Co­se­cha del úl­ti­mo tri­cam­peo­na­to

El 2 de ju­lio de 2012 es una fe­cha gra­ba­da a fue­go en los hin­chas de la U. La lla­ma­da Ge­ne­ra­ción de Oro, di­ri­gi­da por Jor­ge Sam­pao­li, ob­tu­vo el úni­co tri­cam­peo­na­to del club. Hoy, jus­to cin­co años des­pués, va­rios in­te­gran­tes de ese plan­tel bri­llan en la ot

La Tercera - - Deportes - Por Gon­za­lo Con­tre­ras

Ha­blar de la U de Jor­ge Sam­pao­li es ha­blar de una U to­do­po­de­ro­sa. Un equi­po que arra­sa­ba con sus ri­va­les y que, in­clu­so, des­per­tó el in­te­rés y la ad­mi­ra­ción fue­ra de Chi­le. Un plan­tel que abas­te­ce­ría a la se­lec­ción chi­le­na de ju­ga­do­res cla­ves pa­ra cla­si­fi­car a Bra­sil 2014 y pa­ra con­se­guir pos­te­rior­men­te to­dos sus lo­gros in­ter­na­cio­na­les.

Pe­ro el úl­ti­mo hi­to de aquel fe­no­me­nal gru­po tu­vo mu­cho de dra­ma­tis­mo. La U lle­gó a dispu­tar ca­si sin fuer­zas la fi­nal del Aper­tu­ra 2012, con­tra O’Hig­gins, en bus­ca de un tri­cam­peo­na­to iné­di­to.

En el es­ta­dio El Te­nien­te, los ce­les­tes del To­to Berizzo ga­na­ron la ida por 2-1 y con la op­ción de ha­ber ce­rra­do el par­ti­do con un ter­cer tan­to de En­zo Gu­tié­rrez, que fa­lló an­te Johnny He­rre­ra. Fue esa ju­ga­da la que de­jó con vi­da a los azu­les, que evi­den­cia­ron el can­san­cio de una du­ra tem­po­ra­da con una se­mi­fi­nal de Co­pa Li­ber­ta­do­res per­di­da an­te Bo­ca Ju­niors.

“El equi­po ve­nía de un des­gas­te bár­ba­ro, in­clu­so con mu­chos ju­ga­do­res le­sio­na­dos e in­fil­tra­dos pa­ra lle­gar a ju­gar ese úl­ti­mo par­ti­do. Lle­ga­mos con el tan­que ca­si va­cío y por suer­te se nos dio pa­ra dar vuel­ta la lla­ve an­te un ri­val muy in­ten­so y que ju­ga­ba bas­tan­te bien”, re­cuer­da Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti.

En la me­mo­ria co­lec­ti­va se in­crus­tó la his­to­ria de ese se­gun­do par­ti­do, mar­ca­do por erro­res ar­bi­tra­les de En­ri­que Os­ses. Pa­ra la­do y la­do. Pri­me­ro, al san­cio­nar un pe­nal du­do­so en fa­vor de los ran­ca­güi­nos por una su­pues­ta mano en el área de Mar­ce­lo Díaz, que per­mi­tió la aper­tu­ra de la cuen­ta de Ra­món Fer­nán­dez.

La ma­la jor­na­da pa­ra el juez pro­si­guió con la san­ción de otra pe­na má­xi­ma, es­ta vez en fa­vor de los azu­les, por una su­pues­ta fal­ta so­bre Gui­ller­mo Ma­rino, que nunca exis­tió. Char­les Arán­guiz lo trans­for­mó en gol y me­tió nue­va­men­te a la U en un par­ti­do que pa­re­cía per­di­do. “Hu­bo erro­res ga­rra­fa­les de Os­ses, que des­pués in­clu­so los re­co­no­ció con el pa­so del tiem­po. Pe­ro no va­le la pe­na acor­dar­se de eso”, des­em­pol­va el ex por­te­ro de O’Hig­gins Luis Ma­rín.

El re­loj mar­ca­ba el mi­nu­to 90 y Jor­ge Sam­pao­li, a esas al­tu­ras mon­ta­do en una re­ja de­bi­do a la ex­pul­sión de­cre­ta­da por Os­ses, de­ter­mi­nó el in­gre­so de Ro­ber­to Ce­re­ce­da. Un la­te­ral iz­quier­do, a quien el DT en­vió co­mo pun­te­ro de­re­cho. “Yo no iba a en­trar. Bec­ca­ce­ce que­ría que en­tra­ra Ma­gal­haes y Sam­pao­li le di­jo que en­tra­ra yo”, co­men­ta el ac­tual jugador de Pa­les­tino.

La ocu­rren­cia de Sam­pao­li fun­cio­nó dos mi­nu­tos des­pués, cuan­do el par­ti­do se iba, y los cua­tro mil hin­chas de O’Hig­gins se pre­pa­ra­ban pa­ra ce­le­brar su pri­me­ra es­tre­lla en 57 años de his­to­ria. “En­tré con la men­ta­li­dad de que si me que­da­ba una pe­lo­ta, po­der ti­rar un cen­tro o pe­gar­le al ar­co. Des­pués de una bi­ci­cle­ta de Ju­nior (Fer­nan­des), ti­ré el cen­tro con mi pier­na de­re­cha. Y pa­ra qué te voy a men­tir, no lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.