OTRA CO­SA ES SIN GUI­TA­RRA

La Tercera - - Sociedad - Mar­ce­lo Con­tre­ras Crí­ti­co de mú­si­ca

Afal­ta de hé­roes de las seis cuer­das, Gib­son y Fen­der ven­den me­nos uni­da­des. Nin­gún chi­co co­rre a una tien­da por­que en los gru­pos rock mi­lle­nials las gui­ta­rras van de adorno. Es­to no es de aho­ra. The Ki­llers y Cold­play, pa­dres es­pi­ri­tua­les de ar­tis­tas co­mo Ima­gi­ne Dra­gons y ba­luar­tes del rock ano­dino pro­pio del nue­vo mi­le­nio, han man­te­ni­do a sus res­pec­ti­vos eje­cu­tan­tes en dis­cre­tos se­gun­dos pla­nos, ti­bios apren­di­ces de la al­qui­mia de The Ed­ge de es­ca­sos acor­des y mu­chos efec­tos. En esta ge­ne­ra­ción mu­si­cal don­de la fi­gu­ra clá­si­ca del rock star tam­po­co existe (aho­ra son pa­dres y ma­ri­dos ejem­pla­res), im­por­ta la voz y un tam­bor épi­co de­trás. El fin es real­zar ese can­to ten­dien­te a emi­tir un men­sa­je con un tras­fon­do de au­to­ayu­da y la eter­na per­se­cu­ción de los sue­ños, más o me­nos lo mis­mo pro­pues­to por las es­tre­llas teen de Dis­ney.

Pa­ra el lí­der y vo­ca­lis­ta Dan Rey­nolds, un ti­po que pa­de­ce de­pre­sión y una va­ria­ble de ar­tri­tis en la co­lum­na, Evol­ve es un triun­fo. Le ayu­dó a sa­lir del ato­lla­de­ro aními­co en el que es­ta­ba con el se­gun­do ál­bum Smo­ke + Mi­rrors (2015), una obra que al me­nos mu­si­cal­men­te no de­la­ta­ba bru­mas sino siem­pre ese acen­to épi­co, op­ti­mis­ta y con cier­to ai­re mar­cial, que con­vier­te al con­jun­to en ma­te­rial pro­pi­cio pa­ra cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

Uno de los te­mas de Rey­nolds es sub­ra­yar sus triun­fos, tal co­mo las fi­gu­ras del hip hop lo ha­cen. Con so­lo dos ál­bu­mes Ima­gi­ne Dra­gons acu­mu­la 9 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das y di­ver­sos pre­mios in­clu­yen­do un Grammy. Wha­te­ver it ta­kes y Thun­der des­cri­ben ese pro­ce­so de éxi­to. De chi­co na­die le com­pra­ba, se bur­la­ban de él. Aho­ra es­tá en un es­ce­na­rio en­can­tan­do a mi­les ha­cien­do lo que le gus­ta. Am­bas can­cio­nes son una de­mos­tra­ción de ver­sa­ti­li­dad de Rey­nolds con­ver­ti­do en un hip­ho­pe­ro y un in­tér­pre­te de R&B res­pec­ti­va­men­te, con es­ca­sí­si­mos ras­tros de rock, sino más bien una es­pe­cie de world mu­sic pa­ra to­mar­se las ma­nos y bai­lar en co­mu­ni­dad a la bús­que­da de un es­ta­do li­túr­gi­co. Be­lie­ver y Wal­king the wi­re se re­vis­ten de ese es­pí­ri­tu, tí­tu­los apa­ren­te­men­te con­ta­gio­sos y a la vez ca­ren­tes de múscu­lo y con­sis­ten­cia por esta eco­no­mía en la ar­qui­tec­tu­ra de Ima­gi­ne Dra­gons. To­do se le­van­ta en ape­nas dos pi­la­res, lo que Rey­nolds can­te, ar­mo­ni­ce y mul­ti­pli­que con su pro­pia voz, jun­to al pulso que lla­ma a una ba­ta­lla pa­ra dis­fru­tar la vi­da.

Por fi­lo­so­fía y mo­ti­vos Ima­gi­ne Dra­gons no so­lo se acer­ca al can­cio­ne­ro Dis­ney, sino tam­bién al ti­po de EDM (Elec­tro­nic Dan­ce Mu­sic) im­pues­to por Da­vid Guet­ta, don­de im­pe­ra el áni­mo de ce­le­bra­ción co­me­di­da, ba­jo con­trol, sin exa­brup­tos, to­dos có­di­gos que de rock no tie­nen na­da.

Evol­ve

Ima­gi­ne Dra­gons

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.