Fran­cis­co Sil­va (31)

La Tercera - - Deportes -

di­lle­ra. Su abue­lo fue za­pa­te­ro en la mi­na de Chu­qui­ca­ma­ta y su tío un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal que mi­li­tó en Co­quim­bo Uni­do. Se tras­la­dó a Bue­nos Ai­res muy pe­que­ño pa­ra de­di­car­se al fút­bol y ju­gó en el ba­lom­pié es­ta­dou­ni­den­se, an­tes de defender a O’Hig­gins y ra­di­car­se en Vi­go. Acom­pa­ña­do por su ma­dre, Ma­ría Ga­jar­do, cu­bría ca­da día en bus el Ga­to Sil­va el tra­yec­to que se­pa­ra Qui­llo­ta de San­tia­go. Fue en el cam­po, en la Quin­ta Re­gión, don­de na­ció el jugador, y en la UC don­de se for­mó des­de que los vee­do­res del club se lo lle­va­ron. Su de­but, sin em­bar­go, tu­vo lu­gar en De­por­tes Ova­lle. El de­fi­ni­ti­vo de la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio fue el pri­mer pe­nal que eje­cu­tó en to­da su ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal. bau­ti­za­do co­mo Di­lla (por lo es­cu­rri­di­zo) en sus ini­cios en el club ama­teur Arau­co. Hi­jo de ma­dre sol­te­ra y pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de un es­tra­to so­cial muy hu­mil­de, Ale­xis sa­lió ade­lan­te lim­pian­do y cui­dan­do au­tos en su ado­les­cen­cia. En To­co­pi­lla acos­tum­bra­ba a ju­gar fút­bol con chi­cos ma­yo­res que él e in­clu­so con pre­si­dia­rios. So­lía ha­cer­lo al ar­co. Sol­te­ro, tie­ne un de­par­ta­men­to en pri­me­ra lí­nea de pla­ya en Iqui­que y sus prin­ci­pa­les pa­sio­nes son to­car el piano, es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.