¿Qué pa­sa con el Ser­vi­cio Elec­to­ral?

La Tercera - - Correo -

EL FA­LLO del Tri­cel que re­vier­te de ma­ne­ra uná­ni­me lo re­suel­to por el Con­se­jo del Ser­vi­cio Elec­to­ral (Ser­vel) res­pec­to del par­ti­do Ciu­da­da­nos, vie­ne a ra­ti­fi­car que la ac­tual ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Ser­vel no es­tá dan­do el an­cho an­te las re­for­mas que han bus­ca­do per­fec­cio­nar nues­tra de­mo­cra­cia. El tris­te epi­so­dio de los 500 mil do­mi­ci­lios elec­to­ra­les cam­bia­dos, el errá­ti­co com­por­ta­mien­to fren­te a las pri­ma­rias mu­ni­ci­pa­les y la can­ti­dad de erro­res fren­te a los nue­vos par­ti­dos y el re­fi­cha­je ra­ti­fi­can el pun­to (las ci­fras so­bre Ciu­da­da­nos cam­bia­ron cua­tro ve­ces en tres se­ma­nas). ¿Qué pa­sa con el Ser­vel? Las cau­sas pa­re­cen ser va­rias. Pri­me­ro, el ta­ma­ño de la institución, su pre­su­pues­to y ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas no son acor­des a la ta­reas de la ley 18.556: 1)Ad­mi­nis­trar, su­per­vi­gi­lar y fis­ca­li­zar la ins­crip­ción elec­to­ral, los pa­dro­nes elec­to­ra­les y el ac­to elec­to­ral; 2)Su­per­vi­gi­lar y fis­ca­li­zar el cum­pli­mien­to de las nor­mas so­bre cam­pa­ñas elec­to­ra­les y su fi­nan­cia­mien­to; 3) Su­per­vi­gi­lar y fis­ca­li­zar el cum­pli­mien­to de las nor­mas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Se­gun­do, la opor­tu­ni­dad que sig­ni­fi­ca­ba la exis­ten­cia de un ór­gano di­rec­ti­vo su­pe­rior co­le­gia­do, ter­mi­nó cap­tu­ra­da otra vez en la peor de las prác­ti­cas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos: un Con­se­jo cuo­tea­do y ad­mi­nis­tra­do en la ló­gi­ca bi­no­mi­nal, con po­cos ju­ris­tas es­pe­cia­li­za­dos, que ha lle­va­do al ab­sur­do que al­gu­nos de ellos -so­ció­lo­gos o los in­ge­nie­ros - “cues­tio­nen” es­tos días el fa­llo de los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia en sus ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos. El ex­ce­len­te desem­pe­ño de Pa­tri­cio San­ta­ma­ría o de al­gu­nos de sus miem­bros, so­lo son ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla: mu­chos de ellos es­tán sen­ta­dos ahí por or­den y gra­cia de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Ter­ce­ro, sus cri­te­rios de in­ter­pre­ta­ción siem­pre han ido de fren­te a la na­tu­ra­le­za de nuestro or­den cons­ti­tu­cio­nal: han si­do res­tric­ti­vos a la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral y cer­ce­na­do­res de la li­ber­tad de aso­cia­ción. Es de­cir, en­ten­dien­do que su rol no es in­ter­pre­tar ar­mó­ni­ca­men­te el or­den de­mo­crá­ti­co, sino en­con­trar el obs­tácu­lo regulador. Y cuar­to, pa­re­ce irra­cio­nal que un ser­vi­cio acu­mu­le fun­cio­nes de tan di­ver­sa na­tu­ra­le­za. No tie­ne ló­gi­ca que el ór­gano en­car­ga­do de su­per­vi­gi­lar el pa­drón elec­to­ral, sea el mis­mo que re­gu­la el fun­cio­na­mien­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y fis­ca­li­za el gas­to elec­to­ral. Di­ga­mos que to­do es­to no es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del Ser­vel: la ob­se­sión de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les por te­ner una ley que cui­da­ra sus pri­vi­le­gios con­clu­yó en una nor­ma ex­tra­ña y que re­quie­re exé­ge­tas pa­ra in­ter­pre­tar re­glas tan ab­sur­das co­mo la exis­ten­cia de mi­li­tan­tes “sus­pen­di­dos” por no re­fi­char­se. Ca­si de­li­ran­te. ¿Có­mo avan­zar? lo pri­me­ro pa­re­ce idí­li­co: pe­dir­le a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les que no de­gra­den su fun­cio­na­mien­to a tra­vés del cuo­teo de sus nom­bra­mien­tos y con­ven­cer al Ser­vel que en­tien­da que su rol de­be ser fo­men­tar la ciu­da­da­nía -fa­ci­li­tar el de­re­cho a ele­gir y ser ele­gi­do- no li­mi­tar­lo. Se­gun­do, ha­cer cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les pro­fun­dos. El go­bierno y el Con­gre­so de­ben ha­cer re­for­mas a la bre­ve­dad. Es­tos cam­bios de­ben avan­zar en pa­sar de la au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal del Ser­vel a la crea­ción de dos ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les: el pri­me­ro una Su­pe­rin­ten­dec­nia de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, en­car­ga­da de la re­gu­la­ción, fis­ca­li­za­ción y fun­cio­na­mien­to de los mis­mos, y del con­trol del gas­to elec­to­ral y fi­nan­cia­mien­to de los par­ti-

El fa­llo del Tri­cel res­pec­to al par­ti­do Ciu­da­da­nos, vie­ne a ra­ti­fi­car que la ac­tual ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Ser­vel no es­tá dan­do el an­cho an­te las re­for­mas que han bus­ca­do per­fec­cio­nar nues­tra de­mo­cra­cia.

dos po­lí­ti­cos. Y un se­gun­do ór­gano en­car­ga­do del Pa­drón Elec­to­ral y la su­per­vi­gi­lan­cia de los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Am­bos con di­rec­ti­vos su­pe­rio­res in­de­pen­dien­tes, nom­bra­dos con la par­ti­ci­pa­ción de los tres po­de­res del Es­ta­do y con un perfil pro­fe­sio­nal ade­cua­do al car­go.

El Ser­vel no le es in­di­fe­ren­te a na­die. Bá­si­ca­men­te por­que del sis­te­ma elec­to­ral y de la for­ma en que se or­ga­ni­zan los par­ti­dos po­lí­ti­cos, de­pen­de el Es­ta­do De­mo­crá­ti­co de De­re­cho. Y no po­de­mos dar­nos el gus­to de se­guir fa­llan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.