“Nun­ca he bus­ca­do echar­me pla­ta al bol­si­llo”

► El úni­co chi­leno con oro en el Su­da­me­ri­cano de Atle­tis­mo, que se lle­vó a ca­bo en Pa­ra­guay, se re­ve­la. A un mes del Mun­dial de Lon­dres, no sa­be si via­ja­rá. ► Pi­dió di­ne­ro sim­bó­li­ca­men­te en Con­cep­ción. Mu­chos se sor­pren­die­ron. Va­rios tran­seún­tes qui­sie­ro

La Tercera - - Deportes - Na­cho Leal

Víc­tor Ara­ve­na (27 años) es­tá mo­les­to. Le cues­ta si­mu­lar ser un men­di­go de ver­dad, co­mo di­ce se ha sen­ti­do du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po. Es­tá a me­tros de la pis­ta don­de a ve­ces en­tre­na, fren­te al Es­ta­dio Es­ter Roa de Con­cep­ción, y mu­chos lo re­co­no­cen. Fue el úni­co atle­ta que con­si­guió me­da­lla do­ra­da en el Su­da­me­ri­cano de Atle­tis­mo de Pa­ra­guay, lo que le va­lió una nue­va cla­si­fi­ca­ción a los Mun­dia­les de Lon­dres, pe­ro aún no sa­be si po­drá via­jar. Es­tá en­fren­ta­do con el mis­mí­si­mo Co­mi­té Olím­pi­co de Chi­le (COCh) por de­nun­ciar atra­sos en el de­pó­si­to del di­ne­ro de los pro­yec­tos pa­ra pre­pa­rar los 5.000 me­tros. En el COCh no quie­ren ha­blar con La Ter­ce­ra, pe­ro han ma­ni­fes­ta­do en otros me­dios irre­gu­la­ri­da­des por par­te del de­por­tis­ta, las que en esta entrevista acla­ra, mien­tras la gen­te se con­mue­ve con su pancarta... Y él se son­ro­ja.

¿Si­gue sin­tién­do­se co­mo un men­di­go?

Sí. Pe­ro ya me can­sé de pe­dir re­cur­sos. Es­to es al­go que ago­ta y no de­pen­do de el COCh pa­ra po­der se­guir com­pi­tien­do. Ellos me hi­cie­ron sen­tir mal

¿Con qué re­cur­sos via­ja­rá?

No lo sé. Si de­ci­den man­dar­me, iré fe­liz. Da­ré lo me­jor. Yo nun­ca he bus­ca­do echar­me la pla­ta en el bol­si­llo, co­mo di­cen ellos, o no ir a en­tre­nar a un lu­gar don­de ellos pien­san. Ellos de­ben en­ten­der que los de­por­tis­tas só­lo quie­ren en­tre­nar, que no so­mos po­lí­ti­cos, no pen­sa­mos co­mo ellos, si no que só­lo que­re­mos en­tre­nar.

Us­ted te­nía una pro­yec­to pa­ra Bo­li­via ¿Por qué lo cam­bió a úl­ti­ma ho­ra a Ca­la­ma?

¿Có­mo no lo iba a cam­biar, si cuan­do iba a su­bir­me al avión no te­nía na­da? Yo pi­do per­mi­so en el tra­ba­jo por 21 días, pe­ro ellos me que­rían man­dar cua­tro días des­pués de lo pla­ni­fi­ca­do. ¿Có­mo voy a ir a la al­tu­ra por 17 días? Eso no sir­ve pa­ra la adap­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca que ne­ce­si­to. Ellos aho­ra di­cen que yo cam­bié to­do a úl­ti­ma ho­ra, pe­ro eso es men­ti­ra. Ten­go los co­rreos, to­dos res­pal­da­dos y eso no es así.

Di­cen que avi­só un día an­tes.

Mi­ra, és­ta es la pri­me­ra vez que yo abro la bo­ca, pe­ro ha­cia atrás han si­do otras nue­ve ve­ces las que me han fa­lla­do con mis re­cur­sos. Cuan­do via­jé a España, me pa­ga­ron a los tres me­ses si­guien­tes. Fui y me cos­teé to­do con mi tar­je­ta de cré­di­to. Tu­ve que sa­car eu­ros pa­ra so­bre­vi­vir. No en­tien­do por­qué ellos quie­ren echar­me la cul­pa. Ima­gi­na que pa­ra la pre­pa­ra­ción a Río no fa­lla­ron una, sino tres ve­ces.

¿Por qué ha­bla aho­ra?

Los de­por­tis­tas ya co­no­ce­mos co­mo fun­cio­na el Co­mi­té Olím­pi­co, por eso nos an­te­po­ne­mos a lo que va­ya a pa­sar. Sa­bía que no iban a te­ner los re­cur­sos a tiem­po y por eso tu­ve que via­jar a Ca­la­ma. Allá ten­go tar­je­ta de cré­di­to y pue­do pa­gar­me los gas­tos, pe­ro en Bo­li­via no.

¿Con cuán­to tiem­po de an­te­la­ción en­vió sus pro­yec­tos pa­ra es­te año?

Lo pla­ni­fi­qué con seis me­ses de an­te­la­ción. Por eso me mo­les­ta que aho­ra di­gan que yo cam­bié to­do a úl­ti­ma ho­ra. Ellos lo úni­co que te­nían que ha­cer era de­po­si­tar­me los re­cur­sos. Es que ade­más les es­ta­ba re­ga­lan­do un pa­sa­je de avión a Ca­la­ma.

¿Nie­ga cual­quier cul­pa?

