El ba­rro

La Tercera - - La Otra Mirada - Max Co­lo­dro Fi­ló­so­fo y ana­lis­ta po­lí­ti­co

MA­NUEL Jo­sé Os­san­dón lo­gró ha­cer del de­ba­te pa­ra las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos un ver­da­de­ro tri­bu­to al de­te­rio­ro que hoy re­co­rre la po­lí­ti­ca na­cio­nal; una mix­tu­ra en­tre odio­si­dad, des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les, ca­ren­cia de pro­pues­tas y de­ma­go­gia es­té­ril. Se dio in­clu­so el lu­jo de lu­cir con or­gu­llo su ig­no­ran­cia res­pec­to a los cos­tos de su pro­pio pro­gra­ma, atri­bu­to del que ya ha­bía he­cho ga­la cuan­do afir­mó des­co­no­cer el Acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co, un ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal que él mis­mo ha­bía ra­ti­fi­ca­do con su vo­to en el Se­na­do.

El de­ba­te de la cen­tro­de­re­cha que­dó al fi­nal co­mo tes­ti­mo­nio de un pa­pe­lón ver­gon­zo­so, una pues­ta en es­ce­na de­gra­da­da por una for­ma de en­ten­der la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca que ya no se li­mi­ta so­lo al es­car­nio, sino que se ex­tien­de tam­bién a la au­sen­cia de un mí­ni­mo sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca. En los he­chos, hoy no es in­fre­cuen­te es­cu­char a di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que re­co­no­cen no ha­ber leí­do los pro­gra­mas de go­bierno que apo­ya­ron o los pro­yec­tos de ley que vo­tan, co­mo tam­po­co es ex­tra­ño que par­la­men­ta­rios pre­sen­ten y apo­yen mo­cio­nes sa­bien­do de an­te­mano que son abier­ta­men­te in­cons­ti­tu­cio­na­les.

El de­te­rio­ro de la po­lí­ti­ca se ha vuel­to un fe­nó­meno ba­la­dí, y “el ba­rro” al cual con­si­guen arras­trar­la cier­tas ló­gi­cas de cam­pa­ña es so­lo uno de sus sín­to­mas. En efec­to, tan­to o más de­li­ca­do que el dis­cur­so tó­xi­co es el im­pac­to que es­te de­te­rio­ro ge­ne­ra en la ca­li­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, un ac­ti­vo por el cual Chi­le tu­vo du­ran­te mu­chos años un va­lio­so re­co­no­ci­mien­to pe­ro que, en el úl­ti­mo tiem­po, se ha con­ver­ti­do en un bien ca­da vez más escaso. En la ac­tua­li­dad no es ra­ro en­con­trar pro­yec­tos de go­bierno di­se­ña­dos en fun­ción de ca­ri­ca­tu­ras ideo­ló­gi­cas, con es­ca­sa den­si­dad téc­ni­ca y sin nin­gu­na ba­se pa­ra cons­truir acuerdos am­plios que ase­gu­ren su es­ta­bi­li­dad en el tiem­po.

Así, no re­sul­ta ex­tra­ño que el país ex­hi­ba hoy una le­gis­la­ción tri­bu­ta­ria que na­die en­tien­de, que de­bió ser co­rre­gi­da an- tes de en­trar en vi­gen­cia y que, tar­de o tem­prano, ten­drá que ser­lo de nue­vo. Tam­po­co es sor­pre­si­vo que la nueva es­truc­tu­ra im­po­si­ti­va ya es­té gol­pean­do el aho­rro y des­in­cen­ti­van­do la in­ver­sión, pa­ra ge­ne­rar fi­nal­men­te ni­ve­les de re­cau­da­ción me­no­res a los pro­yec­ta­dos. O que la le­gis­la­ción la­bo­ral re­cien­te­men­te apro­ba­da ya em­pie­ce a afec­tar la con­tra­ta­ción, a au­men­tar el tra­ba­jo in­for­mal y el ries­go de ju­di­cia­li­za­ción de los con­flic­tos.

Aho­ra el país es­pe­ra re­sig­na­do que por pri­me­ra vez en la his­to­ria nues­tra cla­si­fi­ca­ción de ries­go cre­di­ti­cio sea re­ba­ja­da, mien­tras la deu­da pú­bli­ca se en­ca­mi­na ya al 25% del pro­duc­to in­terno. En pa­ra­le­lo, el go­bierno re­nun­ció a cum­plir el com­pro­mi­so de con­ver­ger al equi­li­brio fis­cal du­ran­te es­te pe­río­do, un ob­je­ti­vo que tam­bién es­ta­ba es­cri­to en el sa­cra­li­za­do y “no leí­do” pro­gra­ma. En ri­gor, to­do pa­re­ce in­di­car que a fu­tu­ro el país dis­pon­drá de re­cur­sos ca­da vez me­no­res en tér­mi­nos re­la­ti­vos, te­nien­do la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar pro­gra­mas so­cia­les y po­lí­ti­cas pú­bli­cas ca­da día más am­bi­cio­sas.

En sín­te­sis, lo ob­ser­va­do es­ta se­ma­na en el de­ba­te pre­si­den­cial de la cen­tro­de­re­cha no pue­de en­ten­der­se al mar­gen del con­tex­to ge­ne­ral que lo ha­ce po­si­ble. Al fi­nal del día, es pre­ci­sa­men­te es­te con­tex­to el que es­tá ayu­dan­do a po­lí­ti­cos co­mo Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón a im­po­ner sus tér­mi­nos, a ba­tir el ba­rro en el que fi­nal­men­te con­si­guen que se re­vuel­quen to­dos los de­más.

Lo ob­ser­va­do es­ta se­ma­na en el de­ba­te pre­si­den­cial de la cen­tro­de­re­cha -un ver­da­de­ro pa­pe­lón- no pue­de en­ten­der­se al mar­gen del con­tex­to ge­ne­ral que lo ha­ce po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.