Jor­ge Durán, el guio­nis­ta chi­leno de El Be­so de la Mu­jer Ara­ña trae su nue­va pe­lí­cu­la

► La pró­xi­ma se­ma­na lle­ga a sa­las Ro­man­ce po­li­cial, su pri­me­ra cin­ta ro­da­da en nuestro país. ► Tras el exi­lio, Durán es­cri­bió va­rios de los me­jo­res fil­mes bra­si­le­ños de los 70 y 80.

La Tercera - - Sociedad - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

La me­mo­ria es un re­cur­so que a ve­ces mien­te, pe­ro ja­más se ago­ta. Así lo cree el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Ro­man­ce po­li­cial (2012) y, con cier­tas va­ria­cio­nes, así tam­bién lo es­ti­ma Jor­ge Durán (1942), su di­rec­tor. Sor­pren­di­do por las apa­ren­tes con­tra­dic­cio­nes de su ami­ga chi­le­na, un jo­ven escritor bra­si­le­ño em­pie­za a du­dar de to­do que le cuen­ta y tam­bién a sem­brar in­cóg­ni­tas so­bre lo que él mis­mo es­cri­be: ella ha ins­pi­ra­do la tra­ma, pe­ro al pa­re­cer es só­lo pu­ra ima­gi­na­ción.

He ahí uno de las con­flic­tos en que se mue­ve Ro­man­ce po­li­cial, la cin­ta de Jor­ge Durán que se es­tre­na la pró­xi­ma se­ma­na en el Ci­ne Ar­te Nor­man­die y en la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal. El otro te­ma es me­nos in­te­lec­tual y es ya clá­si­ca en el rea­li­za­dor afin­ca­do en Bra­sil ha­ce 43 años: es Chi­le y las con­se­cuen­cias del ré­gi­men de Pi­no­chet en las jóe­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes.

“El te­ma de la dic­ta­du­ra no se ago­ta con el pa­so del tiem­po,”, ex­pli­ca Durán al te­lé­fono des­de Río de Ja­nei­ro, don­de vi­ve. “Por ejem­plo, Flo­ren­cia (el per­so­na­je de Da­nie­la Ra­mí­rez , tan pro­ta­gó­ni­co co­mo el del ac­tor bra­si­le­ño Da­niel de Oli­vei­ra) tie­ne un re­cuer­do de in­fan­cia li­ga­do a una época os­cu­ra de Chi­le, aun­que es­to es só­lo un pre­tex­to pa­ra ti­rar­nos un pi­que­ro den­tro de su me­mo­ria”, agre­ga so­bre la cin­ta am­bien­ta­da en San Pe­dro de Ata­ca­ma.

Con la pre­sen­cia ade­más de Al­va­ro Ru­dolphy en el rol del de­tec­ti­ve Mar­tí­nez, Ro­man­ce po­li­cial plan­tea en la su­per­fi­cie el ca­so de un cri­men en pleno de­sier­to. Ba­jo aque­lla ca­pa, sin em­bar­go, hay otra y re­mi­te a la in­fan­cia de Flo­ren­cia (Da­nie­la Ra­mí­rez), la chi­ca que el escritor bra­si­le­ño An­to­nio (Da­niel de Oli­vei­ra) co­no­ce en el nor­te y que se ha vuel­to ins­pi­ra­ción de una men­te has­ta aho­ra afli­gi­da por el blo­queo crea­ti­vo.

“Una de las co­sas que me fas­ci­na del de­sier­to de Chi­le es que las ca­pas de re­cuer­dos es­tán acu­mu­la­das en di­fe­ren­tes ni­ve­les de la tie­rra: cada 30 cen­tí­me­tros van va­rian­do y una me­mo­ria sus­ti­tu­ye a la otra, de la mis­ma ma­ne­ra que ocu­rre con las re­cuer­dos del ce­re­bro hu­mano”, re­fle­xio­na el rea­li­za­dor so­bre su pri­me­ra cin­ta ro­da­da en Chi­le.

