Dis­cos re­mas­te­ri­za­dos ¿Ga­to por lie­bre?

[NUE­VOS VIE­JOS SO­NI­DOS] La re­cien­te re­mas­te­ri­za­ción de OK Com­pu­ter de Ra­diohead de­ja la du­da so­bre el ver­da­de­ro va­lor de esa cla­se de lan­za­mien­tos ¿Va­len la pe­na? ¿Se es­cu­cha real­men­te al­gu­na di­fe­ren­cia? Ex­per­tos y co­no­ce­do­res del buen so­ni­do opi­nan.

La Tercera - - Sociedad - Car­los Ca­be­zas Por Mar­ce­lo Con­tre­ras

Liam Ga­llag­her lo ha plan­tea­do: pa­ra qué re­mas­te­ri­zar lo que fue mas­te­ri­za­do. No es tan sim­ple co­mo lo su­gie­re el can­tan­te con fa­ma de hoo­li­gan, pe­ro des­li­za la in­te­rro­gan­te so­bre qué apor­ta es­te pro­duc­to pues­to en bo­ga des­de los 90 ba­jo la pro­me­sa de un me­jor so­ni­do me­dian­te una ac­tua­li­za­ción y así, even­tual­men­te, re­des­cu­brir clá­si­cos pu­bli­ca­dos ha­ce dé­ca­das. Su­ce­dió con las dis­co­gra­fías de The Beatles y Led Zep­pe­lin. Aho­ra ¿tie­ne sen­ti­do en un ál­bum de los 90? Ex­per­tos del buen so­ni­do dan sus opi­nio­nes.

v Gon­za­lo “Cha­lo” Gon­zá­lez, in­ge­nie­ro y pro­duc­tor mu­si­cal: “Pa­ra oí­dos ex­per­tos”

“Re­mas­te­ri­za­ción ge­ne­ral­men­te se re­fie­re a una ac­tua­li­za­ción o co­rrec­ción más bien de ca­rác­ter tem­po­ral; la tec­no­lo­gía avan­za, los me­dios de di­fu­sión van cam­bian­do, hoy en día es mu­cho más di­gi­tal, et­cé­te­ra. En­ton­ces se ha­cen pe­que­ñas co­rrec­cio­nes que no ne­ce­sa­ria­men­te son per­cep­ti­bles pa­ra el pú­bli­co, pe­ro se ac­tua­li­zan por ra­zo­nes téc­ni­cas. Un buen mas­te­ri­ng de un dis­co clá­si­co co­mo OK Com­pu­ter o Pink Floyd, es un mas­te­ri­ng que res­pe­ta la in­te­gri­dad so­no­ra de la mez­cla ori­gi­nal. Por lo tan­to, si no ad­vier­tes al­gún ti­po de cam­bio, es un mas­te­ri­ng que se ape­ga a la idea ori­gi­nal so­no­ra. Es muy pro­ba­ble que oí­dos ex­per­tos lo no­ten. Con MP3, blue­tooth, es muy di­fí­cil dar­se cuen­ta. Es­te es un te­ma muy de me­ló­ma­nos y fa­ná­ti­cos, de su­ti­le­zas, una ven­ta­na pa­ra co­lec­cio­nis­tas.

Re­mas­te­ri­cé un dis­co que hi­ce ha­ce mu­chos años (Co­rre el río de Tsu­na­mis), y en­cuen­tro que sí cam­bió. El avan­ce de equi­pa­mien­to, mi avan­ce per­so­nal, ha cam­bia­do en el tiem­po. Pe­ro no quie­re de­cir que el mas­ter es­tu­vie­ra ma­lo, sino que son pe­que­ñas di­fe­ren­cias pa­ra oí­dos ex­per­tos”.

v Car­los Ca­be­zas, mú­si­co y pro­duc­tor mu­si­cal: “Es pa­ra una eli­te”

Pue­de te­ner sen­ti­do pa­ra ore­jas más me­ló­ma­nas, pe­ro pa­ra el res­to del pú­bli­co no son muy re­le­van­tes, sino ma­ne­ras de re­ves­tir ma­te­rial.

