Pro­yec­cio­nes del gas­to fis­cal

La Tercera - - Correo - Luis Bres­cia­ni Le­can­ne­lier

Se­ñor di­rec­tor:

El mer­ca­do pre­vé un au­men­to má­xi­mo de 3% en el gas­to pú­bli­co pa­ra 2018. El pro­pio mi­nis­tro Valdés lla­mó a te­ner cui­da­do con el gas­to, re­co­no­cien­do que en el úl­ti­mo pe­río­do tri­bu­ta­rio hu­bo una ba­ja en los in­gre­sos de los apor­tes im­po­si­ti­vos de las em­pre­sas.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un im­por­tan­te in­cre­men­to del gas­to fis­cal, de­bi­do a las cre­cien­tes de­man­das so­cia­les, a la dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos por la caí­da en el pre­cio del co­bre y al me­nor cre­ci­mien­to país.

Es­te pa­no­ra­ma ha ge­ne­ra­do un dé­fi­cit es­truc­tu­ral de apro­xi­ma­da­men­te 1,6% del PIB, que­bran­do la re­gla de equi­li­brio fis­cal. El go­bierno anun­ció el año pa­sa­do una pro­yec­ción de 0,25 pun­tos PIB por año pa­ra re­du­cir­lo, con lo que di­cho balance se al­can­za­ría re­cién en 2022, es de­cir, su con­se­cu­ción de­pen­de­rá com­ple­ta­men­te del nue­vo go­bierno.

La pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción de­be­rá go­ber­nar con una po­si­ción fis­cal de­bi­li­ta­da, por lo que es­pe­ra­mos que el pró­xi­mo pre­si­den­te cuen­te con un pro­gra­ma y plan de fi­nan­cia­mien­to rea­lis­tas, que con­si­de­ren una po­lí­ti­ca fis­cal equi­li­bra­da en­tre la es­ti­ma­ción de gas­tos e in­gre­sos per­ma­nen­tes.

La res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal es ingrata y mu­chas ve­ces se con­vier­te en un es­lo­gan po­co atrac­ti­vo pa­ra los can­di­da­tos. Pe­ro ma­ne­jar con res­pon­sa­bi­li­dad la bi­lle­te­ra del Es­ta­do es un va­lor que da se­rie­dad a los can­di­da­tos y per­mi­te cons­truir un proyecto país de lar­go alien­to. Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano so­bre la in­te­gra­ción de las po­lí­ti­cas ur­ba­nas en un so­lo mi­nis­te­rio, quie­ro co­rre­gir sus planteamientos.

Coin­ci­do en que la úni­ca for­ma de res­pon­der en for­ma in­te­gral a las de­man­das del desa­rro­llo ur­bano es po­nien­do a las per­so­nas y las co­mu­ni­da­des en el cen­tro de la agen­da. Es­ta es la ra­zón por la cual se vuelve tan ur­gen­te pa­sar del pa­ra­dig­ma cen­tra­li­za­do y sec­to­ria­lis­ta a un mo­de­lo des­cen­tra­li­za­do e in­te­gra­do de la ges­tión de ciu­da­des.

Tal co­mo plan­tea la Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano, pa­ra lo­grar­lo se re­quie­ren tres con­di­cio­nes: pri­me­ro, ele­gir di­rec­ta­men­te a to­das las au­to­ri­da­des te­rri­to­ria­les, es­pe­cial­men­te a los go­ber­na­do­res re­gio­na­les o me­tro­po­li­ta­nos; se­gun­do, trans­fe­rir las po­tes­ta­des de ges­tión y pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na des­de los mi­nis­te­rios sec­to­ria­les a los go­bier­nos re­gio­na­les, me­tro­po­li­ta­nos y de las ciu­da­des, y fi­nal­men­te in­te­grar en un so­lo mi­nis­te­rio las po­lí­ti­cas ur­ba­nas que in­ci­den en la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial, el trans­por­te, la in­fra­es­truc­tu­ra y re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na, tal co­mo ocu­rre en mu­chos paí­ses de la OCDE.

No se tra­ta de cen­tra­li­zar, ni me­nos de fu­sio­nar mi­nis­te­rios en su ac­tual con­di­ción, sino de asu­mir los evi­den­tes cam­bios que la des­cen­tra­li­za­ción im­pon­drá a la es­truc­tu­ra de los mi­nis­te­rios del sec­tor. Se tra­ta, en­ton­ces, de reor­de­nar ba­jo una vi­sión cohe­ren­te las po­lí­ti­cas de desa­rro­llo de las ciu­da­des y el te­rri­to­rio, lo que ob­via­men­te obli­ga­rá a me­diano pla­zo a pa­sar de la coor­di­na­ción in­ter­mi­nis­te­rial a un mi­nis­te­rio de ciu­dad y te­rri­to­rio que con­cen­tre par­te de las ac­tua­les res­pon­sa­bi­li­da­des ur­ba­nas, hoy dis­per­sas en­tre va­rios en­tes pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.