For­ma­do en los 60 en tea­tro jun­to a Víc­tor Ja­ra y Do­min­go Tes­sier y tras ha­ber si­do guio­nis­ta de Ya no bas­ta con re­zar (1973) de Al­do Fran­cia, Durán par­tió al exi­lio en 1974 y se es­ta­ble­ció en Bra­sil, don­de fue ayu­dan­te de di­rec­ción de Bruno Ba­rre­to en Do­ña Flor y sus dos ma­ri­dos (1976) y guio­nis­ta de Héc­tor Ba­ben­co pa­ra al­gu­nos de sus me­jo­res fil­mes, en­tre ellos Lú­cio Flá­vio (1977), Pi­xo­te (1981) y El be­so de la mu­jer ara­ña (1985), por el que Wi­lliam Hurt ob­tu­vo el Os­car a Me­jor Ac­tor.

Tam­bién desa­rro­lló pa­ra­le­la­men­te una ca­rre­ra co­mo di­rec­tor de ci­ne y ha es­ta­do tras cin­co lar­gos, en­tre ellos el ce­le­bra­do El co­lor de su des­tino (1987), so­bre un hi­jo de chi­le­nos exi­lia­dos en Bra­sil, y Prohi­bi­do prohi­bir (2006), acer­ca de tres idea­lis­tas uni­ver­si­ta­rios de Río. Co­mo se ve, las tra­mas con jó­ve­nes siem­pre lo per­si­guen.

“Al lle­gar a Bra­sil me lle­vé bien con Héc­tor Ba­ben­co, por­que él era ar­gen­tino de na­ci­mien­to y los dos ha­blá­ba­mos por­tu­ñol en un país ex­tran­je­ro”, re­cuer­da. Con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo un clá­si­co del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano, Pi­xo­te (1981) re­la­ta­ba en es­ti­lo do­cu­men­tal la his­to­ria de un mu­cha­cho de 13 años que su­fría las con­se­cuen­cias de un re­for­ma­to­rio ju­ve­nil y era uti­li­za­do en la gue­rra en­tre pan­di­llas de nar­cos y la po­li­cía co­rrup­ta. En su mo­men­to fue elo­gia­da por crí­ti­cos co­mo Ro­ger Ebert y Pau­li­ne Kael y en­tre sus ad­mi­ra­do­res se cuen­tan los ci­neas­tas Spi­ke Lee y Har­mony Ko­ri­ne.

“Pi­xo­te fue la ex­pe­rien­cia mas in­ten­sa de mi vi­da. Es­tu­vi­mos 90 días me­ti­dos en las cár­ce­les de me­no­res en Sao Pau­lo. Di­go cár­ce­les por­que eso es lo que son, no son ho­ga­res de me­no­res, que son nom­bres de pa­co­ti­lla. Lo peor es que el sis­te­ma es­tá aho­ra peor y a na­die le im­por­ta. Ni si­quie­ra es un te­ma en Bra­sil”, cuen­ta Durán acer­ca de la pe­lí­cu­la cu­yo pro­ta­go­nis­ta mu­rió en 1989 a ma­nos de la po­li­cía pau­lis­ta.

Cuan­do lle­gó el mo­men­to de ro­dar El be­so de la mu­jer ara­ña, las co­sas ha­bían cam­bia­do y así lo cuen­ta Jor­ge Durán: “Es­cri­bí el ar­gu­men­to y los cin­co pri­me­ros tratamientos del guión de la pe­lí­cu­la, que se ba­sa en la no­ve­la de Ma­nuel Puig. Pe­ro era una pe­lí­cu­la gran­de y en al­gún mo­men­to en­tra­ron los pro­duc­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos. Ellos tra­je­ro a su guio­nis­ta y fi­nal­men­te apa­re­ció con cré­di­tos de guión fir­ma­dos por Leo­nard Schra­der (her­mano del rea­li­za­dor Paul Schra­der). Lo que la­men­té es que la his­to­ria era ca­si la mis­ma que ha­bía es­cri­to yo. Pe­ro lo bueno es que ha­blé con los ac­to­res Wi­lliam Hurt y Raúl Ju­lia y ellos me con­ta­ron que la na­rra­ción no ha­bía cam­bia­do. Es uno de los ga­jes del ofi­cio de ser guio­nis­ta”.b

►► Jor­ge Durán

jun­to al ac­tor Da­niel de Oli­vei­ra en Ro­man­ce po­li­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.