Mo­nu­men­tos na­cio­na­les en Vi­lla San Luis

La Tercera - - Correo - Rai­mun­do Li­ra Val­dés

Se­ñor di­rec­tor:

A quie­nes nos preo­cu­pa el desa­rro­llo ur­bano y la trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos nor­ma­ti­vos que de­fi­nen los pla­nos re­gu­la­do­res y las nor­mas que ri­gen el ám­bi­to in­mo­bi­lia­rio, lla­ma la aten­ción que el Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les (CMN) ha­ya to­ma­do la de­ci­sión de de­cla­rar Mo­nu­men­to Na­cio­nal los dos edi­fi­cios a me­dio de­mo­ler del Lo­te 18A-1 de la Vi­lla San Luis de Las Con­des, anu­lan­do el an­te­pro­yec­to apro­ba­do por la Di­rec­ción de Obras de ese mu­ni­ci­pio.

No se en­tien­de que des­pués de años de aban­dono de los edi­fi­cios y su en­torno, jus­to an­tes de ini­ciar el pro­ce­so del desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio apro­ba­do, el CMN prác­ti­ca­men­te ex­pro­pie el te­rreno adu­cien­do ra­zo­nes de me­mo­ria his­tó­ri­ca.

Exis­ten me­jo­res formas de con­ci­liar la me­mo­ria con un desa­rro­llo ur­bano con­tem­po­rá­neo, que en­fren­tar­se en una dispu­ta que to­ma­rá años. Por mien­tras, se­gui­re­mos con­tem­plan­do el de­te­rio­ro de las cons­truc­cio­nes aban­do­na­das, co­mo ha si­do el des­tino de mu­chos edi­fi­cios de­cla­ra­dos mo­nu­men­tos na­cio­na­les.

Es de es­pe­rar que el Mi­nis­te­rio de Educación, que tie­ne en sus ma­nos la dic­ta­ción del de­cre­to, pue­da en­men­dar esta de­ci­sión sin de­bi­li­tar la cer­te­za ju­rí­di­ca que de­be re­gir en la pla­ni­fi­ca­ción y el desa­rro­llo ur­bano. Se­ñor di­rec­tor:

De­cla­rar Mo­nu­men­to Na­cio­nal las rui­nas de la Vi­lla San Luis en Las Con­des se­ría lo mis­mo que, en el fu­tu­ro, se de­ci­die­ra ha­cer­lo con las ca­sas Co­pe­va en Puen­te Al­to. y re­pu­bli­cano, y que se ma­ne­ja des­de esa po­lí­ti­ca que ya no que­re­mos: la que so­lo bus­ca el po­der.

Chi­le ne­ce­si­ta po­lí­ti­cos que apor­ten con con­te­ni­dos y cu­yo ob­je­ti­vo sea te­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas de ca­li­dad. Por eso lla­mo a la eli­te po­lí­ti­ca a apor­tar cuan­do se co­mu­ni­ca con su en­torno. Y si no apor­ta, es me­jor ca­llar. con fre­cuen­cia caen en in­con­gruen­cias y fa­la­cias ar­gu­men­ta­ti­vas; pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas que ex­ce­den el mar­gen de lo que es po­si­ble rea­li­zar en un go­bierno; can­di­da­tos que des­co­no­cen as­pec­tos esen­cia­les mí­ni­mos pa­ra la in­ves­ti­du­ra a la que as­pi­ran; en fin, po­dría­mos se­guir su­man­do ele­men­tos y el pa­no­ra­ma se­ría cada vez más tris­te.

Los úl­ti­mos pe­río­dos elec­to­ra­les nos han mos­tra­do los peo­res ras­gos de la po­lí­ti­ca que te­ne­mos. Es­pe­re­mos que sea­mos ca­pa­ces de re­ver­tir la ten­den­cia y vol­va­mos a po­ner el acen­to en los ver­da­de­ros pro­ble­mas de Chi­le, dig­ni­fi­can­do con con­vic­cio­nes, se­rie­dad y com­pro­mi­so la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca: pa­ra que no si­ga­mos cul­pan­do al em­pe­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.