Toma del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal

La Tercera - - Opinión -

LUE­GO DE un mes en toma, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal fue des­alo­ja­do la ma­dru­ga­da del vier­nes. Pos­te­rior­men­te, fue nue­va­men­te to­ma­do por par­te del alum­na­do, por lo que no es cla­ro que la nor­ma­li­dad vuel­va al re­cin­to a par­tir del próximo día lu­nes.

Las ra­zo­nes que en­tre­gan los alum­nos pa­ra man­te­ner la toma son sus pro­pias vo­ta­cio­nes que res­pal­dan tal me­di­da. Sin em­bar­go, no es vá­li­do que un gru­po de es­tu­dian­tes –aun sien­do ma­yo­ri­ta­rio- de­ci­da coar­tar el de­re­cho que tie­ne el res­to de los alum­nos a es­tu­diar. Esta mal en­ten­di­da de­mo­cra­cia, en don­de un gru­po aplas­ta los de­re­chos del res­to, no pue­de se­guir ope­ran­do. Así co­mo no se jus­ti­fi­ca la agre­sión fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca a una per­so­na por el so­lo he­cho de que ha­ya si­do ob­je­to de una de­ci­sión ma­yo­ri­ta­ria, im­pe­dir que un li­ceo fun­cio­ne pa­ra vi­si­bi­li­zar cier­tas de­man­das es ab­sur­do. Por en­de, las au­to­ri­da­des de­ben to­mar me­di­das pa­ra evi­tar un nue­vo año per­di­do pa­ra los mi­les de es­tu­dian­tes afec­ta­dos.

Aun­que en es­tas pá­gi­nas se ha de­fen­di­do la de­ci­sión del al­cal­de de San­tia­go de fre­nar es­te ti­po de pro­tes­tas y res­pon­sa­bi­li­zar a los me­no­res y sus apo­de­ra­dos por los des­tro­zos que tí­pi­ca­men­te se ge­ne­ran du­ran­te las to­mas, en el ca­so del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal es­to no se ha cum­pli­do a ca­ba­li­dad. Ya se acu­mu­lan de­ma­sia­dos días de cla­ses per­di­dos, por lo que el dis­cur­so de­be ir de la mano de ac­cio­nes más con­cre­tas, co­mo es so­li­ci­tar rá­pi­da­men­te el des­alo­jo de los es­ta­ble­ci­mien­tos to­ma­dos y cada vez que ello se pro­duz­ca. Por su par­te, el Mi­nis­te­rio de Educación de­be ser se­ve­ro en no pa­gar las sub­ven­cio­nes por las cla­ses per­di­das o que no se re­cu­pe­ren efec­ti­va­men­te, de mo­do que tan­to el mu­ni­ci­pio co­mo las mis­mas au­to­ri­da­des del li­ceo y sus pro­fe­so­res pre­sio­nen a quie­nes es­tán de­trás de las to­mas pa­ra que bus­quen formas le­gí­ti­mas de pre­sen­tar sus de­man­das.

Co­men­te en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.