Pre­su­pues­to pa­ra la de­fen­sa na­cio­nal

La Tercera - - Correo - Ju­lio Isa­mit Jor­ge López So­to­ma­yor Ci­neas­ta

Se­ñor di­rec­tor:

Es­tos días se han reanu­da­do las reunio­nes de mi­nis­tros del Ex­te­rior y De­fen­sa de Pe­rú y Chi­le. Se pre­pa­ra un iné­di­to en­cuen­tro con­jun­to de sus ga­bi­ne­tes mi­nis­te­ria­les en Cuz­co, abrien­do un mun­do de opor­tu­ni­da­des pa­ra el si­glo XXI, des­pués de que am­bos paí­ses re­sol­vie­ran su con­tro­ver­sia ma­rí­ti­ma en la Cor­te de La Ha­ya.

Pa­ra la con­tri­bu­ción de la De­fen­sa a es­te desafío de­be­mos con­si­de­rar que nuestras res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, ge­ne­ra­das por cre­cien­tes de­man­das so­cia­les en una si­tua­ción de es­tre­chez de re­cur­sos, agra­va­da por el fin del su­per ci­clo de pre­cios del co­bre, ya han sig­ni­fi­ca­do dis­mi­nuir en los dos úl­ti­mos años un 50% las com­pras mi­li­ta­res au­to­ri­za­das con la Ley del Co­bre. Pe­se a ello, nues­tra doc­tri­na mi­li­tar pre­ten­de se­guir desa­rro­llan­do ca­pa­ci­da­des de pro­yec­ción de fuer­za so­bre­di­men­sio­na­das e in­fi­nan­cia­bles.

El pró­xi­mo go­bierno de­bie­ra ejer­cer un po­ten­te li­de­raz­go pa­ra con­vo­car a ci­vi­les y mi­li­ta­res a una re­vi­sión mi­li­tar que iden­ti­fi­que las ca­pa­ci­da­des pa­ra pro­yec­tar en el tiem­po nues­tros com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les, de ma­ne­ra sin­to­ni­za­da con la de­man­da es­pe­ra­da de de­fen­sa y las prio­ri­da­des pre­su­pues­ta­rias. De es­te mo­do, la De­fen­sa tam­bién po­dría co­men­zar a co­se­char los di­vi­den­dos de la paz. gra­ves des­tro­zos de li­bros de cla­ses, pro­yec­to­res, me­sas y si­llas.

El año 2006 cien­tos de mi­les de jó­ve­nes par­ti­ci­pa­mos en la “Re­vo­lu­ción Pin­güi­na”, con­ven­ci­dos que nos mo­vi­li­zá­ba­mos por con­se­guir una edu­ca­ción de ca­li­dad. Siem­pre su­pi­mos que es­to no se lo­gra­ba des­tro­zan­do lo po­co que te­nía­mos al in­te­rior de nuestras es­cue­las y li­ceos, sino que cui­dan­do nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos y lu­chan­do pa­ra que las cla­ses que se rea­li­za­ban al in­te­rior de ellos fue­ran de bue­na ca­li­dad. Es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos -y lo se­gui­mos es­tan­do­que una bue­na edu­ca­ción es­ta­tal es un mo­tor pa­ra el desa­rro­llo de Chi­le y un fac­tor cla­ve pa­ra el pro­gre­so y opor­tu­ni­da­des de la cla­se me­dia y de los sec­to­res de me­nos re­cur­sos.

El le­gí­ti­mo de­re­cho a ma­ni­fes­tar­se no pue­de ser­vir de ex­cu­sa pa­ra es­con­der la­men­ta­bles ac­tos de vio­len­cia que per­ju­di­can pre­ci­sa­men­te a quie­nes de­bie­ran ayu­dar. La ra­di­ca­li­za­ción y los pro­lon­ga­dos pa­ros y to­mas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal han he­cho per­der ca­si un año de cla­ses a ca­da nueva ge­ne­ra­ción de ins­ti­tu­ta­nos, pro­vo­can­do que el establecimiento sa­lie­ra de los cien me­jo­res del país y per­die­ra la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca. Por otro la­do, se ha des­trui­do el cli­ma de con­vi­ven­cia es­co­lar al in­te­rior de su co­mu­ni­dad, y, co­mo he­mos vis­to es­tos días, se ha caí­do en la ya bur­da y es­can­da­lo­sa des­truc­ción de li­bros y ma­te­ria­les de es­tu­dio, por quie­nes, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, di­cen ma­ni­fes­tar­se por una me­jor edu­ca­ción.

Es ho­ra de que los pro­fe­so­res, los pa­dres y los pro­pios es­tu­dian­tes ge­ne­ren las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra una sa­na con­vi­ven­cia, un am­bien­te de es­tu­dio y pro­mo­ción so­cial, que ha­cen del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal un ba­luar­te de la edu­ca­ción en Chi­le. pro­fe­sio­nal de Víc­tor Ma­nuel Gon­zá­lez, fa­lle­ci­do en 2004, y pi­de “más res­pe­to con nues­tros an­te­ce­so­res”. Una fo­to­gra­fía mal iden­ti­fi­ca­da en Archivo pue­de con­du­cir a mo­les­tas con­fu­sio­nes di­fí­ci­les de ex­pli­car.

Pa­dre e hi­jos

La Ter­ce­ra

En Re­por­ta­jes de se pu­bli­có (do­min­go 25 de ju­nio) una bre­ve no­ta ti­tu­la­da “El plan B de Ros­si pa­ra re­pos­tu­lar por la Re­gión de Ta­ra­pa­cá”. El lec­tor Ser­gio Do­no­so D. se­ña­la que en el tex­to se con­fun­de a los po­lí­ti­cos de ape­lli­do Soria, cuan­do di­ce que “In­clu­so, re­fren­da­ron un prin­ci­pio de acuer­do de apo­yar en Ta­ra­pa­cá a uno de los ad­ver­sa­rios de (Ful­vio) Ros­si, el ex al­cal­de y ex dipu­tado de la zo­na Jor­ge Soria”. Y, agre­ga: “Jor­ge Soria ha si­do mu­chas ve­ces al­cal­de, pe­ro dipu­tado so­lo ha si­do su hi­jo Jor­ge”.

Cier­to. Pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes con­fu­sas, cuan­do se es­cri­be so­bre los Soria de Iqui­que es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car­los con cla­ri­dad por­que el pa­dre y los dos hi­jos han ocu­pa­do dis­tin­tos car­gos de elec­ción po­pu­lar. Jor­ge Soria Qui­ro­ga, el pa­dre, ope­ra­dor na­vie­ro y po­lí­ti­co, ha si­do al­cal­de de Iqui­que en tres pe­río­dos y, aho­ra es even­tual can­di­da­to a se­na­dor. Su hi­jo Jor­ge Soria Mac­cia­ve­llo, em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co, fue con­se­je­ro re­gio­nal y lue­go dipu­tado por el dis­tri­to 2 (Iqui­que, Hua­ra, Ca­mi­ña, Col­cha­ne, Pi­ca, Pozo Al­mon­te), Y, Mau­ri­cio Soria Mac­cia­ve­llo, her­mano del ex­dipu­tado, es ac­tual­men­te al­cal­de de Iqui­que, co­mo su­ce­sor de su pa­dre.

Al re­dac­tor se le cru­za­ron nom­bres y car­gos, y pa­ra que ello no ocu­rra es in­dis­pen­sa­ble ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción con una fuen­te con­fia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.