La re­no­va­ción di­gi­tal del Mu­seo Pre­co­lom­bino

[INNOVACION] El próximo jue­ves se inau­gu­ra Ros­tros del Nor­te Gran­de, la pri­me­ra mues­tra mul­ti­me­dial de la institución, que des­de 1981 res­guar­da la co­lec­ción de ar­te ame­ri­cano del ar­qui­tec­to Ser­gio La­rraín Gar­cía-Mo­reno. El uso de nue­vas tec­no­lo­gías es la

La Tercera - - Sociedad Cultura - Por De­nis­se Es­pi­no­za A.

¿Có­mo se ha­ce pa­ra dar­le ac­tua­li­dad a pie­zas que tie­nen más de 3 mil años de an­ti­güe­dad? ¿Có­mo se evi­ta que un mu­seo se con­vier­ta en un mau­so­leo? Des­de el co­mien­zo, in­te­rro­gan­tes co­mo es­tas ron­da­ron a Car­los Al­du­na­te (77), quien des­de 1981 es­tá al fren­te del Mu­seo Chi­leno de Ar­te Pre­co­lom­bino, año en que el pro­pio fun­da­dor y fi­lán­tro­po Ser­gio La­rraín Gar­cía-Mo­reno le pi­dió que asu­mie­ra el res­guar­do de su co­lec­ción de ar­te prehis­pá­ni­co. Qui­zás la pre­gun­ta más cru­cial pa­ra el di­rec­tor fue có­mo ha­cer que esas pie­zas -va­si­jas, tex­ti­les, pla­te­ría, etc- que sig­ni­fi­ca­ron tan­to pa­ra su ami­go co­lec­cio­nis­ta, re­so­na­ran de la mis­ma for­ma en el es­pec­ta­dor. “Siem­pre nos pre­gun­ta­mos có­mo dar­le hu­ma­ni­dad a los ob­je­tos, esa era la gran in­quie­tud des­de la pri­me­ra mues­tra”, se­ña­la Al­du­na­te.

La pri­me­ra so­lu­ción la en­con­tró Jo­sé Pé­rez de Ar­ce, ilus­tra­dor cien­tí­fi­co y mu­si­có­lo­go que a par­tir de los 80 ela­bo­ró pa­ra el mu­seo una se­rie de di­bu­jos don­de re­tra­tó a los pue­blos ori­gi­na­rios de to­do Chi­le usan­do los ob­je­tos de la co­lec­ción. Ata­ca­me­ños, dia­gui­tas, ma­pu­ches, cho­nos y ka­wés­qar, en­tre otros, fue­ron ca­rac­te­ri­za­dos con sus ves­ti­men­tas, ob­je­tos re­li­gio­sos, mu­si­ca­les y co­ti­dia­nos en gran­des es­tam­pas que de apo­co de con­vir­tie­ron en un acer­vo más. “A los ar­queó­lo­gos les in­tere­san los ar­te­fac­tos, pe­ro al pú­bli­co que que­ría­mos lle­gar son más importantes las per­so­nas de­trás de esos ob­je­tos”, di­ce Jo­sé Pé­rez de Ar­ce. “Era com­ple­jo por­que mu­chas ve­ces ha­bía que re­cons­truir ob­je­tos frag­men­ta­dos pa­ra dar­le ve­ra­ci­dad a la es­ce­na. De­bía rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción ar­queo­ló­gi­ca, es­tu­diar los ob­je­tos que usa­ría y los ras­gos de cada ha­bi­tan­te. Hay ba­se cien­tí­fi­ca, pe­ro al mis­mo tiem­po to­do es in­ven­ta­do por­que no sa­be­mos có­mo es el pa­sa­do. Ha­cer es­tos di­bu­jos fue muy pa­re­ci­do a es­cri­bir una no­ve­la his­tó­ri­ca”, ex­pli­ca Pé­rez de Ar­ce.

