Piz­zi se en­fo­ca en la sor­pre­sa y el gol

► El ar­gen­tino pla­ni­fi­ca la fi­nal an­te Ale­ma­nia. Ayer pro­bó el mis­mo equi­po que for­mó an­te Por­tu­gal. ► Dia­go­na­les y re­ma­tes con pier­na iz­quier­da y de­re­cha. El DT bus­ca me­jo­rar el ata­que de la Ro­ja. ► El plan­tel re­co­no­ce el des­gas­te fí­si­co, pe­ro la con­fian

La Tercera - - Deportes - A. Po­ble­te

Fuen­za­li­da la toma, en­gan­cha ha­cia aden­tro y le pega al se­gun­do pa­lo. Le si­guen Puch, Var­gas, Her­nán­dez y otros ju­ga­do­res de la Ro­ja. Por la iz­quier­da el ejer­ci­cio se re­pi­te con Ale­xis, Ro­drí­guez, Is­la y Vidal. Y así to­dos los nom­bres del equi­po, re­par­ti­dos en gru­pos, van pa­san­do de un ar­co al otro pa­ra de­fi­nir des­de los cua­tro án­gu­los que ofre­ce la can­cha. To­do se eje­cu­ta una y otra vez.

Juan An­to­nio Piz­zi quie­re ro­zar la per­fec­ción fren­te a la po­de­ro­sa Ale­ma­nia, una es­cua­dra que lle­gó con el ró­tu­lo de B, pe­ro que con el co­rrer de los par­ti­dos fue de­mos­tran­do que con su ac­tual con­fi­gu­ra­ción fá­cil­men­te cla­si­fi­ca­ría a la pró­xi­ma Co­pa del Mundo y, ade­más, se­gui­ría me­ti­da en­tre las me­jo­res se­lec­cio­nes del mundo.

Es una com­pli­ca­ción que siem­pre tie­nen los en­tre­na­do­res cuan­do el úl­ti­mo en­fren­ta­mien­to con­tra el próximo ri­val fue ha­ce tan po­co. El jue­ves 22 de ju­nio, por la se­gun­da fe­cha del Gru­po B, chi­le­nos y ger­ma­nos em­pa­ta­ron 1-1 en Ka­zán. Se mi­die­ron y se cal­za­ron. Por mo­men­tos fue un par­ti­do exac­to 10 con­tra 10 (lo que su­ce­de cuan­do el ar­que­ro tie­ne la pe­lo­ta y cada uno de sus com­pa­ñe­ros es­tá cus­to­dia­do por un ad­ver­sa­rio). En otras pa­la­bras, un cho­que que mos­tró fuer­zas pa­re­jas.

Ma­ca­nu­do, en­ton­ces, em­pie­za a mo­ver su pi­za­rra. A re­di­bu­jar­la. No en cuan­to a nom­bres, por­que ayer dio se­ña­les de re­pe­tir el mis­mo on­ce que ini­ció la se­mi­fi­nal an­te Por­tu­gal (Bravo; Is­la, Me­del, Ja­ra, Beau­se­jour; Arán­guiz, Díaz, Her­nán­dez; Vidal; Var­gas y Ale­xis). Lo que bus­ca el se­lec­cio­na­dor na­cio­nal es agre­gar­le nue­vos ele­men­tos a su plan­tea­mien­to ba­sa­do en el con­trol de la pe­lo­ta y la pa­cien­cia.

Una co­sa le que­dó cla­ra a Piz­zi. Hay que ser más cer­te­ros fren­te al ar­co ri­val. De ahí el tra­ba­jo de con­trol y fi­na­li­za­ción que reali­zó ayer, a lo que su­mó mu­chas dia­go­na­les pa­ra de­fi­nir con la pier­na há­bil o con la de apo­yo. En la prác­ti­ca da­ba lo mis­mo, lo que exi­gía el DT era pe­gar­le al ar­co, que al­ter­na­da­men­te era de­fen­di­do por Bravo, He­rre­ra y To­se­lli.

El es­que­ma, de he­cho, se­rá el mis­mo que se uti­li­zó con­tra los teu­to­nes en la fa­se de gru­pos. Un cam­bio en el or­den só­lo ven­dría de la mano de al­gún problema fí­si­co. Por lo mis­mo, la se­gun­da par­te del tra­ba­jo de la Ro­ja en el com­ple­jo Tur­bos­troi­tel de San Petersburgo apun­tó a re­unir su equi­po en un es­pa­cio re­du­ci­do del te­rreno. ¿La idea? Mo­ver la pe­lo­ta con ra­pi­dez y, a su vez, pre­sio­nar y ju­gar con­tra la pre­sión cons­tan­te del ad­ver­sa­rio. Un es­ce­na­rio que la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da es­pe­ra en­con­trar­se ma­ña­na en el cés­ped del Es­ta­dio Kres­tovsky, don­de se ju­ga­rá la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes (14.00, ho­ra chi­le­na).

Es­te par­ti­do se ga­na en el me­dio­cam­po, di­ce Piz­zi. Es el en­fren­ta­mien­to en­tre el cua­dro más go­lea­dor del tor­neo (11 tan­tos) con­tra el de me­jor de­fen­sa (Chi­le, con dos en con­tra). Pe­ro el adies­tra­dor de la Ro­ja sa­be que an­te estilos si­mi­la­res, se im­po­ne el que se adue­ñe del me­dio­cam­po.

Lo cier­to es que el en­tre­na­mien­to no fue muy ex­ten­so. Co­men­zó a las 18 ho­ras de Ru­sia y du­ró po­co más de 60 mi­nu­tos. El frío de la tar­de en la lla­ma­da Ciu­dad de los Za­res tam­po­co in­vi­ta­ba a que­dar­se mu­cho ra­to en la can­cha. Sal­vo es­tos de­ta­lles que pue­den cam­biar el trá­mi­te del par­ti­do, no es mu­cho más lo que se le pue­de exi­gir aho­ra a un plan­tel vi­si­ble­men­te des­gas­ta­do fí­si­ca­men­te. El pro­pio Clau­dio Bravo lo di­jo ayer en con­fe­ren­cia de pren­sa (ver página 65): “las pier­nas no nos da­ban in­clu­so an­tes de que se ter­mi­na­ran los 90 mi­nu­tos con Por­tu­gal. Se­gui­mos ju­gan­do con el co­ra­zón”.

En ese sen­ti­do, el día ex­tra de des­can­so fue muy va­lio­so pa­ra los pla­nes de Piz­zi y su cuer­po téc­ni­co. Pa­ra re­cu­pe­rar a ju­ga­do­res que es­tán con su úl­ti­ma car­ga útil, co­mo Arán­guiz, Me­del y Sán­chez, en­tre los nom­bres más importantes. Chi­le no le te­me a Ale­ma­nia. To­do lo con­tra­rio, de he­cho, pe­ro el DT ya ha di­cho en la mis­ma Co­pa que le gus­ta tra­ba­jar pen­san­do tam­bién en las po­ten­cia­li­da­des del ri­val. Y el que to­ca en­fren­tar ma­ña­na, por un nue­vo ca­pí­tu­lo de glo­ria, no se ve sen­ci­llo de abor­dar por nin­gu­na par­te.b

FO­TO: AGENCIAUNO

►► Juan An­to­nio Piz­zi da una char­la pre­vio al ini­cio de la prác­ti­ca en San Petersburgo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.