“In­de­pen­dien­te de lo que di­ga la au­di­to­ría he de­ci­di­do dar un pa­so al cos­ta­do”

► El mú­si­co re­ve­la que no se­gui­rá al man­do de la SCD, por lo que el con­se­jo ele­gi­rá un nue­vo pre­si­den­te la pró­xi­ma semana. ► De pa­so, se de­fien­de de las crí­ti­cas y ex­pli­ca que su de­ci­sión bus­ca ter­mi­nar con las di­vi­sio­nes en la en­ti­dad.

La Tercera - - So­cie­dad - Andrés del Real

Al­va­ro Sca­ra­me­lli es­tá can­sa­do. Pe­se a que ase­gu­ra te­ner la con­cien­cia tran­qui­la, y que por lo mis­mo ha op­ta­do por no es­con­der­se y dar la ca­ra an­te sus co­le­gas, re­co­no­ce que los úl­ti­mos días han si­do com­ple­jos y que tan­to él co­mo sus cer­ca­nos se han vis­to afec­ta­dos por las crí­ti­cas que ha en­fren­ta­do pú­bli­ca­men­te des­de que se die­ran a co­no­cer los mi­llo­na­rios pa­gos que ha re­ci­bi­do en el úl­ti­mo año y me­dio: $130 mi­llo­nes per­ci­bi­dos du­ran­te su pe­río­do al man­do de la So­cie­dad Chi­le­na del De­re­cho de Au­tor (SCD), los que ac­tual­men­te son re­vi­sa­dos por una co­mi­sión de so­cios y una au­di­to­ría ex­ter­na. Fue la fil­tra­ción de esos mon­tos, así co­mo los cues­tio­na­mien­tos que és­tos desata­ron por par­te de sus pa­res e in­clu­so de con­se­je­ros del or­ga­nis­mo, co­mo Flor­ci­ta Mo­tu­da, los que mo­ti­va­ron una de­ci­sión do­lo­ro­sa: no con­ti­nuar en la pre­si­den­cia de la ins­ti­tu­ción.

“No voy a man­te­ner­me en el cargo por­que creo que los mú­si­cos me­re­cen un pre­si­den­te de con­sen­so, al­guien que no es­té sien­do cues­tio­na­do. In­de­pen­dien­te de lo que de­ter­mi­ne la au­di­to­ría, y aun­que su re­sul­ta­do sea a mi fa­vor, he de­ci­di­do dar un pa­so al cos­ta­do”, ex­pli­ca Sca­ra­me­lli a en una de las ofi­ci­nas que la en­ti­dad ocupa en Pro­vi­den­cia. Las mis­mas que el can­tau­tor de 51 años, ex in­te­gran­te del gru­po Ci­ne­ma y ga­na­dor del Fes­ti­val de Vi­ña, aban­do­na­rá en los pró­xi­mos días.

Se­gún sub­ra­ya, no se tra­ta de una re­nun­cia co­mo tal. Tras dos años en la pre­si­den­cia de la SCD y an­te el re­vue­lo cau­sa­do por sus in­gre­sos, Sca­ra­me­lli ha de­ci­di­do que el nue­vo con­se­jo del or­ga­nis­mo, ele­gi­do en ma­yo pa­sa­do, se cons­ti­tu­ya la pró­xi­ma semana y no a fi­nes de ju­lio co­mo es­ta­ba pro­gra­ma­do. Tal co­mo es­ta­ble­cen las ba­ses, los nue­vos con­se­je­ros deben ra­ti­fi­car allí al pre­si­den­te y al res­to de la di­rec­ti­va (vi­ce­pre­si­den­te y se­cre­ta­rio), ins­tan­cia en la que el mú­si­co no pre­sen­ta­rá su can­di­da­tu­ra, lo que los obli­ga­rá a ele­gir a un nue­vo man­da­más. Por pri­me­ra vez en los trein­ta años de la ins­ti­tu­ción un pre­si­den­te ha­brá cum­pli­do só­lo su pe­río­do ini­cial de dos años al man­do, sin ser ree­lec­to.

“To­do el rui­do que ha ge­ne­ra­do es­ta si­tua­ción y la molestia que se ha desata­do en re­des so­cia­les, en par­te mo­ti­va­da por los di­chos de Flor Mo­tu­da, creo que re­quie­ren una se­ñal por par­te de la SCD que de­mues­tre que nues­tra in­ten­ción no es ‘aca­bro­nar­nos’ con na­da”, ex­pli­ca el mú­si­co.

La Ter­ce­ra, ¿No cree que su de­ci­sión pue­de leer­se co­mo que le es­tá dan­do la razón a quie­nes lo cues­tio­nan?

