To­da la Ra­zón

La Tercera - - Deportes - Por Fe­li­pe Bian­chi Lei­ton,

des­de San Petersburgo, Ru­sia.

La de ayer de­be ha­ber si­do una de las me­jo­res, más gra­cio­sas y más ani­ma­das con­fe­ren­cias de pren­sa fut­bo­le­ras de las que ten­ga­mos re­gis­tro en los úl­ti­mos años. Con dis­tan­cia. In­clu­so los pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros que­da­ron sor­pren­di­dos. Has­ta yo tu­ve que dar tres no­tas (a bra­si­le­ños, in­gle­ses y es­pa­ño­les) ex­pli­can­do la si­tua­ción tan po­co ha­bi­tual, lle­na de ri­sas, abra­zos y re­ga­los, en vez de que­jas y ti­ro­neos, que ha­bía­mos vi­vi­do un pu­ña­do de afor­tu­na­dos, por cer­ca de una ho­ra, den­tro de uno de los sa­lo­nes del ho­tel Co­rint­hians. Un moderno y a la vez an­ti­guo edi­fi­cio ubi­ca­do en la ave­ni­da Ale­xan­der Nevs­ki, la prin­ci­pal y más con­cu­rri­da ar­te­ria de esta ciu­dad, don­de hoy des­can­sa y se con­cen­tra nues­tra se­lec­ción.

El mis­mo Nevs­ki, prín­ci­pe de Kiev, Vla­di­mir y Nov­go­rod, lí­der y san­to de la In­gle­sia Or­to­do­xa Ru­sa, del que us­ted ha­brá es­cu­cha­do ha­blar más de al­gu­na vez. Fi­gu­ra cla­ve en la his­to­ria de es­te país por allá por el 1200 cuan­do, a ori­llas del her­mo­so río Ne­va que hoy nos co­bi­ja, se lu­cha­ba con­tra sue­cos, teu­to­nes y tár­ta­ros. Una epo­pe­ya que que­dó re­gis­tra­da en la his­to­ria del ci­ne mun­dial en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de Ser­gei Eins­ten­tein, el mis­mo au­tor del “Aco­ra­za­do Po­tem­kin”.

Ahí, en esa ca­lle lar­ga, de más de cua­tro ki­ló­me­tros, hoy re­ple­ta de Star­bucks y Mc­do­nalds, ca­lle de ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca pa­re­ja y des­lum­bran­te, que siem­pre ha acep­ta­do los con­tras­tes en­tre opu­len­cia/po­bre­za y mo­der­ni­dad/pa­sa­do, zo­na li­be­ra­da tan­to du­ran­te el za­ris­mo más cie­go co­mo du­ran­te el so­cia­lis­mo más du­ro pa­ra la ex­pre­sión de las dis­tin­tas cla­ses so­cia­les que con­vi­ven en esta ciu­dad (co­mo lo re­gis­tra­ran en su obra Go­gol, Dov­toievs­ki o Tols­toi), ahí mis­mi­to, don­de se des­plie­ga im­po­nen­te la Ca­te­dral de Ka­zán y el obe­lis­co en ho­nor a la Gran Gue­rra Pa­tria (tér­mino crea­do en 1941 por el dia­rio Prav­da du­ran­te la lu­cha con­tra la he­ge­mo­nía na­zi, que le cau­só a es­te país más de 27 mi­llo­nes de muer­tos), ahí, jus­to ahí, con­ver­sa­ron dis­ten­di­da­men­te con no­so­tros, co­mo po­cas ve­ces, el ca­pi­tán Clau­dio Bravo y el go­lea­dor Ale­xis Sán­chez.

En la vís­pe­ra de una nue­va fi­nal, la CUAR­TA de es­te gru­po en ape­nas tres años (no re­le­gue al ol­vi­do la Chi­na Cup, por­que se­ría fal­tar­le al res­pe­to a Beau­se­jour, Fuen­za­li­da, Edu Var­gas, Va­len­cia, To­se­lli, Pau­lo Díaz o Sa­gal, que es­tu­vie­ron ahí), Bravo y Sán­chez ha­bla­ron de fút­bol, del par­ti­do an­te Por­tu­gal, de lo que se­rá Ale­ma­nia una vez más es­te do­min­go y del rol fun­da­men­tal de Mar­ce­lo Díaz, Arán­guiz o el Tu­cu Her­nán­dez en el jue­go del equi­po. Pe­ro tam­bién de la in­ti­mi­dad del gru­po, alu­dien­do en­tre ri­sas a la per­so­na­li­dad gru­ño­na de Me­del y al hua­so Is­la “a ve­ces amu­rra­do pe­ro hoy ena­mo­ra­do” (sic). O a lo bo­ni­to que se­ría pa­ra Ale­xis ju­gar en Bra­sil…”don­de la gen­te es más fe­liz y te de­jan ha­cer ca­cha­ñas, lá­ti­gos y ra­bo­nas”. Y tam­bién, có­mo no, se re­fi­rie­ron du­ran­te un buen ra­to a la im­por­tan­cia y a lo iné­di­to de lo que han he­cho es­tos úl­ti­mos años co­mo equi­po. A los éxi­tos, al or­gu­llo. De ellos y de to­dos.

Pe­ro en esos mar­cos, ben­di­to sea Dios, tam­bién hu­bo es­pa­cio pa­ra un re­cla­mo, que com­par­ti­mos to­dos los que en­ten­de­mos la re­le­van­cia de la His­to­ria. “De es­te mo­men­to fun­da­men­tal –di­jo el ca­pi­tán- no es­tá que­dan­do na­da. Es­ta­mos más arri­ba que nun­ca, so­mos más ga­na­do­res que nun­ca, hay más pla­ta que nun­ca…pe­ro Pin­to Durán si­gue sien­do un lu­gar de en­tre­na­mien­tos chi­co, con ape­nas dos can­chas, y no hay to­da­vía un mu­seo don­de se pue­da ir ate­so­ran­do lo que he­mos vi­vi­do los úl­ti­mos años”.

Lin­do te­ma, fe­roz te­ma, en un país don­de ca­si no que­da­ron re­gis­tros del Mun­dial del 62 o de la Co­pa Li­ber­ta­do­res del 91. De he­cho, que tan cer­qui­ta de una gran fi­nal ha­ya es­pa­cio, den­tro de los re­fe­ren­tes de es­te plan­tel, pa­ra ha­blar de aque­llas ca­ren­cias inacep­ta­bles, de aque­lla deu­da, re­sul­ta emo­cio­nan­te. Y ali­men­ti­cio. Tan digno de or­gu­llo co­mo los triun­fos, el buen jue­go, el pro­ta­go­nis­mo o las ata­ja­das de Bravo. Mi­re que un país sin re­cuer­dos, se ha di­cho tan­tas ve­ces sin que en­tien­dan au­to­ri­da­des ni em­pre­sas co­mer­cia­les, es un país sin fu­tu­ro. “Y lo de­ci­mos pen­san­do en los que vie­nen, ni si­quie­ra en no­so­tros”, sen­ten­ció Ale­xis. To­da la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.