El cha­vis­mo se quie­bra en Ve­ne­zue­la

[OFI­CIA­LIS­MO] Las vo­ces con­tra­rias a la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te van en al­za des­de los círcu­los más du­ros del cha­vis­mo. Ni­co­lás Ma­du­ro se en­fren­ta aho­ra no só­lo a la opo­si­ción, sino a quie­nes con­si­de­ran que el le­ga­do de Hu­go Chá­vez es­tá

La Tercera - - Mundo - Por Ma­ría Paz Sa­las

co­mien­zos de ma­yo, el Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro anun­ció su “de­to­nan­te his­tó­ri­co” pa­ra com­ba­tir a la opo­si­ción y “de­rro­tar el gol­pe” que en su opi­nión es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar en su con­tra.

El man­da­ta­rio, hun­di­do en los son­deos de po­pu­la­ri­dad y en me­dio de una cre­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial, en­fren­ta­ba una ola de pro­tes­tas, que aho­ra ya su­man 92 días y 80 muer­tos. Al ex­pli­car la me­di­da -la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra una nue­va Car­ta Mag­na “bo­li­va­ria­na”- Ma­du­ro men­cio­nó al fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez (1999-2013) en va­rias oca­sio­nes.

“No le fa­llen a Chá­vez, no le fa­llen a la pa­tria… el po­der que me en­tre­gó Chá­vez se lo en­tre­go a us­te­des, va­mos a ga­nar la ba­ta­lla”, di­jo, eu­fó­ri­co. La idea de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te es que es­té co­man­da­da por 500 asam­bleís­tas no ele­gi­dos a tra­vés del vo­to po­pu­lar, sino que a tra­vés de sec­to­res so­cia­les y por co­mu­ni­da­des.

Pe­ro la con­vo­ca­to­ria al pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no só­lo ha pro­vo­ca­do un fuer­te re­cha­zo en la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, aglu­ti­na­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), sino que tam­bién al in­te­rior de los sec­to­res del cha­vis­mo más du­ros o fie­les a Chá­vez. Así, es­te quie­bre no ha he­cho más que pro­fun­di­zar­se tras el con­tro­ver­ti­do anun­cio de Ma­du­ro.

De esta ma­ne­ra, son va­rias las vo­ces di­si­den­tes al in­te­rior del ofi­cia­lis­mo que se han al­za­do pa­ra pro­tes­tar con­tra el pro­pio Pre­si­den­te, ya que mu­chos con­si­de­ran que la estrategia es una suer­te de trai­ción al le­ga­do de Chá­vez.

Una fis­cal re­bel­de

La fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga Díaz, his­tó­ri­ca alia­da del cha­vis­mo, se ha trans­for­ma­do en el prin­ci­pal ros­tro en ex­pre­sar pú­bli­ca­men­te las mo­les­tias en con­tra de las me­di­das ofi­cia­lis­tas. La abo­ga­da de 59 años, con­si­de­ra­da aho­ra una “trai­do­ra de la re­vo­lu­ción”, ha pre­sen­ta­do una se­gui­di­lla de re­cur­sos le­ga­les con­tra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, por lo que ha re­ci­bi­do una se­rie de ata­ques por par­te del go­bierno. Ade­más, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) de­ci­di­rá el mar­tes si la so­me­te a juicio, al­go que podría lle­var­la a su des­ti­tu­ción. Co­mo me­di­da cau­te­lar, el má­xi­mo tri­bu­nal ve­ne­zo­lano le prohi­bió el miér­co­les sa­lir del país y le con­ge­ló sus cuen­tas y bie­nes.

El mar­tes el TSJ ya ha­bía da­do otro du­ro gol­pe al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co li­de­ra­do por la fis­cal ge­ne­ral, al emi­tir una sen­ten­cia que en­tre­ga fa­cul­ta­des ex­clu­si­vas de la fis­ca­lía a la De­fen­so­ría del Pue­blo y una se­gun­da, que anu­la el nom­bra­mien­to del vi­ce fis­cal Ra­fael Gon­zá­lez. El Su­pre­mo se­rá el que de­sig­ne un nue­vo fun­cio­na­rio, que se es­pe­ra, es­té ali­nea­do con el go­bierno.

Pe­ro las crí­ti­cas de la fis­cal no han si­do só­lo pa­ra cues­tio­nar el pro­ce-

so cons­ti­tu­yen­te. A fines de mar­zo, de­nun­ció “una rup­tu­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal”, cuan­do el TSJ, afín al cha­vis­mo, in­ten­tó asu­mir las fun­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal, de ma­yo­ría opo­si­to­ra. A juicio del analista ve­ne­zo­lano y di­rec­tor de Da­ta­ná­li­sis, Luis Vi­cen­te León, “es irre­le­van­te si los re­cur­sos son acep­ta­dos o no. Los pre­sen­tó pa­ra dar­le sos­tén a la te­sis de que hay una rup­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal, un abu­so de po­der y un in­ten­to de gol­pe ins­ti­tu­cio­nal por par­te del go­bierno y el TSJ”.