Es que no en­tien­do por qué aho­ra es mi cul­pa, si hi­ce to­do co­mo ellos lo exi­gen. Sien­to que es una fal­ta de res­pe­to, por­que es­to es al­to ren­di­mien­to. No en­tien­do có­mo en el Co­mi­té Olím­pi­co hay gen­te que ga­na cua­tro o cin­co ve­ces más de lo que gano yo y ha­cen tan mal su tra­ba­jo. Te pon­go es­te ejem­plo: en es­tos mo­men­tos ellos de­pen­den de to­dos los de­por­tis­tas de Chi­le, por­que ne­ce­si­tan de no­so­tros pa­ra tra­ba­jar. Si nos re­ti­ra­mos van a te­ner que es­pe­rar a que apa­rez­ca una nue­va ge­ne­ra­ción; en cam- bio, si los re­ti­ra­mos a to­dos ellos, es­toy se­gu­ro que hay mi­les de per­so­nas que pue­den ha­cer me­jor el tra­ba­jo que ellos. No pue­de ser que si­gan ocu­rrien­do es­tas co­sas.

¿Nie­ga cual­quier mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos de par­te su­ya?

Sí y nos do­lió a mi fa­mi­lia y a mí que nos di­je­ran que qui­si­mos que­dar­nos con esa pla­ta.

¿Por eso al fi­nal no la acep­tó?

Cla­ro, por­que es una fal­ta de res­pe­to ¿Por qué a diez días del via­je in­ten­ta­ron pa­sar­me el di­ne­ro a tra­vés de la Fe­de­ra­ción de Atle­tis­mo? No lo en­tien­do. Ellos qui­sie­ron dar­me los re­cur­sos por­que sa­bían que iba a ha­blar. Es com­pli­ca­do lo que pa­sa, pe­ro ellos tie­nen que en­ten­der que los de­por­tis­tas só­lo que­re­mos en­tre­nar y com­pe­tir. Ellos no sa­ben to­do lo que yo en­treno, que tam­bién tra­ba­jo y, que al fi­nal, lo que in­vier­to en mi pre­pa­ra­ción es mu­cho más de lo que en reali­dad me dan ellos. Me to­man en cuen­ta só­lo cuan­do vie­ne un cam­peo­na­to fun­da­men­tal, pe­ro el res­to del año soy yo el que me cos­teo to­do.

¿Cuán­tos de­por­tis­tas su­fren lo mis­mo que us­ted?

A to­dos nos pa­sa lo mis­mo, lo que ocu­rre es que nun­ca nos ha­bía­mos pues­to a con­ver­sar so­bre el te­ma. Los de­por­tis­tas nos man­dan men­sa­jes de fuer­za, que si­ga ade­lan­te, in­clu­so de otras dis­ci­pli­nas, por­que ven re­fle­ja­do en mi ca­so lo que a ellos tam­bién les pa­sa. Es­to no es cul­pa de los de­por­tis­tas, sino que del COCh. Lo úni­co que que­re­mos es en­tre­nar, te­ner nues­tros pa­sa­jes al día, a la ho­ra y chao… Ir­nos a en­tre­nar. ¿Es tan di­fí­cil ha­cer eso?

“A to­dos nos pa­sa lo mis­mo, lo que ocu­rre es que nun­ca nos ha­bía­mos pues­to a con­ver­sar so­bre el te­ma”.

Y aho­ra ¿qué?

Di vuel­ta la página con ellos, no sa­co na­da con que­jar­me, pre­fie­ro ol­vi­dar­me y se­guir en­tre­nan­do, por­que el atle­tis­mo es al­go que amo. Si ellos no me apo­yan, se­gui­ré ha­cién­do­lo igual. Yo no na­cí en cu­na de oro, en­treno en una pis­ta de tie­rra… Ten­go an­ti­cuer­pos pa­ra todas es­tas si­tua­cio­nes. Yo no vi­vo del COCh.

“Nos do­lió a mi fa­mi­lia y a mí que nos di­je­ran que qui­si­mos que­dar­nos con esa pla­ta”.

“Es­to no es cul­pa de los de­por­tis­tas, sino que del COCh. Lo úni­co que que­re­mos es en­tre­nar, te­ner nues­tros pa­sa­jes al día, a la ho­ra y chao… ir­nos a en­tre­nar. ¿Es tan di­fí­cil ha­cer eso?

¿Pen­só en no via­jar a com­pe­tir en Pa­ra­guay?

Sí, en un mo­men­to lo pen­sé. Co­mo no de­pen­do del COCh, ¿por qué te­nía que dar­les mis es­fuer­zos? Si yo es­toy mal, tris­te, o hay un di­lu­vio en Con­cep­ción, ten­go que se­guir en­tre­nan­do igual, y al fi­nal del mes ellos van a re­ci­bir su suel­do por ad­mi­nis­trar­me mis re­cur­sos.

¿Qué le pi­de al COCh?

Lo úni­co que pi­do es que ha­gan bien su tra­ba­jo, por­que yo si­go en­tre­nan­do cuan­do es­tá llo­vien­do, cuan­do es fe­ria­do, cuan­do ellos es­tán de va­ca­cio­nes en el ex­tran­je­ro. Lo úni­co que es­pe­ro, lo mí­ni­mo, es que ten­gan mis re­cur­sos al día. Es­te con­flic­to se ge­ne­ra por­que abrí la bo­ca, nun­ca an­tes lo ha­bía he­cho, pe­ro esta fue la go­ta que re­bal­só el va­so.b

FO­TO: ES­TE­BAN PA­RE­DES.

►► Ara­ve­na se ma­ni­fies­ta en Con­cep­ción, si­mu­lan­do pe­dir di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.