La im­por­tan­cia de par­ti­ci­par en las pri­ma­rias

Se­ría una se­ñal va­lio­sa que, a pe­sar de to­dos los tras­piés de los can­di­da­tos y los par­ti­dos, la ciu­da­da­nía par­ti­ci­pe y así se re­vi­ta­li­ce la de­mo­cra­cia.

La Tercera - - Opinión -

EN LOS úl­ti­mos días, han re­vi­vi­do los te­mo­res de que los elec­to­res no con­cu­rran ma­si­va­men­te a las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les de Chi­le Va­mos (ChV) y el Fren­te Am­plio (FA). Al fac­tor de la au­sen­cia de la Nueva Ma­yo­ría de es­ta con­tien­da, se aña­de que es­ta jor­na­da coin­ci­de con la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, variable es­ta úl­ti­ma que emer­gió re­cién es­ta se­ma­na. Aun cuan­do ni el go­bierno ni los par­ti­dos han con­tri­bui­do en gran me­di­da a ge­ne­rar un am­bien­te elec­to­ral que fa­vo­rez­ca una al­ta par­ti­ci­pa­ción, ca­be es­pe­rar que la ciu­da­da­nía se­pa so­bre­po­ner­se a ello y se mo­ti­ve a par­ti­ci­par, dan­do así nue­vos bríos a la de­mo­cra­cia y des­min­tien­do a quie­nes in­sis­ten en que es­te ti­po de ins­tan­cias son inú­ti­les.

El éxi­to de es­tas pri­ma­rias no de­be­ría me­dir­se úni­ca­men­te en fun­ción de la can­ti­dad de vo­tan­tes que con­cu­rran. Por de pron­to, es­ta jor­na­da ya no es del to­do com­pa­ra­ble con las pri­ma­rias de 2013, pues en esa opor­tu­ni­dad tam­bién par­ti­ci­pa­ron las fuer­zas de la na­cien­te Nueva Ma­yo­ría, lo que arro­jó un uni­ver­so cer­cano a tres mi­llo­nes de vo­tan­tes, 800 mil de los cua­les con­cu­rrie­ron a las pri­ma­rias de la cen­tro­de­re­cha. Si bien es in­du­da­ble que de re­gis­trar­se un muy ba­jo nú­me­ro de par­tí­ci­pes que­da­ría un cier­to sa­bor amar­go, tam­bién es un he­cho que las pri­ma­rias per­mi­ti­rán de­can­tar el es­ce­na­rio elec­to­ral, abrien­do con ello una nueva eta­pa. Así, a par­tir del lu­nes la cen­tro­de­re­cha se ali­nea­rá en torno a una so­la fi­gu­ra, y el Fren­te Am­plio -que de­bu­ta for­mal­men­te en la es­ce­na po­lí­ti­ca- tam­bién ga­na­rá su es­pa­cio. La Nueva Ma­yo­ría, en cam­bio, que apa­ren­te­men­te dis­fru­ta de la tran­qui­li­dad de no ver­se ten­sio­na­da por es­tos re­sul­ta­dos, se­gui­rá con dos can­di­da­tos, lo que se­rá una fuen­te de ten­sión cons­tan­te en su in­te­rior.

Es evi­den­te que la fal­ta de un de­ba­te real de pro­pues­tas y los inex­cu­sa­bles des­a­gui­sa­dos que se vi­vie­ron en al­gu­nos fo­ros, han res­ta­do ten­sión e in­te­rés por par­te de la ciu­da­da­nía, en don­de ca­be una res­pon­sa­bi­li­dad cen­tral a los par­ti­dos. Las enor­mes ex­pec­ta­ti­vas crea­das des­de la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial exi­gían a los ac­tua­les pre­can­di­da­tos ex­tre­mar el cui­da­do de su ofer­ta pro­gra­má­ti­ca, por lo que más que cen­trar su dis­cur­so en cri­ti­car gra­tui­ta­men­te a sus con­trin­can­tes, o en el des­plie­gue de pro­pues­tas po­pu­lis­tas o irrea­li­za­bles, ca­bría ha­ber es­pe­ra­do pro­pues­tas con­cre­tas en­fo­ca­das en re­sol­ver las de­man­das ciu­da­da­nas. La­men­ta­ble­men­te di­cha exi­gen­cia no se cum­plió del to­do, y pro­ba­ble­men­te el afán de ChV y el FA por evi­tar una com­pe­ten­cia más ac­ti­va en­tre sus res­pec­ti­vos can­di­da­tos po­dría re­sen­tir la par­ti­ci­pa­ción.

La res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner vi­vas las pri­ma­rias y va­li­dar­las co­mo un ins­tru­men­to de de­mo­cra­ti­za­ción es de to­dos los ac­to­res. En ese sen­ti­do, el go­bierno fa­lló al no con­tri­buir a fo­men­tar un sano am­bien­te elec­to­ral -los lla­ma­dos de las au­to­ri­da­des a par­ti­ci­par de las pri­ma­rias han si­do prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes, qui­zás por el he­cho de que la Nueva Ma­yo­ría es­té au­sen­te-, y los di­chos del pre­can­di­da­to Ale­jan­dro Gui­llier, quien lla­mó a sus ad­he­ren­tes a “que­dar­se en ca­sa, ver el par­ti­do y ha­cer un asa­do” re­sul­tan inex­pli­ca­bles pa­ra al­guien que ha te­ni­do a la par­ti­ci­pa­ción ciudadana y la des­cen­tra­li­za­ción del po­der co­mo una de sus ban­de­ras de lu­cha. Pe­se a to­das es­tas di­fi­cul­ta­des, el país es­tá de­ci­dien­do en es­tas pri­ma­rias as­pec­tos muy re­le­van­tes, y de allí que la par­ti­ci­pa­ción ciudadana re­sul­te cru­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.