Una no­che ro­ja mun­dial

► Chi­le bus­ca an­te Ale­ma­nia su ter­cer tí­tu­lo al hi­lo; otro ca­pí­tu­lo de gloria, el pri­me­ro más allá de su con­ti­nen­te. Piz­zi no to­ca el equi­po. ► La fi­nal en­fren­ta a una ca­ma­da es­pon­tá­nea, fuerte e in­sa­cia­ble, con­tra el úl­ti­mo pro­duc­to de un proyecto mi­nu­ci

La Tercera - - Deportes - Ál­va­ro Po­ble­te I. Juan An­to­nio Piz­zi

La no­che blan­ca pre­ce­dió a la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes que se dispu­ta hoy en San Pe­ters­bur­go. Se tra­ta de un fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co que só­lo se da en las re­gio­nes po­la­res del pla­ne­ta, du­ran­te los úl­ti­mos días de ju­nio y los pri­me­ros de ju­lio, y que pro­vo­ca que la os­cu­ri­dad nunca sea com­ple­ta. La ciu­dad li­te­ral­men­te no duer­me, pe­ro hay 23 fut­bo­lis­tas en un ho­tel del cen­tro de San Pe­ters­bur­go que no tie­nen pro­ble­mas pa­ra so­ñar. Son los in­te­gran­tes de la se­lec­ción na­cio­nal de Chi­le. Los mis­mos que ha­ce ra­to es­cri­ben y re­es­cri­ben la his­to­ria del fút­bol crio­llo. La lla­ma­da ge­ne­ra­ción do­ra­da que des­de 2015, año del pri­mer tí­tu­lo de la Co­pa Amé­ri­ca, ha sa­bi­do mez­clar­se y com­pe­tir con lo más al­to de es­ta dis­ci­pli­na.

Só­lo de­cir­lo, leer­lo o es­cri­bir­lo emo­cio­na. Es­pe­cial­men­te a los más an­ti­guos,

Me­del

Isla

Ja­ra

Beau­se­jour

M. Díaz que cre­cie­ron en­tre frus­tra­cio­nes y triun­fos mo­ra­les. La fi­nal en­fren­ta a Chi­le y Ale­ma­nia, dos po­ten­cias del ba­lom­pié ac­tual. Sí, la Ro­ja y la Manns­chaft, mano a mano, por un tí­tu­lo cla­se A. Só­lo co­men­tar­lo ha­ce diez años era ri­dícu­lo.

Eso sí, la gé­ne­sis de am­bas es­cua­dras es muy dis­tin­ta. Por un la­do apa­re­ce la ca­ma­da es­pon­tá­nea de ta­len­to úni­co pa­ra Chi­le. Por el otro, el re­sul­ta­do de un proyecto que se co­men­zó a fra­guar a prin­ci­pios de si­glo, pro­duc­to de ma­los re­sul­ta­dos de Ale­ma­nia a ni­vel adul­to. Una ge­ne­ra­ción do­ta­da con­tra una pla­ni­fi­ca­ción a to­da prue­ba. Y en la can­cha, fuer­zas pa­re­jas que ya em­pa­ta­ron 1-1 en la fase de gru­pos.

De B, la Ale­ma­nia de Joa­chim Löw só­lo tie­ne el ape­lli­do. El plan­tel que pro­me­dia 24 años (el más jo­ven del cer­ta­men) ya de­mos­tró su va­lía con el re­gis­tro más go­lea­dor del tor­neo (11). El en­tre­na­dor ger­mano lo con­fir­mó ayer: va­rios de es­tos nom­bres se re­pe­ti­rán en el Mun­dial de 2018, tam­bién en Ru­sia, pa­ra defender la co­ro­na en Bra­sil 2014. En otras pa­la­bras, un ri­val de pri­mer ni­vel pa­ra Chi­le.