Or­te­ga tam­bién lan­zó sus dar­dos con­tra las fuer­zas de se­gu­ri­dad bo­li­va­ria­nas, a las que cri­ti­có por la “re­pre­sión” en las pro­tes­tas opositoras. Des­de sus de­nun­cias, otros cha­vis­tas se han su­ma­do a sus crí­ti­cas, pro­vo­can­do una ola de de­cla­ra­cio­nes en con­tra Ma­du­ro por par­te de se­gui­do­res fie­les de Chá­vez.

La ga­ma de fi­gu­ras que se han su­ma­do a las crí­ti­cas va en aumento. Va­rios mi­nis­tros que par­ti­ci­pa­ron del go­bierno de Hu­go Chá­vez, co­mo el ex ti­tu­lar de Educación, Héc­tor Na­va­rro y el ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Jor­ge Gior­da­ni, aho­ra le han da­do la es­pal­da a Ma­du­ro.

“La iniciativa ha desata­do una in­men­sa po­lé­mi­ca en­tre quie­nes creen y pre­ten­den po­der re­sol­ver la cri­sis de he­ge­mo­nía y su agra­va­mien­to con el tiem­po, del cual no he­mos po­di­do sa­lir”, ha di­cho Gior­da­ni, que ca­li­fi­có a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te co­mo “un po­te de hu­mo”.

Na­va­rro, por su par­te, ha se­ña­la­do que el pro­ce­so “es una ma­nio­bra de dis­trac­ción pe­li­gro­sí­si­ma”. “A lo que tie­nen que com­pro­me­ter­se, Ma­du­ro, el PSUV, la gen­te del go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el CNE y le TSJ, de­be­ría ser a que se cum­pla la Cons­ti­tu­ción”, ad­vir­tió.

La ex De­fen­so­ra del Pue­blo (2007-2014) y ex dipu­tada del Par­ti­do So­cia­lis­ta Unido de Ve­ne­zue­la (PSUV), Ga­brie­la Ra­mí­rez, ase­gu­ró a tra­vés de su cuen­ta en Fa­ce­book que las ba­ses anun­cia­das por Ma­du­ro vio­lan los de­re­chos de los ve­ne­zo­la­nos. “Es im­pen­sa­ble ele­gir cons­ti­tu­yen­tis­tas si to­do el pue­blo no apro­bó an­tes cuá­les se­rán los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de esa elec­ción. Y lue­go, esos se­ño­res de­be­rán vol­ver a so­me­ter a la apro­ba­ción po­pu­lar el pro­duc­to de su la­bor”, afir­mó.

Tam­bién es­tá el ca­so del dipu­tado del Psuv y es­po­so de la fis­cal Or­te­ga, Ger­mán Fe­rrer, quien en los úl­ti­mos días se ha ali­nea­do con los di­chos de su es­po­sa y ha de­nun­cia­do una fal­ta de “au­to­crí­ti­ca” des­de su par­ti­do.

“Esta con­vo­ca­to­ria que ha­ce el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha unido a la opo­si­ción, pe­ro ha frac­tu­ra­do al cha­vis­mo, por­que en el cha­vis­mo hay co­rrien­tes que es­tán en con­tra abier­ta­men­te de es­te plan­tea­mien­to de con­vo­ca­to­ria que se ha­ce, que no lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción. El pue­blo es el pro­ta­gó­ni­co se­gún la Cons­ti­tu­ción”, ase­gu­ró la se­ma­na pa­sa­da en una entrevista con

Tam­bién el di­ri­gen­te ofi­cia­lis­ta Wi­lliam Oje­da, se­ña­ló a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter que “el po­der ori­gi­na­rio del pue­blo se ac­ti­va só­lo cuan­do a és­te se le con­sul­ta y se aca­ta su opi­nión”. Eus­to­quio Con­tre­ras, dipu­tado por el Gran Po­lo Pa­trió­ti­co, tam­bién ex­pre­só su opo­si­ción a la me­di­da.

Ade­más, el mo­vi­mien­to Ma­rea So­cia­lis­ta, que in­ten­ta im­pul­sar una al­ter­na­ti­va cha­vis­ta, le ha da­do su apo­yo a la fis­cal ge­ne­ral, con quien se ha reuni­do en va­rias oca­sio­nes. Nic­mar Evans, lí­der de Ma­rea So­cia­lis­ta, di­jo con­fiar “en que el go­teo ins­ti­tu­cio­nal ero­sio­ne, jun­to a la pro­tes­ta, la ne­go­cia­ción y el sur­gi­mien­to de nue­vos ac-

La Ter­ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.