Aquí ocu­rre una coin­ci­den­cia. Por­que si es­to hu­bie­se su­ce­di­do en la mi­tad de mi pe­río­do se­ría una re- nun­cia y eso se ve­ría co­mo di­ces tú. Pe­ro es­to ocu­rre en el tér­mino de mi pe­río­do y lo que ha­go es no ofre­cer­me pa­ra una nue­va pos­tu­la­ción. A mí me hu­bie­se en­can­ta­do ha­ber es­ta­do cua­tro o seis años, me en­can­ta la SCD y tra­ba­jar por es­ta ins­ti­tu­ción. Lo que he­mos lo­gra­do en es­tos dos años ha si­do for­mi­da­ble, y aun­que se ha vis­to em­pa­ña­do por es­ta his­to­ria, se han hecho cam­bios fun­da­men­ta­les que favorecen a to­dos los mú­si­cos.

Aun así, pa­ra mu­chos es­te pa­so al la­do po­dría ter­mi­nar va­li­dan­do los ar­gu­men­tos en su con­tra. ¿No pen­só en se­guir en el cargo has­ta que se acla­ra­ran las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des?

Hay dos voces. Hay gen­te que me pi­de que no clau­di­que, que no le dé de co­mer a otros. Pe­ro quie­ro lo me­jor pa­ra la SCD y con­si­de­ro que pa­ra ello hay que te­ner un pre­si­den­te que no ge­ne­re di­vi­sio­nes ni an­ti­cuer­pos, si no se­gui­rán las crí­ti­cas, las sos­pe­chas y las odio­si­da­des y se ve­ría afec­ta­do el clima de la so­cie­dad. La sen­sa­ción que tie­nen al­gu­nos, eso de que “aun­que to­do sea le­gal no me gus­ta”, creo que no le ha­ce bien a la SCD. Que­re­mos lo me­jor pa­ra la ins­ti­tu­ción, no pa­ra Al­va­ro Sca­ra­me­lli.

¿Y us­ted com­par­te esa apre­cia­ción? ¿No con­si­de­ra un pro­ble­ma éti­co ha­ber re­ci­bi­do esos in­gre­sos du­ran­te su pre­si­den­cia, co­mo de­nun­ció Fer­nan­do Ubier­go?

No es un pro­ble­ma de éti­ca. Lo se­ría si yo hu­bie­se usado al­gu­na in­fluen­cia, por ejem­plo. Yo lo veo más bien co­mo una ma­la coin­ci­den­cia por­que si yo no fue­ra pre­si­den­te na­die me es­ta­ría cues­tio­nan­do na­da, re­ci­bi­ría tran­qui­la­men­te mis de­re­chos. Es­to es una coin­ci­den­cia en un am­bien­te don­de los di­ne­ros cau­san do­lor en al­gu­nas per­so­nas. En­ton­ces, en lu­gar de ver­se co­mo un mé­ri­to, se ve co­mo un apro­ve­cha­mien­to. Yo di­ría que es un pro­ble­ma es­té­ti­co. Co­mo bien di­jo Ro­ber­to Már­quez en la asamblea: pue­de ser le­gal pe­ro se ve mal. To­da es­té­ti­ca es­tá su­je­ta al pa­re­cer sub­je­ti­vo de las per­so­nas y hoy pro­ba­ble­men­te la es­té­ti­ca que yo presento sea fea o le ge­ne­ra rui­do a mu­chos mú­si­cos. Pe­ro a na­die le ge­ne­ra pro­ble­ma que en Mé­xi­co el pre­si­den­te de su so­cie­dad sea quien más de­re­chos ge­ne­ra, Ar­man­do Man­za­ne­ro.

En su car­ta, Flor­ci­ta Mo­tu­da ase­gu­ra que se cam­bió una nor­ma­ti­va du­ran­te su ges­tión que fa­vo­re­ce a quie­nes com­po­nen pie­zas pa­ra la TV. ¿Es eso efec­ti­vo?

El mez­cla pe­ras con man­za­nas por­que es­tá ha­blan­do de ra­dios. No tie­ne na­da que ver con el re­par­to en te­le­vi­sión. Yo soy de los so­cios fun­da­do­res y la ley de re­par­to de de­re­chos co­ne­xos (re­la­ti­vos a la in­ter­pre­ta­ción) no ha­bía si­do mo­di­fi­ca­da has­ta abril de es­te año, des­pués que re­ci­bí un che­que que me pa­re­cía que era de una can­ti­dad

“To­do el rui­do y la molestia que ha ge­ne­ra­do es­to, en par­te mo­ti­va­dos por los di­chos de Flor Mo­tu­da, re­quie­ren una se­ñal por par­te de la SCD”.

“No es un pro­ble­ma de éti­ca. Más bien lo veo co­mo una ma­la coin­ci­den­cia, por­que si yo no fue­ra pre­si­den­te na­die me es­ta­ría cues­tio­nan­do na­da”.

FO­TO: MA­RIO TE­LLEZ

►► Al­va­ro Sca­ra­me­lli en el fron­tis de las ofi­ci­nas de la SCD en Pro­vi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.