Pa­raí­sos inexis­ten­tes

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Bur­gos Abogado

OCA­SIÓN de un dis­cur­so pro­nun­cia­do por el di­rec­tor del dia­rio El País, An­to­nio Ca­ño, en la inau­gu­ra­ción de los cur­sos de ve­rano de la uni­ver­si­dad del país vas­co, ci­ta­ba al his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Ti­mothy Sny­der: “Aban­do­nar los he­chos es re­nun­ciar a la li­ber­tad. La pos­ver­dad es el pre­fas­cis­mo”. Ca­ño agre­ga­ba: “Es­ta­mos pro­ba­ble­men­te an­te la ma­yor ame­na­za que existe con­tra las de­mo­cra­cias en es­tos mo­men­tos. Por­que la ne­ga­ción de los he­chos o la crea­ción de re­la­tos que sa­tis­fa­cen los pre­jui­cios y el sec­ta­ris­mo, tie­ne un pro­pó­si­to que siem­pre es­tá li­ga­do con el con­trol del po­der”.

Hay que ha­cer reales es­fuer­zos pa­ra evi­tar que tal pe­li­gro­so fe­nó­meno se ins­ta­le en nues­tra so­cie­dad, evi­tar que la ofer­ta de pa­raí­sos inexis­ten­tes, co­mo una fórmula pa­ra na­da inocen­te, de ac­ce­so al po­der, ter­mi­ne cons­ti­tu­yen­do un ca­mino, más bien en ata­jo, acep­ta­ble pa­ra una ma­yo­ría re­la­ti­va aun­que tran­si­to­ria. Ese en­tu­sias­mo pe­li­gro­so pue­de sur­gir en­tre otros fac­to­res de un “re­la­to al gus­to del con­su­mi­dor”.

Es por lo an­te­rior que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble sa­lir al pa­so y de­nun­ciar a aque­llos que en la bús­que­da de las pre­fe­ren­cias pa­ra no­viem­bre próximo se em­pe­ñan en un re­la­to ca­tas­tro­fis­ta, co­mo ba­se esen­cial de jus­ti­fi­ca­ción del pa­raí­so inexis­ten­te que ofrecen.

Di­gá­mos­lo, hoy en Chi­le la eco­no­mía es­tá fun­cio­nan­do si se atien­de a la co­yun­tu­ra re­gio­nal y mun­dial, hay tur­bu­len­cias qué du­da ca­be, pe­ro no in­di­ca­do­res ca­rac­te­rís­ti­cos de una cri­sis eco­nó­mi­ca, in­fla­ción desata­da, cri­sis cam­bia­ria, des­abas­te­ci­mien­to, re­ce­sión. Es cier­to que se re­quie­ren ma­yo­res cer­te­zas y es­fuer­zos pa­ra re­to­mar un rit­mo de cre­ci­mien­to in­clu­si­vo, per­di­do en el úl­ti­mo tiem­po, pe­ro ese mo­men­to vir­tuo­so ja­más sur­gi­rá de pro­pues­tas po­pu­lis­tas o po­co ri­gu­ro­sas, co­mo por ejem­plo aque­lla que pro­po­ne su­pri­mir el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o en una ver­sión me­nos ta­jan­te, sus­ti­tuir­lo por una Cor­te va­ga­men­te de­fi­ni­da.

A pro­pó­si­to de ofer­tas po­pu­lis­tas, eso es la cau­sa de lo que su­ce­de hoy en Ve­ne­zue­la. En nues­tra so­cie­dad las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan, los fiscales cum­plen su pa­pel, tam­bién lo ha­ce el po­der ju­di­cial, la Con­tra­lo­ría, las FF.AA., las po­li­cías, el Ban­co Cen­tral, la pren­sa, etc. El de­ba­te exis­ten­te no ha sa­li­do fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, no ha to­ma­do un ca­rác­ter vio­len­to. Es cier­to que a ve­ces apa­re­ce mar­ca­do por ese tono de cris­pa­ción o exa­ge­ra­ción, pe­ro no lle­ga a ser des­truc­tor del te­ji­do so­cial.

No hay jus­ti­fi­ca­ción real, ni da­tos se­rios pa­ra in­ten­tar co­men­zar a fo­jas ce­ro, ni mu­cho me­nos pa­ra pro­gra­mas o pro­pues­tas des­ti­na­das a des­truir lo mu­cho avan­za­do. Sin ir más le­jos, la se­ma­na pa­sa­da la pren­sa in­for­ma­ba -des­ta­ca­ba se­ría mu­cho de­cir-, que Chi­le se­guía li­de­ran­do el Índice de Pro­gre­so So­cial (IPS) en Amé­ri­ca La­ti­na; va­rios pues­tos más aba­jo era po­si­ble en­con­trar al país que lo si­gue, Uru­guay.

Qué du­da ca­be que te­ne­mos pro­ble­mas y al­gu­nos grue­sos; po­dre­mos des­ti­nar otras co­lum­nas a con­ver­sar so­bre ellos: cri­sis de con­fian­za en los po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, de­sigual­da­des per­sis­ten­tes. Sin em­bar­go, cree­mos que na­da jus­ti­fi­ca que triun­fa­ra la te­sis de que na­da bueno ha pa­sa­do en Chi­le en las úl­ti­mas tres dé­ca­das. Eso se­ría una muy ma­la no­ti­cia. Los da­tos ob­je­ti­vos no di­cen eso; por más em­pe­ño que pon­gan los ven­de­do­res de ilu­sio­nes, de pa­raí­sos inexis­ten­tes, aque­llo no es que sue­la ter­mi­nar mal, siem­pre ter­mi­na mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.