¡Que ga­ne Chi­le!

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Na­va­rre­te Abo­ga­do

YLLEGÓ el día de las elec­cio­nes pri­ma­rias. Des­pués de va­rias se­ma­nas de cam­pa­ña, fran­ja elec­to­ral y de­ba­tes –al­gu­nos fran­ca­men­te pa­ra el ol­vi­do-, hoy sa­bre­mos quién es el can­di­da­to úni­co del Fren­te Am­plio y Chi­le Va­mos pa­ra los pró­xi­mos co­mi­cios pre­si­den­cia­les. La ver­dad sea di­cha, exis­ten po­cas du­das so­bre el re­sul­ta­do que co­no­ce­re­mos por la tar­de; y tan­to Bea­triz Sán­chez co­mo Se­bas­tián Pi­ñe­ra de­be­rían ser pro­cla­ma­dos co­mo los res­pec­ti­vos ven­ce­do­res.

Sin em­bar­go, y nunca de­bien­do des­car­tar por com­ple­to la po­si­bi­li­dad de una sor­pre­sa, lo que se jue­ga hoy tie­ne me­nos que ver con el re­sul­ta­do y más con otra variable que pue­de im­pac­tar de ma­ne­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va a quie­nes son pro­ta­go­nis­tas de es­te pro­ce­so, co­mo tam­bién a los otros par­ti­dos que ob­ser­van des­de sus ca­sas. Me re­fie­ro, ob­via­men­te, a la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

Pa­ra el ca­so de Chi­le Va­mos, te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia las 800 mil per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron la vez an­te­rior, se­ría un re­vés el ba­jar de di­cha ci­fra. De he­cho, y sal­vo de­cla­ra­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra –cu­yo pro­pó­si­to es jus­ta­men­te con­te­ner las ex­pec­ta­ti­vas- fue­ron los pro­pios di­ri­gen­tes del pi­ñe­ris­mo quie­nes se pu­sie­ron la me­ta de un mi­llón de elec­to­res. Y la ci­fra no es ca­sual. No so­lo es im­por­tan­te do­tar de evi­den­cia em­pí­ri­ca al triun­fa­lis­mo que re­bal­sa en di­chas fi­las, sino tam­bién con­tra­rres­tar la in­ci­den­cia de los bol­so­nes elec­to­ra­les que se le pre­su­men a Os­san­dón. Cual­quie­ra sea el ca­so, las du­das que se han ge­ne­ra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas alen­ta­rán la con­duc­ta del “vo­to útil”, per­ju­di­can­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la vo­ta­ción de Kast.

El Fren­te Am­plio tie­ne un desafío si­mi­lar, aun­que con una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. Sal­vo que to­me­mos co­mo re­fe­ren­cia esa vo­ta­ción “por in­ter­net”, cu­ya con­vo­ca­to­ria y es­té­ti­ca no su­peró el es­tán­dar es­co­lar, se tra­ta de una fuer­za po­lí­ti­ca sin his­to­ria en es­te ti­po de pro­ce­sos. A pri­me­ra vis­ta, po­dría pen­sar­se en­ton­ces que cual­quier ci­fra es acep­ta­ble. Sin em­bar­go, una par­ti­ci­pa­ción que no se acer­que a la mi­tad de lo que con­vo­ca­rán sus con­trin­can­tes hoy, echa por tie­rra dos im­por­tan­tes su­pues­tos de su re­la­to. El pri­me­ro, que se tra­ta de una fuer­za po­lí­ti­ca con vo­ca­ción de po­der, que de­jó la es­tra­te­gia tes­ti­mo­nial y que pre­ten­de pre­sen­tar­se co­mo una al­ter­na­ti­va via­ble a la Nueva Ma­yo­ría. Lo se­gun­do, es que de­trás de su dis­cur­so sub­ya­ce la pro­me­sa de que es po­si­ble re­en­can­tar a un con­jun­to de ciu­da­da­nos, es­pe­cial­men­te jó­ve­nes, que ha­ce mu­chos años se mar­gi­na­ron del pro­ce­so elec­to­ral.

De esa ma­ne­ra, el si­len­cio de Goic y la co­men­ta­da fra­se de Gui­llier no fue­ron ca­sua­les ni im­pro­vi­sa­das. Una ba­ja par­ti­ci­pa­ción en las pri­ma­rias po­dría ate­nuar el bo­chorno que pa­ra la Nueva Ma­yo­ría sig­ni­fi­có que­dar­se fue­ra de es­ta com­pe­ten­cia, dan­do la sen­sa­ción tér­mi­ca –aun­que so­lo sea eso, una sen­sa­ción­de que to­da­vía tie­ne al­go que mos­trar. Si por el con­tra­rio hoy asis­ti­mos a una vo­ta­ción que en to­tal su­pere el mi­llón y me­dio de per­so­nas, co­mien­za a es­cri­bir­se pa­ra el ofi­cia­lis­mo la crónica de su muer­te anun­cia­da.

ChV y el FA se­rán da­ña­dos si hoy vo­tan po­cos. Pe­ro si atraen a más de un mi­llón y me­dio, se­rá la crónica de una muer­te anun­cia­da del ofi­cia­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.