Bien­ve­ni­da Ru­sia 2018

La Tercera - - Deportes -

POR

Mos­cú, San Pe­ters­bur­go, Ka­zán y So­chi. Las cua­tro ciu­da­des que al­ber­ga­ron la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes se mos­tra­ron al mun­do de ca­ra al Mun­dial de 2018. La ci­ta prin­ci­pal, sin em­bar­go, ten­drá más se­des y ayer les to­có unir­se a la fies­ta. Al me­nos, co­mo un ac­to de pre­sen­ta­ción. Así, Ka­li­nin­gra­do, Nizh­ni Nóv­go­rod, Vol­go­gra­do, Sa­ma­ra, Eka­te­rim­bur­go, Sa­ransk y Ros­tov del Don se ins­ta­la­ron en el cen­tro de me­dios del Ze­nit Are­na pa­ra mos­trar a los me­dios acre­di­ta­dos por qué se ga­na­ron el de­re­cho de ser par­te de la fies­ta más gran­de del ba­lom­pié.

Ca­da una con su pro­pio mos­tra­dor y con dis­tin­tos ele­men­tos tí­pi­cos de la ciu­dad. Flo­res, li­bros, ar­te, has­ta Oleg Ko­no­nen­ko (53 años) es un hé­roe fue­ra de es­te mun­do. Li­te­ral­men­te. Ya su­ma 554 días en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS), re­par­ti­do en tres via­jes. Lle­va en su pe­cho dos me­da­llas, in­clui­da la con­de­co­ra­ción más im­por­tan­te que otor­ga el go­bierno de su país: la que lo dis­tin­gue co­mo Hé­roe de la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Un per­so­na­je de pri­mer or­den mun­dial, que ayer se pa­sea­ba co­mo si na­da en­tre los pe­rio­dis­tas, ha­blan­do ma­ra­vi­llas de Sa­ma­ra, la ciu­dad de don­de pro­vie­ne y de la que es em­ba­ja­dor ofi­cial de ca­ra a la Co­pa del Mun­do de 2018.

¿Le gus­ta el fút­bol?

pie­dras. Pan­ta­llas de al­ta de­fi­ni­ción, re­co­rri­dos vir­tua­les, ma­que­tas y ver­sio­nes 3D de los es­ta­dios. De to­do, co­mo pa­ra ha­cer­se una idea de lo her­mo­so que se­rá re­co­rrer Ru­sia den­tro de un año.

Lle­gar a la sa­la de pren­sa del re­cin­to don­de se ju­ga­rá la de­fi­ni­ción del tor­neo fue com­pli­ca­do. Por­que ade­más de una fi­la de re­ga­los, bol­sos, cha­pi­tas y esas co­sas que se re­par­ten a los me­dios acre­di­ta­dos (to­das lle­ga­rán a ma­nos de mis co­le­gas en San­tia­go, por su­pues­to), la or­ga­ni­za­ción de la Co­pa dis­pu­so un cóc­tel de lu­jo. Na­da de ta­pa­di­tos de ave pi­mien­to o chu­rras­co to­ma­te. Caviar pa­ra los ro­ti­tos. De­bo ser ho­nes­to, pri­me­ra vez que lo prue­bo y no me gus­tó pa­ra na­da. Me fui en­ton­ces por otras de­li­cias, dul­ces y sa­la­das, que me sir­vie­ron co­mo desa­yuno.

Re­co­noz­co que me dio pu­dor sa­car mu­cha co­mi­da. Veía pa­sar cer­ca mío, sin em­bar­go, a pe­rio­dis­tas o pro­fe­sio­na­les de Ale­ma­nia, In­dia o Chi­na con dos y tres pla­tos en la mano. Y con la bo­ca lle­na, ade­más.

Aún así, so­bra­ron los ali­men­tos. Al fi­nal, las ca­ma­re­ras dis­pues­tas pa­ra la oca­sión se tu­vie­ron que lle­var al­gu­nas ban­de­jas con bro­che­tas de fru­ta y de ver­du­ras, que era co­mo lo más re­gu­lar de la me­sa. Caviar, ob­via­men­te, no so­bró na­da.

En me­dio de to­do eso, lle­ga­ron las au­to­ri­da­des y se pre­sen­ta­ron a los em­ba­ja­do­res de ca­da ciu­dad. Ca­da re­pre­sen­tan­te de una ciu­dad que­ría ser más sim­pá­ti­co que el de al la­do. Si el am­bien­te se­rá así en Ru­sia 2018, la fies­ta es­tá ga­ran­ti­za­da. Pa­ra hin­chas y pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.