PAG. 77

La Tercera - - Sociedad -

de­je­mos pie­dra so­bre pie­dra/ yo le ex­trai­go los dien­tes ama­ri­llos/ sá­ca­le tú los cal­ce­ti­nes de la­na// y co­men­za­ron a ro­bar­le to­da la pla­ta/ le ro­ba­ron un li­tro de ben­ci­na/ dos o tres me­tros de pa­pel hi­gié­ni­co/ cua­tro so­bres aé­reos/ to­da su bi­blio­te­ca por­no­grá­fi­ca/ sie­te man­za­nas – ocho hue­vos du­ros/ media do­ce­na de cla­ve­les ro­jos/ nue­ve ca­jas de fós­fo­ros/ y una bar­ba­ri­dad de al­fi­le­res de gan­cho// has­ta que el vie­jo pi­llo des­per­tó/ y las hi­zo po­ner­se en cua­tro pa­tas”.

El poe­ma es de Ho­jas de Pa­rra, que re­co­ge sus es­cri­tos du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar.

Des­de Poe­mas & an­ti­poe­mas has­ta los Ar­te­fac­tos, la obra de Pa­rra fue en as­cen­so en el con­ti­nen­te. Pe­ro se vio en­som­bre­ci­do por el gol­pe mi­li­tar, que no con­de­nó. Se re­fu­gió en­ton­ces en el De­par­ta­men­to de Es­tu­dios Hu­ma­nís­ti­cos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. En 1977 pu­bli­có Los ser­mo­nes del Cris­to de El­qui, don­de des­li­zó sus pri­me­ras crí­ti­cas al ré­gi­men: “El pue­blo chi­leno tie­ne ham­bre/ sé que por pro­nun­ciar esa fra­se/ pue­do ir a pa­rar a Pi­sa­gua/ pe­ro el in­co­rrup­ti­ble Cris­to de El­qui no pue­de te­ner/ otra ra­zón de ser que la ver­dad/ el ge­ne­ral Ibá­ñez me per­do­ne/ en Chi­le no se res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos”.

Ya en los 80 su obra se vol­vió más po­lí­ti­ca, de la mano de la iro­nía y el hu­mor ne­gro: “Dí­ga­se lu­pa­nar y no pros­tí­bu­lo/ me­re­triz en lu­gar de pros­ti­tu­ta (…)/ la pa­la­bra es el hom­bre/ no di­ga nun­ca sol/ di­ga as­tro rey/ di­ga Pro­nun­cia­mien­to Mi­li­tar/ y ve­rá có­mo le suben los bo­nos”.

Jun­to a ello es­tán sus ob­se­sio­nes

[NI­CA­NOR PA­RRA]

per­ma­nen­tes: la re­la­ción hom­bre y mu­jer, la re­li­gión, la ve­jez y el tiem­po, las pa­ra­do­jas. De esta época es su con­mo­ve­dor poe­ma El hom­bre ima­gi­na­rio. Y apa­re­cen tam­bién, nue­vas preo­cu­pa­cio­nes: “ULTIMATUM/ O re­dac­tan de una vez x todas/ La en­cí­cli­ca de la su­per­vi­ven­cia ca­ra­jo/ O voy a te­ner que re­dac­tar­la yo mis­mo (...)/ Hurry up!/ Eter­ni­da­des hay pe­ro no mu­chas// El pla­ne­ta ya no da pa­ra +”.

A fines de 1993 hi­zo su úl­ti­ma cla­se en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. A los alum­nos del se­mi­na­rio Ham­let, Prín­ci­pe de Di­na­mar­ca, les di­jo: “Hay que des­con­fiar de to­do ti­po de dis­cur­so, yo di­ría que esa es la con­clu­sión de es­te se­mi­na­rio, hay que des­con­fiar de to­do ti­po de dis­cur­so”, co­mo lo re­cor­dó Mar­ce­lo Por­ta, quien fue su alumno. Pa­ra en­ton­ces el an­ti­poe­ta ya ha­bía da­do un gi­ro a su obra y tra­ba­ja­ba en los an­ti­dis­cur­sos o Dis­cur­sos de so­bre­me­sa.