Trein­ta años des­pués, sus ilus-

►►

tra­cio­nes son res­ca­ta­das co­mo ba­se de una mues­tra que in­ten­ta dar­le aún más con­te­ni­do y emo­cio­na­li­dad a los ob­je­tos ar­queo­ló­gi­cos. Se ti­tu­la Ros­tros del Nor­te Gran­de y es la pri­me­ra ex­po­si­ción mul­ti­me­dial del Mu­seo Pre­co­lom­bino, que se inau­gu­ra el próximo 6 de ju­lio. En ella se re­cu­pe­ran ocho de las ilus­tra­cio­nes de Pé­rez de Ar­ce, las que aho­ra son com­bi­na­das con tec­no­lo­gía 3D pa­ra dar­le un efec­to más real a cada es­ce­na.

Fi­nan­cia­do por Mi­ne­ra Es­con­di­da, el pro­yec­to de­bu­tó en no­viem­bre del año pa­sa­do en la sa­la de ar­te que la em­pre­sa tie­ne en An­to­fa­gas­ta, an­te un pú­bli­co que se emo­cio­nó al ver par­te de su his­to­ria co­bran­do vi­da. La mues­tra no só­lo uti­li­za los di­bu­jos que son pro­yec­ta­dos en pa­ne­les de acrí­li­co, sino que in­clu­ye una ins­ta­la­ción con so­ni­dos del Nor­te y una pro­yec­ción más gran­de a mo­do de ho­lo­gra­ma que mues­tra a un cha­mán en un ri­to con sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas. Y lo esen­cial, se re­gis­tra­ron una se­rie de vi­deos y au­dios con tes­ti­mo­nios de des­cen­dien­tes ata­ca­me­ños, que re­la­tan la me­mo­ria de sus an­te­pa­sa­dos y las cos­tum­bres que aún so­bre­vi­ven.

“Co­rres­pon­día lle­var­la allá pri­me­ro y que­ría­mos tan­tear có­mo reac­cio­na­ba el pú­bli­co. El re­sul­ta­do fue emo­cio­nan­te. Pa­só, por ejem­plo, que una fa­mi­lia vol­vió a ver al pa­dre, quien par­ti­ci­pó con su re­la­to y que mu­rió me­ses des­pués”, cuen­ta Car­los Al­du­na­te.

El mon­ta­je es­tu­vo a car­go del ar­qui­tec­to lo­cal Ro­dri­go Ti­si (45), quien tie­ne una des­ta­ca­da tra­yec­to­ria: tra­ba­jó en Nue­va York pa­ra la pres­ti­gio­sa ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos Di­ller+Sco­fi­dio, crean­do ins­ta­la­cio­nes mul­ti­me­dia­les. Hoy Ti­si es aca­dé­mi­co del De­sig­nLab de la U. Adol­fo Ibá­ñez. “Des­pués de dos años en EEUU, la gen­te del mu­seo me lla­mó pa­ra es­te pro­yec­to, eso y otra se­rie de ofer­tas me tra­je­ron de vuel­ta”, cuen­ta Ti­si, quien ade­más es­tá a car­go del mon­ta­je de la Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de es­te año.

“Me he de­di­ca­do a po­ner la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de gran­des te­mas. Con Di­ller+Sco­fi­dio tra­ba­ja­mos en una mues­tra so­bre el cam­bio cli­má­ti­co que lle­va­mos al Pa­lais de To­kio en Pa­rís, y aquí me pa­re­ce im­por­tan­te el im­pac­to que pue­de te­ner la tec­no­lo­gía en la toma de con­cien­cia so­bre la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio”, plan­tea Ti­si, quien por Ros­tros del Nor­te Gran­de ga­nó el pri­mer pre­mio en Mu­seo­gra­fía de la VI Bie­nal de Di­se­ño que or­ga­ni­za la PUC y U. del Desa­rro­llo.

