Los años de plo­mo

La Tercera - - Mundo -

Las ciu­da­des ita­lia­nas, in­clu­so las más pe­que­ñas, chis­po­rro­tean en el ve­rano con ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les: fe­rias del li­bro, fes­ti­va­les de mú­si­ca o de ci­ne, con­cier­tos, re­ci­ta­les, me­sas re­don­das, con­fe­ren­cias, ex­po­si­cio­nes, que atraen ma­sas de es­pec­ta­do­res de to­da cla­se y con­di­ción. Es un es­pec­tácu­lo que, co­mo de­cía una pu­bli­ci­dad del pis­co Var­gas en Pe­rú de mi in­fan­cia, “ale­gra el es­pí­ri­tu y le­van­ta el co­ra­zón”.

Pa­so un par de días en Bo­lo­nia, con mo­ti­vo de las ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das por el dia­rio La Re­pub­bli­ca, y ten­go un diá­lo­go de una ho­ra con su di­rec­tor, Ma­rio Ca­la­bre­si, an­te el fron­tis­pi­cio de una igle­sia ro­má­ni­ca del si­glo XIII, en la pla­za de San­to Ste­fano con­ver­ti­da en au­di­to­rio, que es­tá ro­dea­da de ba­res, ca­fés y res­tau­ran­tes don­de, mien­tras ha­bla­mos de lite- ra­tu­ra y po­lí­ti­ca, un pú­bli­co en el que abun­dan los jó­ve­nes to­ma cer­ve­za y nos es­cu­cha, en apa­rien­cia muy aten­to. Es es­ti­mu­lan­te y gra­to es­tar en ese be­llo lu­gar, don­de pa­re­ce que rei­nan la cul­tu­ra, la con­vi­ven­cia y la paz.

Pe­ro, des­pués de la ce­na con el vino, la pas­ta y el ti­ra­mi­sú obli­ga­to­rios, otra ca­ra de Ita­lia me tie­ne des­pier­to mu­chas ho­ras en mi cuar­to de ho­tel, mien­tras leo Spin­gen­do la not­te più in là, el li­bro de Ma­rio Ca­la­bre­si que cuen­ta la his­to­ria de su fa­mi­lia y de otras víc­ti­mas del te­rro­ris­mo.

El pa­dre de Ma­rio, el co­mi­sa­rio Lui­gi Ca­la­bre­si, fue ase­si­na­do de un ba­la­zo en la es­pal­da y otro en la nu­ca cuan­do sa­lía de su ca­sa, por tres mi­li­tan­tes de Lot­ta Con­ti­nua, el 17 de ma­yo de 1972. El ase­si­na­to fue pre­ce­di­do de una cam­pa­ña frau­du­len­ta, acu­sán­do­lo de ha­ber ase­si­na­do a Gui­sep­pe Pi­ne­lli, mi­li­tan­te de aque­lla or­ga­ni­za­ción, que ca­yó de una ven­ta­na mien­tras era in­te­rro­ga­do por la po­li­cía so­bre una bom­ba que es­ta­lló en un ban­co mi­la­nés. Aque­lla cam­pa­ña con­sis­tía en pan­car­tas, ma­ni­fies­tos de in­te­lec­tua­les pro­gre­sis­tas, vo­lan­tes, de­nun­cias en ac­tos pú­bli­cos, ar­tícu­los de pren­sa, car­te­les en los mu­ros de Mi­lán. Así se fue im­po­nien­do en la opi­nión pú­bli­ca aque­lla pa­tra­ña. Sin em­bar­go, a lo lar­go de los años ella iría sien­do des­men­ti­da sis­te­má­ti­ca­men­te por va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les que pro­ba­ron de ma­ne­ra inequí­vo­ca que el co­mi­sa­rio Ca­la­bre­si no se ha­lla­ba en la ha­bi­ta­ción –las cin­co per­so­nas que es­ta­ban en ella lo ates­ti­gua­ron- cuan­do ocu­rrió la de­fe­nes­tra­ción del mi­li­tan­te anar­quis­ta. Pe­ro es ver­dad aque­llo de “mien­te, mien­te que al­go que­da”. Has­ta nues­tros días, la in­jus­ta sos­pe­cha, fa­bri­ca­da por el fa­na­tis­mo y la de­ma­go­gia, ha per­se­gui­do co­mo una som­bra la in­for­tu­na­da fi­gu­ra del co­mi­sa­rio Ca­la­bre­si.

Lo que más im­pre­sio­na en el li­bro de su hi­jo son la so­brie­dad y el pu­dor con que aque­lla his­to­ria es­tá con­ta­da, las ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias que el ase­si­na­to del pa­dre y la de­ni­gra­ción de su fi­gu­ra tu­vie­ron pa­ra la viu­da y los tres hi­jos pe­que­ños, la es­toi­ca su­per­vi­ven­cia de la fa­mi­lia en los años si­guien­tes. El li­bro es a la vez un tes­ti­mo­nio y una ave­ri­gua­ción muy ob­je­ti­va de la olea­da terrorista que aso­ló Ita­lia en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do: los años de plo­mo. Gru­pos y gru­púscu­los ex­tre­mis­tas ha­bían de­ci­di­do to­mar­le cuen­tas al des­pre­cia­ble or­den bur­gués ase­si­nan­do a sus ex­po­nen­tes más vi­si­bles; re­cuér­de­se el se­cues­tro y ase­si­na­to de Al­do Mo­ro. No se tra­ta­ba de al­go mar­gi­nal, los ase­si­nos con­ta­ban con una vas­ta red de cóm­pli­ces en la pren­sa, la ad­mi­nis­tra­ción, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, los in­te­lec­tua­les y has­ta en­tre los jue­ces, don­de, por con­vic­ción o por mie­do, los te­rro­ris­tas en­con­tra­ban jus­ti­fi­ca­cio­nes, ate­nuan­tes, di­la­cio­nes e in­dul­tos. Es­ta­lla­ban bom­bas que ma­ta­ban inocen­tes, se ase­si­na­ba a dies­tra y si­nies­tra, Ita­lia pa­re­cía acer­car­se al abis­mo. To­do aque­llo es­tá re­su­ci­ta­do con pe­ri­cia

El pa­dre de Ma­rio, el co­mi­sa­rio Lui­gi Ca­la­bre­si, fue ase­si­na­do de un ba­la­zo en la es­pal­da y otro en la nu­ca cuan­do sa­lía de su ca­sa, por tres mi­li­tan­tes de Lot­ta Con­ti­nua, el 17 de ma­yo de 1972.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.