Rol del Ser­vel en la ins­crip­ción de par­ti­dos

La Tercera - - Correo -

LAS NUE­VAS le­yes so­bre pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos, im­pli­ca­ron una lim­pie­za de sus re­gis­tros de afi­lia­dos por la vía de la re­ins­crip­ción de los par­ti­dos an­ti­guos o el in­cre­men­to del nú­me­ro de afi­lia­dos y re­gio­nes pa­ra los más nue­vos.

Ellas fue­ron apli­ca­das por el Ser­vi­cio Elec­to­ral (Ser­vel) ba­jo un cri­te­rio de uni­for­mi­dad y con­sis­ten­cia pa­ra to­dos los par­ti­dos por igual. La gran ma­yo­ría cum­plió den­tro de los pla­zos con los re­qui­si­tos y for­ma­li­da­des, que eran di­fe­ren­tes se­gún se tra­ta­ra de la re­ins­crip­ción o la ex­ten­sión de los par­ti­dos a nue­vas re­gio­nes.

El re­cien­te fa­llo del Tri­bu­nal Ca­li­fi­ca­dor de Elec­cio­nes (Tri­cel) ha­ce una nue­va in­ter­pre­ta­ción ju­rí­di­ca so­bre la re­vi­sión que el Ser­vi­cio Elec­to­ral de­be ha­cer al cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos le­ga­les en las ins­crip­cio­nes de nue­vos par­ti­dos o de su ex­ten­sión a nue­vas re­gio­nes.

Ella mo­di­fi­ca los cri­te­rios que el Ser­vel ha ve­ni­do apli­can­do por cer­ca de 30 años, des­de la dic­ta­ción de la ley de par­ti­dos po­lí­ti­cos.

El fa­llo no se pro­nun­cia si la re­vi­sión he­cha por el Ser­vel en el ca­so del Par­ti­do Ciu­da­da­nos fue in­co­rrec­ta, sim­ple­men­te nie­ga que di­cha re­vi­sión pro­ce­da ju­rí­di­ca­men­te, a pe­sar de que se tra­ta de re­qui­si­tos le­ga­les que el Ser­vi­cio Elec­to­ral pue­de com­pro­bar con los da­tos de los re­gis­tros que cus­to­dia.

El fa­llo es­ta­ble­ce que los re­qui­si­tos de no es­tar afi­lia­do a otro par­ti­do y el de es­tar ha­bi­li­ta­do pa­ra vo­tar en la re­gión don­de se es­tá ins­cri­bien­do el par­ti­do, no de­ben ser re­vi­sa­dos por el Ser­vel en cuan­to a su cum­pli­mien­to, acep­tan­do sim­ple­men­te co­mo vá­li­das las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de los elec­to­res, a pe­sar de que al Ser­vi­cio Elec­to­ral le cons­te, se­gún los da­tos de sus re­gis­tros, que ellas son in­vá­li­das, in­co­rrec­tas y tie­nen una fal­se­dad ideo­ló­gi­ca ya sea por error in­vo­lun­ta­rio del elec­tor o por una ac­ti­tud do­lo­sa.

Las con­se­cuen­cias de lo an­te­rior son gra­ves.

El Tri­cel per­mi­te que un afi­lia­do ya ins­cri­to en un par­ti­do pue­da con­cu­rrir a la for­ma­ción de otro, sin re­nun­cia es­cri­ta al pri­me­ro y a pe­sar de que la ley de­cla­re nu­la la nue­va afi­lia­ción.

Se im­pi­de al Ser­vi­cio Elec­to­ral re­vi­sar y re­cha­zar un ac­to evi­den­te­men­te nulo, per­mi­tien­do la do­ble mi­li­tan­cia, al­go que la ley tam­bién prohí­be.

El fa­llo tam­bién im­pi­de al Ser­vel po­der re­vi­sar si el nue­vo afi­lia­do es­tá real­men­te ha­bi­li­ta­do pa­ra vo­tar en la re­gión don­de el par­ti­do es­tá ins­cri­bién­do­se, per­mi­tien­do que los par­ti­dos se pue­dan ins­cri­bir en nue­vas re­gio­nes con elec­to­res que no vo­tan en ellas.

Se le im­pi­de al Ser­vi­cio Elec­to­ral re­cha­zar es­tas ins­crip­cio­nes in­co­rrec­tas.

El fa­llo no se con­di­ce con el es­pí­ri­tu de pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia que la nue­va le­gis­la­ción pre­ten­dió es­ta­ble­cer, cons­ti­tu­yen­do nue­vos re­gis­tros de par­ti­dos po­lí­ti­cos que fue­ran ve­ra­ces y co­rrec­tos y con afi­lia­dos reales. Se po­si­bi­li­ta la ins­crip­ción de nue­vos par­ti­dos con de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das vi­cia­das, in­co­rrec­tas, in­vá­li­das o fal­sas, que el Ser­vi­cio Elec­to­ral no po­drá re­vi­sar y que sa­bien­do de su in­co­rrec­ción tam­po­co po­drá re­cha­zar en el fu­tu­ro, per­mi­tien­do que ellos pue­dan ac­ce­der a re­cur­sos fiscales pa­ra fi­nan­ciar su ope­ra­ción.

El Tri­cel ha­ce una nue­va in­ter­pre­ta­ción ju­rí­di­ca so­bre la re­vi­sión que el Ser­vel de­be ha­cer al cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos le­ga­les en las ins­crip­cio­nes de nue­vos par­ti­dos. Las con­se­cuen­cias de lo an­te­rior son gra­ves.

El mis­mo vi­cio podría ocu­rrir res­pec­to de los pa­tro­ci­nios pa­ra ins­cri­bir can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes.

La in­ter­pre­ta­ción del Tri­bu­nal Ca­li­fi­ca­dor de Elec­cio­nes de­bie­ra ser co­rre­gi­da me­dian­te una mo­di­fi­ca­ción legal, que le de­vuel­va al Ser­vi­cio Elec­to­ral la fa­cul­tad de re­vi­sar el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos le­ga­les pa­ra afi­liar­se a un par­ti­do y po­der re­cha­zar aque­llas que no los cum­plan.

So­lo así po­dre­mos te­ner en el fu­tu­ro re­gis­tros de par­ti­dos po­lí­ti­cos con afi­lia­dos reales y co­rrec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.