Baby Dri­ver: la cin­ta de ac­ción que pro­me­te ser un fe­nó­meno

► La pe­lí­cu­la de Ed­gar Wright se es­tre­na­rá en agos­to en Chi­le. ► En Nor­tea­mé­ri­ca se trans­for­mó en una fa­vo­ri­ta de la crí­ti­ca.

La Tercera - - Sociedad - M. de la Ma­za

La gran con­so­li­da­ción del ci­neas­ta británico Ed­gar Wright en Holly­wood podría ha­ber lle­ga­do en 2015. Tras di­ri­gir y es­cri­bir acla­ma­das co­me­dias de cul­to co­mo El ama­ne­cer de los muer­tos (2004), Hot Fuzz (2013) -todas co­la­bo­ran­do con el ac­tor y co­me­dian­te Si­mon Pegg-, ade­más de la elo­gia­da, pe­ro muy po­bre en ta­qui­lla Scott Pil­grim vs el mundo (2010), Wright ha­bía si­do se­lec­cio­na­do por Mar­vel y Dis­ney pa­ra ha­cer­se car­go de An­tMan, con Paul Rudd. Pe­ro, fi­nal­men­te, el irre­ve­ren­te sen­ti­do del hu­mor del in­glés no en­ca­jó con lo que bus­ca­ba el es­tu­dio, lo que lo ter­mi­nó sa­can­do del pro­yec­to, y con su guión re­es­cri­to.

Dos años des­pués del es­treno de esa pe­lí­cu­la, Wright pa­re­cie­ra vi­vir una suer­te de re­van­cha en con­tra del cor­po­ra­ti­vo mundo del ci­ne nor­te­ame­ri­cano. Con su nue­va pe­lí­cu­la Baby Dri­ver (en es­pa­ñol Baby: el apren­diz del cri­men), el rea­li­za­dor no só­lo ha con­quis­ta­do a la crí­ti­ca de for­ma ca­si uná­ni­me; tam­bién lo hi­zo con una his­to­ria pro­pia. Pa­ra par­te de la pren­sa es­pe­cia­li­za­da, un bien­ve­ni­do res­pi­ro a la era de las fran­qui­cias en Holly­wood, don­de lo que rei­na son las fór­mu­las pro­ba­das.

Baby Dri­ver si­gue a un jo­ven só­lo co­no­ci­do co­mo Baby (An­sel El­gort), que tra­ba­ja co­mo el con­duc­tor de­sig­na­do pa­ra los es­ca­pes de una ban­da cri­mi­nal, co­man­da­da por el pe­li­gro­so ma­fio­so Doc (Ke­vin Spa­cey). Un ac­ci­den­te de ni­ño de­jó con pro­ble­mas de oí­do al pro­ta­go­nis­ta, por lo que ha­bla po­co y per­ma­nen­te­men­te es­cu­cha mú­si­ca a tra­vés de au­dí­fo­nos; el úni­co me­ca­nis­mo que ali­via su con­di­ción, y de pa­so le en­tre­ga una des­tre­za úni­ca al vo­lan­te.

La pe­lí­cu­la de ac­ción ha si­do acla­ma­da por sus or­gá­ni­cas se­cuen­cias de ries­go, que no abu­san de los efec­tos es­pe­cia­les ni las pan­ta­llas ver­des, pri­vi­le­gian­do la fil­ma­ción de per­se­cu­cio­nes a gran ve­lo­ci­dad real y efec­tos prác­ti­cos. Y, prin­ci­pal­men­te, se le ha destacado su uso de la mú­si­ca. Wright, quien sue­le ha­cer una cui­da­do­sa cu­ra­to­ría pa­ra sus pro­duc­cio­nes, es­co­gió una ecléc­ti­ca ban­da so­no­ra pa­ra la cin­ta, la cual es­tá in­te­gra­da en la his­to­ria a tra­vés de las can­cio­nes que Baby es­cu­cha con sus au­dí­fo­nos. Des­de los Beach Boys has­ta T. Rex, Beck, Barry Whi­te, Si­mon & Gar­fun­kel, Blur y Sky Fe­rrei­ra acom­pa­ñan las es­ce­nas de ac­ción de la his­to­ria.

La cin­ta se es­tre­nó ayer en Es­ta­dos Uni­dos -lle­ga el 10 de agos­to a Chi­le-, y du­ran­te sus pri­me­ras fun­cio­nes ya reunió cer­ca de US $ 6 mi­llo­nes de dó­la­res, dan­do ini­cio a un aus­pi­cio­so fin de se­ma­na a ni­vel de ta­qui­llas -la pe­lí­cu­la cos­tó US $ 34 mi­llo­nes-.

Baby Dri­ver in­clu­so ya apa­re­ce en la ór­bi­ta más pre­coz de la tem­po­ra­da de pre­mios de fin de año, reivin­di­can­do a su di­rec­tor co­mo una fuer­za a te­ner en con­si­de­ra­ción. En su re­se­ña, el por­tal de entretenimiento Vul­tu­re ase­gu­ró: “Ed­gar Wright es pro­ba­ble­men­te el di­rec­tor de gé­ne­ro per­fec­to pa­ra el Si­glo XXI. Es un fa­ná­ti­co, con to­da la pa­le­ta de in­tere­ses que eso im­pli­ca, pe­ro sin la fal­ta de vi­sión pe­ri­fé­ri­ca que los fa­ná­ti­cos sue­len te­ner”.b

FO­TO: PROMOCIONAL

►► La cin­ta es pro­ta­go­ni­za­da por An­sel El­gort.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.