Ar­te y tec­no­lo­gía

En 2014 el Mu­seo Pre­co­lom­bino re­abrió sus puer­tas lue­go de per­ma­ne­cer dos años ce­rra­do por re­mo­de­la­cio­nes; lo que re­sul­tó en una nue­va sa­la de 400 me­tros cua­dra­dos di­se­ña­da por el destacado ar­qui­tec­to Smil­jan Ra­dic y de­di­ca­da a la ex­po­si­ción per­ma­nen­te Chi­le an­tes de Chi­le. Des­de en­ton­ces, la Fun­da­ción Fa­mi­lia La­rraín Eche­ni­que y la di­rec­ción del mu­seo asu­mie­ron una nue­va po­lí­ti­ca que in­clu­ye usar nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra es­tre­char los la­zos con la au­dien­cia, que men­sual­men­te su­ma en pro­me­dio unas 10 mil per­so­nas.

En esa lí­nea se cons­tru­yó la Sa­la Zim de Fun­da­ción Mus­ta­kis con ac­ti­vi­da­des in­ter­ac­ti­vas pa­ra ni­ños, que usa tec­no­lo­gía di­gi­tal y de reali­dad au­men­ta­da. Ade­más en mar­zo, por pri­me­ra vez una ar­tis­ta -Jo­se­fi­na Gui­li­sas­ti- in­ter­vino la sa­la Chi­le an­tes de Chi­le con ar­te con­tem­po­rá­neo: un vi­deo ins­ta­la­ción que aún es­tá en el mu­seo y que mues­tra ré­pli­cas dia­gui­tas que caen al va­cío y se des­tru­yen, pa­ra ha­blar so­bre la fra­gi­li­dad del pa­tri­mo­nio y la me­mo­ria. “Que­re­mos se­guir in­vi­tan­do a ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos y la ver­dad es que ya he­mos re­ci­bi­do va­rios pro­yec­tos pa­ra in­ter­ve­nir nues­tra co­lec­ción”, di­ce Al­du­na­te.

En tan­to, las ex­po­si­cio­nes con tec­no­lo­gía di­gi­tal con­ti­nua­rán en no­viem­bre con Tai­ra, ar­te ru­pes­tre: en­tre el cie­lo y la tie­rra, a car­go nue­va­men­te de Ro­dri­go Ti­si. “Es aún más am­bi­cio­sa. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en el va­lle de Tai­ra, un ale­ro ro­co­so en­tre el río Loa y el sa­lar de Ata­ca­ma don­de hay ar­te ru­pes­tre. Es­ta­mos ha­cien­do fo­to­gra­fías as­tro­nó­mi­cas, usan­do dro­nes pa­ra fil­mar lo­ca­cio­nes, re­gis­tran­do el pai­sa­je, el tiem­po y el mo­vi­mien­to del sol. In­clu­so es­ta­mos vien­do có­mo traer di­gi­tal­men­te un pe­da­zo de mu­ro a San­tia­go”, ade­lan­ta Ti­si.

Pa­ra el di­rec­tor, eso sí, es im­por­tan­te equi­li­brar en­tre el uso de la tec­no­lo­gía y el for­ma­to de la mu­seo­gra­fía tra­di­cio­nal. “No va­mos a to­car la mues­tra per­ma­nen­te, que es­tá pen­sa­da pa­ra por lo me­nos 15 años. Pri­me­ro, por­que se­ría cos­to­so re­no­var­la y se­gun­do, por­que pen­sa­mos que es im­por­tan­te dar­le al pú­bli­co tam­bién un des­can­so de la tec­no­lo­gía, en es­te mundo cada vez más di­gi­tal. La idea es usar es­tos re­cur­sos en nues­tras mues­tras tem­po­ra­les, eso nos evi­ta el uso de pie­zas de la co­lec­ción y nos per­mi­te lle­var las mues­tras a otros lu­ga­res de Chi­le”, re­su­me Al­du­na­te quien ade­lan­ta que Ros­tros del Nor­te Gran­de se ex­hi­bi­rá lue­go en el Mu­seo An­dino, en Buin, y en La Se­re­na.b

►► En­cuen­tro mul­ti­ét­ni­co, ilus­tra­ción de Jo­sé Pé­rez de Ar­ce.

►► Así se ve la vi­deo ins­ta­la­ción Ros­tros del Nor­te Gran­de.

Ima­gen de Caí­da li­bre,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.