El úl­ti­mo pa­tron­ci­to

La Tercera - - La Otra Mirada - Pa­blo Or­tú­zar An­tro­pó­lo­go so­cial

EL OR­DEN au­tár­qui­co de la ha­cien­da do­mi­nó Chi­le por 400 años, has­ta que des­apa­re­ció. La ima­gen del pa­trón vuelve hoy a no­so­tros sa­ta­ni­za­da por las te­le­se­ries. Y, sin em­bar­go, no hay re­gis­tro al­guno de re­be­lio­nes cam­pe­si­nas. Y eso es por­que la ha­cien­da fue un lu­gar de en­cuen­tro, de do­mi­na­ción le­gí­ti­ma, no de opre­sión ar­bi­tra­ria. El pa­trón ejer­cía el po­der en el plano de la pre­sen­cia co­ti­dia­na y la re­ci­pro­ci­dad clien­te­lar. La de­sigual­dad de es­ta­tus en­tre él y el in­qui­lino, eso sí, era to­tal. El pri­me­ro en­car­na­ba, a vis­tas del se­gun­do, to­do lo bueno y lo ho­nes­to. Era el pul­cro es­pe­jo en el cual se re­fle­ja­ba la pre­ca­rie­dad pro­pia. Era el pa­tron­ci­to.

Cuan­do las fa­mi­lias pa­tro­na­les de­vi­nie­ron ur­ba­nas, ya na­die qui­zo ca­pi­ta­near los cam­pos. Se de­ja­ba al man­do, mu­chas ve­ces, al más bru­to en­tre los her­ma­nos.

Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón Ira­rrá­za­bal es el úl­ti­mo de esos bru­tos. El que a pe­sar de ha­ber pa­sa­do por el Ta­ban­cu­ra, ter­mi­nó es­tu­dian­do, sin más op­cio­nes, un ofi­cio pa­ra ad­mi­nis­trar los cam­pos he­re­da­dos. To­da su vi­da ha si­do man­te­ni­do por la pla­ta an­ti­gua de una po­de­ro­sa tri­bu que fue due­ña de Pir­que y de ca­si to­do Za­pa­llar. To­do lo con­tra­rio al mé­ri­to. Pe­ro lo­gró con­ver­tir sus de­fec­tos en al­go va­lio­so: se pu­so la ca­pa de vi­cu­ña de su bi­sa­bue­lo y se con­vir­tió en un gran al­cal­de de los an­ti­guos pre­dios fa­mi­lia­res. En un pa­tron­ci­to aten­to, res­pon­sa­ble y leal con los su­yos, y la­dino, pen­den­cie­ro y ma­cu­co con los de afue­ra y con los que no le aga­chan el mo­ño.

Al­gu­nos pien­san que Os­san­dón re­pre­sen­ta una re­no­va­ción po­lí­ti­ca.

Na­da más in­ge­nuo. Os­san­dón no tie­ne ideo­lo­gía ni doc­tri­na. Des­pre­cia las ideas, al igual que to­do lo que no en­tien­de. Ha que­da­do cla­ro que ja­más ha leí­do un li­bro, un proyecto de ley o su pro­pio pro­gra­ma (que es bas­tan­te bueno). Lo su­yo es­tá en “la ca­lle”, en ser el cam­peón de los que le en­tre­gan leal­tad a cam­bio de pro­tec­ción. Es pu­ra pre­sen­cia y na­da de re­fle­xión. Y su enemigo son los nue­vos ri­cos, los ri­cos de nue­vo, los ti­bu­ro­nes bur­sá­ti­les, los re­cién lle­ga­dos, los afe­mi­na­dos, los in­mi­gran­tes, los in­dios y los siú­ti­cos. To­do ese gran “afue­ra” al que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, le co­rre­ría ba­la.

Otros creen que Os­san­dón en­tien­de los pro­ble­mas de la gen­te, y po­dría so­lu­cio­nar­los co­mo pre­si­den­te. Na­da más equi­vo­ca­do. Os­san­dón es un par­lan­te por don­de se cue­la el mur­mu­llo y la que­ja des­or­de­na­da de las fe­rias. Re­pi­te lo que es­cu­cha, pe­ro no com­pren­de lo que re­pi­te. Ade­más, su ló­gi­ca po­lí­ti­ca, ba­sa­da en la con­fian­za per­so­nal, aun­que fun­cio­ne en una al­cal­día, es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na y sus ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas. Mal po­dría el po­pu­lis­mo sal­var­nos del po­pu­lis­mo.

Os­san­dón de­be­ría ser en­ten­di­do, al igual que Trump, co­mo un sín­to­ma y no co­mo la en­fer­me­dad. Una in­fla­ma­ción an­ti­mo­der­na que no bas­ta con sa­car de la ca­rre­ra pre­si­den­cial, sino que de­be ser ana­li­za­da con aten­ción. Y su men­sa­je, el de quie­nes le­gí­ti­ma­men­te lo apo­yan, de­be ser com­pren­di­do y pro­ce­sa­do. Si erra­mos en es­to, la de­ses­pe­ra­da re­van­cha de la ló­gi­ca pa­tro­nal -es de­cir, del po­pu­lis­mo- en con­tra de nues­tra mo­der­ni­dad lle­na de pro­ble­mas, pue­de ser im­pla­ca­ble. Y no se­rá cul­pa del úl­ti­mo pa­tron­ci­to.

Al­gu­nos pien­san que Os­san­dón re­pre­sen­ta una re­no­va­ción po­lí­ti­ca. Na­da más in­ge­nuo. Su ló­gi­ca per­so­nal, aun­que fun­cio­ne en una al­cal­día, es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.