Así lo en­tien­de Piz­zi, que no quie­re im­pro­vi­sar. Ayer, en la úl­ti­ma prác­ti­ca an­tes del com­pro­mi­so, el DT ar­gen­tino-es­pa­ñol tra­ba­jó con la es­cua­dra que me­jor re­sul­ta­do le ha da­do en la Co­pa. El mis­mo on­ce que par­tió la se­mi­fi­nal inol­via

Her­nán­dez

Arán­guiz

Vidal

Ale­xis

Var­gas da­ble con­tra Por­tu­gal y la mis­ma (sal­vo Bra­vo por He­rre­ra) que ini­ció el cho­que de pri­me­ra ron­da con­tra Ale­ma­nia B.

Un es­que­ma apren­di­do. Cua­tro de­fen­sas, un rom­bo en el me­dio con Vidal en la pun­ta más ade­lan­ta­da y dos de­lan­te­ros. Ma­yor po­se­sión, ma­yor con­trol. Dominio en la zo­na me­dia. Eso es lo que bus­ca la ban­ca de la Ro­ja en el en­cuen­tro de hoy. Sin em­bar­go, el DT quie­re agre­gar un ele­men­to que le ha fal­ta­do al equi­po: con­tun­den­cia. En una de­fi­ni­ción, las po­cas opor­tu­ni­da­des que se crean, hay que apro­ve­char­las.

“Te­ne­mos la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad; no sé si es igual pa­ra Ale­ma­nia. Pe­ro no­so­tros te­ne­mos la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra afron­tar una fi­nal. Que no que­de nin­gu­na du­da de que va­mos

Wer­ner

Stindl

Kim­mich

Drax­ler ha­cer nues­tro ma­yor es­fuer­zo pa­ra po­der que­dar­nos con el tí­tu­lo”, ase­gu­ró el en­tre­na­dor ayer, en la sa­la de con­fe­ren­cia del Ze­nit Are­na ru­so.

En­tre vier­nes y sá­ba­do, el adies­tra­dor de la Ro­ja pla­ni­fi­có es­te par­ti­do con esa vi­sión. Y tra­ba­jó mu­cha de­fi­ni­ción, dia­go­na­les y apa­ra­cio­nes por sor­pre­sa pa­ra des­es­ta­bi­li­zar al con­jun­to de en­fren­te. De­sor­de­nar a los ale­ma­nes. No sue­na fá­cil. La idea ma­dre, sin em­bar­go, no su­fre va­ria­cio­nes.

“No nos con­vie­ne cam­biar lo que ve­ni­mos ha­cien­do. Nues­tra in­ten­ción se­rá la mis­ma de ca­da uno de los par­ti­dos que dispu­tamos, que es so­me­ter al ri­val e in­ten­tar que jue­gue ba­jo pre­sión. Eso in­ten­ta­re­mos”, en­fa­ti­zó el en­tre­na­dor.

La ge­ne­ra­ción do­ra­da nue­va­men­te se en­fren­ta a la ho­ra de la ver­dad. Por una nueva vuel­ta olím­pi­ca, por otra ha­za­ña. La Se­lec­ción de los mo­men­tos inol­vi­da­bles quie­re con­fir­mar­le al mun­do su es­ta­tus de co­lo­so. Ayer fue la no­che blan­ca en San Pe­ters­bur­go, hoy tie­ne que ser la no­che ro­ja. En bus­ca de su ter­ce­ra gran co­ro­na co­mo Se­lecc­ción; tras sus con­quis­tas con­ti­nen­ta­les, la pri­me­ra a ni­vel mun­dial.

“La com­pe­ten­cia siem­pre mar­ca quién es me­jor o peor, por quién ga­na. Los me­jo­res son los que ga­nan”.

“Sa­be­mos que pa­ra po­der com­pe­tir an­te Ale­ma­nia de­be­mos es­tar al lí­mi­te de nues­tra ca­pa­ci­dad”

Go­retz­ka

Gin­ter

Rudy

Hec­tor

Mus­ta­fi

Rü­di­ger

Es­ta­dio:

(49 años, ar­gen­tino-es­pa­ñol)

Ho­ra:

Tem­pe­ra­tu­ra

Hu­me­dad

Di­rec­tor Téc­ni­co (57 años, ale­mán) Trans­mi­te:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.