El fu­tu­ro del pa­sa­do

La Tercera - - Opinión - Ser­gio I. Mel­nick @mel­nick­ser­gio

EL FU­TU­RO es in­trín­se­ca­men­te im­pre­de­ci­ble en el lar­go pla­zo por­que el ver fu­tu­ros po­si­bles por sí mis­mo afec­ta el pre­sen­te. Es de­cir, aun­que pa­rez­ca una pa­ra­do­ja, que lo es, el pre­sen­te afec­ta al fu­tu­ro de la mis­ma ma­ne­ra que el fu­tu­ro afec­ta al pre­sen­te. La eco­no­mía mo­der­na ha avan­za­do mu­cho en es­te te­rreno y ha­bla de las ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les (vs. adap­ta­ti­vas). En es­te go­bierno no en­tien­den mu­cho de es­tas teo­rías y por eso no lo­gran com­pren­der có­mo han de­te­rio­ra­do to­do. Cuan­do Gui­llier de­cla­ra ser el con­ti­nua­dor de es­te go­bierno, si sube su pro­ba­bi­li­dad de go­ber­nar, la eco­no­mía se de­te­rio­ra de in­me­dia­to, pa­ra qué ha­blar de otras po­si­cio­nes más ex­tre­mas.

En­ton­ces, en los he­chos, hay un fu­tu­ro del pa­sa­do cuan­do so­lo pro­yec­ta­mos his­to­ria o cuan­do que­re­mos vol­ver atrás, un fu­tu­ro del pre­sen­te en que nos cree­mos dio­ses ca­pa­ces de cons­truir el fu­tu­ro que nos plaz­ca, y un fu­tu­ro del fu­tu­ro que emer­ge de lo que aun ni si­quie­ra co­no­ce­mos. Del conflicto e in­ter­ac­ción de es­tos tres fu­tu­ros emer­ge el que fi­nal­men­te lo se­rá.

Pues bien, la po­lí­ti­ca chi­le­na, con hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, pa­re­ce so­lo co­no­cer el fu­tu­ro del pa­sa­do. Sor­pren­den­te­men­te, los jó­ve­nes ta­len­to­sos del Fren­te Am­plio, que pa­ra mí de­bie­ran re­pre­sen­tar el fu­tu­ro de fu­tu­ro, ape­nas re­pi­ten añe­jas ideas de sus abue­los. Peor aún, lo ha­cen co­mo si se hu­bie­ran ilu­mi­na­do. “Hay que ter­mi­nar el mo­de­lo ex­trac­ti­vis­ta y ge­ne­rar más va­lor agre­ga­do” es la re­ve­la­ción crea­ti­va que pro­cla­man. Una idea más vie­ja que el hi­lo ne­gro; de he­cho, par­tió en los años 40 del si­glo pa­sa­do. Has­ta los ra­di­ca­les la sa­bían e im­pul­sa­ron la Cor­fo y la in­dus­tria­li­za­ción vía el Es­ta­do. Pe­ro no era fá­cil. El pro­tec­cio­nis- mo que re­que­ría no per­mi­tía que fue­ran com­pe­ti­ti­vas. Has­ta au­tos se tra­ta­ron de fa­bri­car en Chi­le en el in­ten­to de te­ner más va­lor agre­ga­do.

Por otro la­do, el ac­tual go­bierno so­lo cree en el fu­tu­ro del pre­sen­te mi­ran­do por el re­tro­vi­sor. Di­cen que por las re­for­mas hay que pa­gar un cos­to, que los be­ne­fi­cios son a lar­go pla­zo. Lo cier­to es que da lo mis­mo el “cos­to” de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y si de­jan al país más atrás que don­de par­tió que es lo que ocu­rre en Chi­le. Creen que es­tán avan­zan­do y crean­do his­to­ria. La co­sa de fon­do pa­ra ellos es el po­der, y hay que man­te­ner­lo a co­mo dé lu­gar, el sín­dro­me de los Cas­tro. Es que ellos se sien­ten mo­ral­men­te su­pe­rio­res y por ello “de­ben” go­ber­nar.

La de­re­cha no lo ha­ce mu­cho me­jor. Tam­bién es ejem­plo del fu­tu­ro del pa­sa­do. La de­re­cha no se ca­rac­te­ri­za por ser ni muy crea­ti­va, ni de apor­tar nue­vas ideas pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal. Tien­de a ser con­ser­va­do­ra y una bue­na par­te de és­ta si­gue an­cla­da a re­li­gio­nes en que el fu­tu­ro desea­do es­tá en el “otro mun­do”. La de­re­cha cree en la li­ber­tad, y pos­tu­la que es el ejer­ci­cio de és­ta la que ge­ne­ra el me­jor fu­tu­ro.

To­das las ver­tien­tes del po­pu­lis­mo, que hoy bro­tan a rau­da­les en nues­tro país, son ex­pre­sio­nes del fu­tu­ro del pre­sen­te. Pan pa­ra hoy, ham­bre pa­ra ma­ña­na. Ja­más el po­pu­lis­mo ha lo­gra­do el desa­rro­llo cuan­do se ha in­ten­ta­do.

Ne­ce­si­ta­mos a los mi­llen­nials más in­vo­lu­cra­dos en lo co­lec­ti­vo. Las vie­jas ideo­lo­gías ya no res­pon­den a los pro­ble­mas de la ac­tua­li­dad, me­nos las del fu­tu­ro. La de­mo­cra­cia no se ha mo­der­ni­za­do en si­glos y ya no es ca­paz de re­sol­ver las di­ná­mi­cas so­cia­les de la ac­tua­li­dad. En la era del co­no­ci­mien­to no hay es­pa­cio pa­ra po­lí­ti­cos ig­no­ran­tes pe­ro po­pu­la­res. En la era de in­ter­net y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no hay es­pa­cio pa­ra asam­bleas y ca­bil­dos. La po­bre­za y se­gre­ga­ción del fu­tu­ro vie­ne de la bre­cha di­gi­tal, no del in­gre­so.

To­do lo an­te­rior des­can­sa en la ca­li­dad de la edu­ca­ción, no de la gra­tui­dad pa­ra un sis­te­ma del pa­sa­do. Tam­bién de la mo­der­ni­za­ción (ca­li­dad) del Es­ta­do, no de su cre­cien­te obe­si­dad (ta­ma­ño). El me­jor fu­tu­ro po­si­ble re­sul­ta de la co­la­bo­ra­ción, no de la eli­mi­na­ción del ad­ver­sa­rio, me­nos de las re­tro­ex­ca­va­do­ras.

Co­mo ve­mos, Chi­le es un país que mi­ra ha­cia atrás más que ade­lan­te y, de se­guir así, el fu­tu­ro se­rá re­pe­tir una y otra vez los mis­mos erro­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.