“Las re­mas­te­ri­za­cio­nes, cuan­do van aso­cia­das a un pro­ce­so de res­tau­ra­ción de ma­te­rial an­ti­guo, tie­nen sen­ti­do. Aho­ra, to­do lo que se ha mas­te­ri­za­do en los úl­ti­mos 15 años va con un ni­vel de ca­li­dad, de­fi­ni­ción, de pai­la, más o me­nos si­mi­lar. Se han desa­rro­lla­do me­jo­res soft­wa­res y má­qui­nas que pue­den de­jar con me­jor re­so­lu­ción las co­sas, pe­ro la di­fe­ren­cia es sú­per mí­ni­ma. Pro­ba­ble­men­te en es­te úl­ti­mo lan­za­mien­to de Ra­diohead no ha­ya una gran di­fe­ren­cia. Lo que a uno le que­da, la sen­sa­ción que uno tie­ne al es­cu­char mú­si­ca, vie­ne de otra co­sa, la ca­li­dad mu­si­cal, la pro­duc­ción. Los te­mas an­ti­guos na­die se pre­gun­ta­ba con qué mi­cró­fono, qué gui­ta­rra se gra­ba­ron, en qué es­tu­dio. La mú­si­ca es lo que ha­ce sen­tir la ex­pe­rien­cia, no los de­ta­lles tan téc­ni­cos.

Pue­de te­ner sen­ti­do pa­ra ore­jas más me­ló­ma­nas, ti­pos que es­tán den­tro del ám­bi­to de la industria y la in­ge­nie­ría mu­si­cal, pe­ro pa­ra el res­to del pú­bli­co no son muy re­le­van­tes, sino ma­ne­ras de re­ves­tir ma­te­rial. Creo que tie­ne har­to que ver con es­tra­te­gias co­mer­cia­les. Me da la im­pre­sión que el 70% de la gen­te es­cu­cha con au­dí­fo­nos. No tie­nes ma­ne­ra de apre­ciar esas di­fe­ren­cias que son su­ti­les. Es pa­ra una eli­te”.

v Pa­blo Gia­dach, pro­duc­tor mu­si­cal e in­ge­nie­ro de gra­ba­ción: “Un úl­ti­mo es­ter­tor de los se­llos”

“La re­mas­te­ri­za­ción tie­ne que ver con la tec­no­lo­gía del mi­nu­to. Si aga­rro un dis­co mono de Los Beatles y lo re­mas­te­ri­zo aho­ra, ob­via­men­te va a so­nar mu­cho me­jor que un vi­ni­lo de ha­ce 50 años. Pe­ro creo que un dis­co co­mo OK Com­pu­ter, que es de me­dia­dos de los 90, no va­le la pe­na por­que ya en esa épo­ca se con­ta­ba con bue­na tec­no­lo­gía, me­jor que la de aho­ra in­clu­so en la me­dia de los es­tu­dios. No veo que aho­ra ten­ga­mos más tec­no­lo­gía sal­vo la idea de re­ven­tar un po­co el mas­ter pa­ra de­jar­lo ul­tra fuerte pa­ra Spo­tify, co­sa que no me pa­re­ce apro­pia­da. ¿Re­mas­te­ri­za­dos que val­gan la pe­na? Los de Ji­mi Hen­drix. En ge­ne­ral los dis­cos que se hi­cie­ron en los 60 y se aga­rró el mas­ter ori­gi­nal y se vol­vió a de­jar a un ni­vel es­tán­dar de hoy, sí. Pe­ro aga­rrar un dis­co de los 90 que ya con­ta­ba con un buen so­ni­do, es agre­gar­le cha­lla con la­dos B, re­mez­clas, ese ti­po de co­sas que se jus­ti­fi­can pa­ra el fan. Es un úl­ti­mo es­ter­tor de los se­llos de la vie­ja escuela que ya no ven­den con ban­das nue­vas. Pe­ro es­cu­char una re­mas­te­ri­za­ción en Spo­tify en el par­lan­te del no­te­book no tie­ne nin­gu­na re­le­van­cia”.

