más pro­pia de afa­nes cle­ri­ca­les o po­lí­ti­cos que de la his­to­ria (Paul Ri­coeur). Tra­tán­do­se de una dis­ci­pli­na ten­ta­ti­va que tra­ba­ja con hue­llas y re­si­duos (Marc Bloch y Geor­ges Duby), as­pi­ra­ría, a lo sumo, a po­der com­pren­der y ex­pli­car. Y, ¿a ha­cer jus­ti­cia? En ma­te­rias his­tó­ri­cas nun­ca se cie­rra el de­ba­te.

El per­dón de Ba­che­let al pue­blo ma­pu­che se pue­de to­mar en se­rio en un plano es­tric­ta­men­te con­tin­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.