Ni­ca­nor es­tre­nó su idea en la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, don­de re­ci­bió el Pre­mio Juan Rul­fo 1991 y agra­de­ció con un en­sa­yo en ver­so ti­tu­la­do Mai Mai Pe­ñi: “HAY DI­FE­REN­TES TI­POS DE DIS­CUR­SOS/ Qué du­da ca­be/ El dis­cur­so pa­trió­ti­co sin ir + le­jos/ Otro dis­cur­so digno de men­ción/ Es el dis­cur­so que se bo­rra a sí mis­mo:/ Mí­mi­ca x un la­do/ Voz y pa­la­bra x otro (…)/ El lec­tor es­ta­rá de acuer­do con­mi­go no obs­tan­te/ En que se re­du­cen a dos/ To­dos los ti­pos de dis­cur­sos po­si­bles: / Dis­cur­sos bue­nos y dis­cur­sos ma­los/ El dis­cur­so ideal/ Es el dis­cur­so que no di­ce na­da/ Aun­que pa­rez­ca que lo di­ce to­do/ Ma­rio Mo­reno me da­rá la ra­zón”.

Ul­ti­mas pro­vo­ca­cio­nes

Cal­ce­ti­nes hua­chos re­co­ge al­gu­nas de sus úl­ti­mos an­ti­poe­mas. “DE LAS INFALIBLES PALOMAS/ No se li­bra la es­ta­tua de nin­gún pre­si­den­te/ Nos de­cía la Cla­ra San­do­val/Las palomas sa­ben muy bien lo que se ha­cen”, di­ce uno de ellos.

El vo­lu­men ofre­ce una pa­no­rá­mi­ca de la obra de Pa­rra y de su evo­lu­ción. Es una suer­te de obra ca­si com­ple­ta más ac­ce­si­ble que los dos to­mos con to­da su producción. “Es un Pa­rra pa­ra to­dos”, di­ce Vi­cen­te Un­du­rra­ga.

“En la se­lec­ción se ve la apa­ri­ción de los di­fe­ren­tes per­so­na­jes de Pa­rra: el ener­gú­meno, el Cris­to, los es­lo­gan, las dis­tin­tas más­ca­ras que usa”, di­ce Ri­vas. “En la úl­ti­ma par­te es­tán los tex­tos de la Sa­gra­da Fa­mi­lia y el poe­ma del Pa­pa, que son muy ac­tua­les”.

“Aquí se ve que Pa­rra es­tá vi­vi­to y co­lean­do”, agre­ga. “Pa­rra si­gue sien­do un pro­vo­ca­dor. Es un ge­nio. No so­lo es au­tor de poe­mas ma­ra­vi­llo­sos; en su obra hay ope­ra­cio­nes in­te­lec­tua­les so­fis­ti­ca­das. Le ha da­do mu­chas se­ña­les de ru­ta a la poe­sía chi­le­na, por lo pron­to, la iro­nía con que mi­ra la reali­dad”.

La Sa­gra­da Fa­mi­lia es un rap y par­te con es­tos ver­sos: “En una al­dea mal­di­ta/ Con ín­fu­las de ciu­dat/ Un vie­jo se enamo­ró/ De una me­nor de edat// La va a es­pe­rar al li­ceo/ Con gran re­gu­la­ri­dat/ La mi­ra x el es­pe­jo/ Le ofre­ce una can­ti­dat/ La toma de la cin­tu­ra/ Con mu­cha per­ver­si­dat/ Le di­ce m’hi­ji­ta lin­da/ Há­ga­lo x ca­ri­dat/ Has­ta que la co­le­gia­la/ Per­dió su vir-gi-ni-dat...”.b

FO­TO: LIBROPARRAALAVISTA

►► Ni­ca­nor Pa­rra, en 1980, en su ca­sa de ca­lle Ju­lia Berns­tein de la co­mu­na de La Rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.