v Her­nán Ro­jas, in­ge­nie­ro de gra­ba­ción y pro­duc­tor mu­si­cal: “Lo ori­gi­nal es lo que me gus­ta”

“Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char to­do en au­dí­fo­nos, par­lan­tes me­dio­cres y sis­te­mas me­dio­cres o com­pri­mi­dos. La úni­ca for­ma de es­cu­char la di­fe­ren­cia es des­de bue­nos par­lan­tes en (for­ma­to) wav, no un MP3, ni co­di­fi­ca­do co­mo iTu­nes. Aho­ra, las di­fe­ren­cias se no­tan al igual que en una fo­to con más o me­nos pi­xe­les. ¿Re­mas­te­ri­za­cio­nes re­co­men­da­bles? A mí me gus­tan los dis­cos ori­gi­na­les de la ma­ne­ra en que au­to­res, pro­duc­to­res e in­ge­nie­ros lo in­ten­cio­na­ron en su mo­men­to. Es­cu­char un vi­ni­lo ori­gi­nal con la mez­cla ori­gi­nal es lo ideal. En la en­tre­vis­ta re­cien­te de Geoff Eme­rick ha­blan­do del tra­ba­jo de Gi­les Mar­tin pa­ra Sgt. Pep­per’s, que no le gus­tó, no se re­fie­re a co­sas tan téc­ni­cas, más bien de que la in­ten­ción del ar­tis­ta en su mo­men­to y de la gen­te que es­ta­ba ha­cien­do la mez­cla es la que va­le, y lo que ven­ga des­pués no va a ser el ori­gi­nal. En mi ca­so pri­vi­le­gio es­cu­char un vi­ni­lo en un buen sis­te­ma.

v Nano Stern, mú­si­co: “Los dis­cos se aban­do­nan”

“En ge­ne­ral hay un te­ma co­mer­cial. Vi­vi­mos en una so­cie­dad en que la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da es al­go fun­da­men­tal pa­ra que se ven­dan los pro­duc­tos. Los dis­cos no fun­cio­nan así, sino más bien al re­vés, se van po­nien­do más sa­bro­sos a me­di­da que pa­sa el tiem­po, por­que de­no­tan la es­té­ti­ca de una épo­ca. Se ma­ta un po­qui­to la gra­cia ori­gi­nal de un dis­co cuan­do se re­mas­te­ri­za, so­bre to­do cuan­do no hay cam­bio de análo­go a di­gi­tal. Por­que creo que ahí sí hu­bo un cam­bio fun­da­men­tal en la ma­ne­ra en que se re­pro­du­cía la mú­si­ca. Bob Mar­ley, Led Zep­pe­lin, ma­te­rial que es­cu­cho a fon­do en vi­ni­los y ce­dés, ahí te creo que se jus­ti­fi­ca, por­que es­tás pa­san­do por un pro­ce­so de re­duc­ción que es muy dis­tin­to. Pe­ro con lan­za­mien­tos re­cien­tes es más bien man­tén tu ne­ce­si­dad de te­ner “la-úl­ti­ma ver­sión­de”. Una má­xi­ma que co­rre en el mun­do de los pro­duc­to­res, de la mas­te­ri­za­ción, de la mez­cla, es que los dis­cos no se ter­mi­nan nunca, sino sim­ple­men­te se aban­do­nan. Y me pa­re­ce que es un po­qui­to, no quie­ro de­cir an­ti éti­co, pe­ro va en con­tra de la esen­cia que es ha­cer un dis­co, vol­ver a él y de­cir ‘po­dría­mos ha­ber­lo he­cho me­jor’.b

►► Sgt. Pep­per: Un clá­si­co re­no­va­do a los 50.

►► La nueva ver­sión del dis­co de Ra­diohead.

►► Un re­mas­te­ri­za­do Pur­ple rain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.